Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).– De 2007 a 2012, México descendió 45 lugares en el Índice de Paz México 2013, que presentó ayer el Institue for Economics and Peace (IEP), debido a la violencia generada por la “guerra contra el narcotráfico”, decretada a finales de 2006 por el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa.

En la exposición del informe, Steve Killelea, presidente de la organización, dijo que la caída del país en el índice global coincide con esa “guerra”, lo que ha generado que se convierta en uno de los países más violentos en el mundo.

El estudio del IEP arrojó que la violencia que azota México ha tenido una repercusión económica y le ha hecho perder al país en una década 15.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); es decir, un total de un total de 2.49 billones de pesos.

En el Índice de Paz 2013, México ocupa actualmente el lugar número 133 de 162 países a nivel global.

Además de la violencia, la percepción de la corrupción en el país es muy alta, lo que representa uno de los retos más importantes para México, dice el reporte de la organización internacional con sede en Estados Unidos.

Los indicadores de corrupción arrojan que hay una pobre percepción pública de los cuerpos policiales y de los funcionarios públicos, según el Barómetro Global de la Corrupción, una medición que es incluida por esa asociación en su reporte sobre México. En esa encuesta, 90 por ciento de los entrevistados considera que la policía en México es corrupta.

También la medida de la eficiencia del sistema de justicia ha registrado un deterioro significativo, dice. En algunos estados hasta el 95 por ciento de los homicidios quedan impunes, destaca el IEP.

Hay un alto nivel de delitos no denunciados en México, afirma la organización, que cita datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Ciudadana 2012 ( ENVIPE ). Se reportan, añade. sólo 19 por ciento de los robos, el 10 por ciento de los fraudes y el 10 por ciento de los casos de extorsión.

Además, el Índice de Paz México 2013 reveló que durante la última década se ha triplicado el ingreso de armas ilegales al país y por ellos se ha disparado hasta 117 por ciento el número de crímenes con armas de fuego por cada 100 mil habitantes.

Sin embargo, el IEP se muestra optimista y expone que “México tiene la capacidad institucional para lograr una importante mejora en sus niveles de paz; el país tiene un sólido entorno empresarial, un buen nivel de capital humano y clasifica mejor que el promedio mundial en nivel de educación de la población”.

MORELOS, GUERRERO Y SINALOA, LOS MÁS VIOLENTOS

Institute for Economics and Peace muestra en su estudio que los niveles de paz en el país han mejorado en los dos últimos años y que esto se debe a una caída en los crímenes de la delincuencia organizada, de los crímenes violentos y de los crímenes con armas de fuego.

Sin embargo, a pesar de esta disminución, la violencia directa como resultado de la guerra contra las drogas ha disminuido 27 por ciento la paz en el territorio nacional y se han incrementado 37 por ciento la tasa de homicidios desde el año 2007.

De acuerdo con el estudio, hubo una mejora de 7.4 por ciento en las puntuaciones de la paz de México en los últimos dos años, pero a comparación con los últimos 10 años, experimentó un marcado incremento de la violencia en relación con la reducción del 27 por ciento de la paz.

Uno de los factores principales fue el aumento de 37 por ciento en la tasa de homicidios desde 2007.

Los estados con los más altos niveles de paz, de acuerdo con el estudio, son: Campeche, Querétaro, Hidalgo, Yucatán y Baja California Sur; mientras que, los cinco estados menos pacíficos son: Morelos, Guerrero, Sinaloa, Chihuahua y Quintana Roo.

El informe destaca que en los últimos 10 años, Campeche no ha bajado su posición como el estado más pacífico y refiere que entidades como Oaxaca y Chiapas marcaron un crecimiento significativo respecto a sus niveles de paz.

Oaxaca ha mejorado su puntuación en 22 por ciento y Chiapas en 17 por ciento. Ambas entidades se ubicaron con las más notables mejorías en comparación con otras áreas de América Latina y de Norteamérica. Campeche, por ejemplo, tiene un nivel de paz comparable con los estados de Nuevo México y Delaware, en Estados Unidos.

A nivel regional, la investigación revela que la región oriental de México es la más pacífica, mientras que la norte es la más violenta.

En cuanto a Morelos, la entidad con mayor índice de violencia del país, revela que ocupa el segundo lugar en tasa de homicidios, uno de los peores crímenes cometidos con armas y el peor evaluado en la eficacia de justicia. El 94 por ciento de los homicidios no son sentenciados, añade.

El homicidio en esa entidad se incrementó de 30 a 77 por cada 100 mil habitantes, y la impunidad creció de 77 a 94 por ciento.

MÉXICO EN EL MUNDO

Foto: Youtube

Foto: Youtube

El estudio del IEP destaca que el deterioro en la calificación para México es uno de los más importantes a nivel mundial durante los últimos seis años. El lugar del país se adjudicó principalmente por los resultados en crímenes violentos y el número de muertes, causadas principalmente por conflictos con el crimen organizado.

Estadísticas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) muestran que la tasa de homicidios en México es superior al promedio mundial. Asimismo registra una calificación por encima de la media mundial en el indicador que mide el número de muertes causados por grupos de narcotráfico.

Respecto a América Latina, México cayó al lugar 22 de 23 países evaluados.

El puntaje para la paz interna en el país se deterioró 26.3 por ciento entre 2008 y 2013, lo que significó la peor caída en la región y uno de las mayores entre los 162 países incluidos en el estudio.

En comparación con Estados Unidos, México registró cinco veces más homicidios. Según la UNODC, en 2011, el país tuvo una tasa de asesinatos de 23.7 por ciento por 100 mil habitantes, respecto a los 4.7 homicidios por cada 100 mil habitantes que tuvo el país del norte.

El IEP es un think tank sin fines de lucro, dedicada a cambiar el enfoque del mundo hacia la paz como una medida positiva, alcanzable y tangible de bienestar humano y el progreso. Su Consejo está basado en Estados Unidos, pero su medición Índice de Paz se aplica en 162 naciones.