Demon’s Souls es una de las mejores maneras para estrenar un PlayStation 5, pero sobre todo es un juego que debes jugar seas fanático o no. El trabajo realizado por Bluepoint Games con esta remasterización de Demon’s Souls tiene un nivel de perfección impresionante en cada uno de los aspectos de juego, además de ser uno de los títulos de lanzamiento del PlayStation 5.

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).- Hablar de los inicios de una franquicia nunca es tarea sencilla, ni mucho menos describir la sensación y emoción que generó en su tiempo, lo que representaba y el punto de partida que significaría a poco más de 10 años de su llegada. Demon’s Souls es la muestra perfecta de que un gran juego puede aspirar a algo más grande con el paso del tiempo, pero claro, esto solo puede lograrse con un gran equipo y es lo que Bluepoint Games ha representado a lo largo de los últimos años con grandes remasterizaciones que abarcan sagas como Metal Gear Solid, Uncharted o Shadow of the Colossus.

Demon’s Souls es la primera gran entrega dentro de la saga “souls” y el exponente más importante que ha dado paso a muchos títulos dentro del género de “action RPG” como su secuela directa, Dark Souls, Nioh, Bloodborne, Sekiro o más recientemente Mortal Shell. Este género tan específico, que más que ser un juego que cualquier persona pueda disfrutar, son verdaderos retos y sufrimientos para poder terminarlos, aunque esto pueda parecer exagerado es básicamente el propósito de cada una de estas sagas. Específicamente en Demon’s Souls, hablamos de muchas horas de juego, esto dependerá completamente de cada persona y su manera de abordar el juego, ya que, si es que decides irte por la vía más rápida y seguir la historia principal, podrás terminarlo en aproximadamente 30 horas, con un nivel regular, aunque esto puede variar dependiendo de que tan bueno o malo seas. En general, si buscas una experiencia completa con todo el contenido disponible, además de la historia principal, podrás obtener hasta 60 horas de juego y podrás seguir sumando horas con los diferentes modos, esto dependerá totalmente de que tanto estés dispuesto a sufrir.

El aspecto más destacable dentro de esta remasterización es el apartado técnico, visual y animado. Foto: Demon’s Souls

Al iniciar el juego y antes de comenzar esta aventura de sufrimiento y desafíos, lo primero que haremos será crear nuestro personaje principal que utilizaremos; dentro de este sistema de personalización podremos escoger entre los diferentes aspectos que van desde su tipo de cuerpo, el tipo de voz o aspectos más detallados como cabello, boca, ojos, color, etc.  Este es un aspecto que mejora en comparación a su versión original y que nos brinda una experiencia más visual y mucho más completa, además, una vez que decidas la apariencia de tu personaje, podrás escoger entre las 10 clases disponibles, las cuales nos ofrecen diferentes dinámicas de juego, como el caballero que representa un combate cuerpo a cuerpo, además de estar enfocado en la fuerza al contrario de un mago quien estará más enfocado en el combate a distancia y su mayor atributo será la magia y la inteligencia; todas y cada una las diferentes clases que tenemos están disponibles desde el primer momento y la que escojamos será la que estaremos trabajando a lo largo del juego. Conforme nos adentremos en la historia y derrotemos enemigos, podremos obtener almas que usaremos para subir nuestros atributos, como vitalidad, fuerza, inteligencia, resistencia, magia, entre otras. Cabe mencionar que dependiendo la clase que escojamos cada una se enfoca en atributos diferentes, además de que ciertas armas o armadura necesitan cierto nivel en atributos para funcionar mejor o hacer más daño.

El trabajo realizado por Bluepoint Games con esta remasterización de Demon’s Souls tiene un nivel de perfección impresionante en cada uno de los aspectos de juego, además de ser uno de los títulos de lanzamiento del PlayStation 5. La entrega sorprende tanto visual como técnicamente, aprovecha ciertas funciones del nuevo control Dualsense de la consola, sobre todo, mantiene intacta en su totalidad la esencia del juego original. Algunos de los cambios más significativos que están presentes en esta remasterización son: la tendencia de los mundos, esta define tanto el nivel de dificultad como la calidad de objetos que podemos obtener y se ha vuelto más simple, ya que a diferencia del juego original, en esta ocasión podremos regresar tanto a una tendencia blanca como negra sin correr peligro de estancarnos en cada una, haciendo más dinámica la exploración y así dejar de preocuparnos de qué tanto morimos dentro de cada mundo. Además, la manera en la que funciona el inventario de hierbas para curarnos ha sido modificado para que no carguemos materiales en exceso, de lo contrario funcionará como el inventario general y nos haremos más pesados.

El juego tiene un importante trabajo de remasterización. Foto: Demon’s Souls

La adición del modo fotografía nos brinda un botón de “pausa” y es que, en su versión original no existe manera alguna de pausar el juego y aunque técnicamente en este remake tampoco, con la adición del modo fotografía podemos tener una especie de pausa ya sea para capturar momentos o no. Una de las funciones más destacables es el uso de ciertos aspectos en el nuevo control del PlayStation 5, el Dualsense, el cual además de brindarnos una experiencia nueva con vibraciones más precisas al momento de atacar, golpear enemigos o a una pared, también nos da una nueva experiencia con la adición de ciertos sonidos que salen desde el control, así como la adición de los gatillos adaptables en ciertas situaciones, aunque la más notoria es al momento de utilizar un arco, teniendo dos instancias dentro de nuestro gatillo derecho, una para preparar la flecha y la segunda para tensar la cuerda y disparar, un detalle que se agradece y nos da un poco la experiencia del Dualsense.

El aspecto más destacable dentro de esta remasterización es el apartado técnico, visual y animado, siendo un juego con más de 10 años de existencia, los movimientos de nuestros personajes al esquivar o atacar no eran los más precisos y fluidos posibles, algo que cambia totalmente en esta entrega haciendo una gran experiencia cada combate dentro del juego que además nos brinda dos opciones para jugar: el modo cinemático que correrá a una resolución de 4K y 30 fps o el modo rendimiento, con una menor resolución (1440p) pero 60fps, haciendo este modo de juego una de las mejores opciones para experimentar, aunque con el trabajo visual realizado, la recreación a la perfección de cada escenario y detalle dentro del juego, enemigos y efectos visuales, también vale la pena experimentarlo en 4K.

Demon’s Souls es una de las mejores maneras para estrenar un PlayStation 5, pero sobre todo es un juego que debes jugar seas fanático o no del género, visualmente es uno de los juegos más espectaculares cuando se le compara con su versión original, además de tener un rendimiento digno de la saga.