Desde hace muchos años, los narcotraficantes se han metido a las redes sociales ya sea para presumir sus ganancias o para exhibirse ellos mismos y su “vida ideal”, de lujos y excesos. En dicho videos, sin embargo, no muestran el dolor y la sangre provocada por ellos. 

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).- En el domicilio en el que fue detenida Lizet “N”, alias “La Chofis”, presunta líder de La Unión Tepito, policías de la Ciudad de México hallaron armas, drogas y altares que muestran cómo la narcocultura tomó al país.

Fue el sábado cuando los agentes ingresaron a la calle Jesús Carranza, en la Alcaldía Cuauhtémoc, luego de que los trabajos de investigación les indicaran que ahí se encontraba Lizet, quien intercambiaba bolsas negras con un hombre cuando fue aprehendida.

Un video, el cual se encuentra en poder del periodista Carlos Jiménez, muestra el interior del domicilio en el que se escondía “La Chofis”. Esas son cosas de mi santería, se escucha que dice una mujer durante la grabación.

Óscar López describe esta semana en The New York Times cómo esa narcocultura, la ejemplificada en la calle Jesús Carranza, ha ganado terreno hasta en las redes sociales más importantes.

Desde hace muchos años, los narcotraficantes se han metido a las redes sociales ya sea para presumir sus ganancias o para exhibirse ellos mismos y su “vida ideal”, de lujos y excesos. La presencia de los criminales en Facebook o Twitter –antes que en TikTik– ha atraído a los periodistas extranjeros desde principios del siglo. Muchos de los primeros que salieron a ser reconocidos en la Red, sin embargo, ya están muertos.

“México está por romper otro récord de muertes violentas, pero esa realidad no aparece en los videos de TikTok que se viralizan al mostrar la cultura del narcotráfico”, señala López en el texto Los cárteles mexicanos invaden TikTok.

“En los videos se pueden ver cachorros de tigre y armas semiautomáticas. Montones de billetes y autos blindados. Campos de amapola que se riegan al sonido de canciones que ensalzan la cultura de los cárteles de narcotráfico mexicanos”. Así lo describe López.

“Este es el mundo de Cártel TikTok, un género de videos que muestran a grupos de narcotráfico y sus actividades que cosecha cientos de miles de vistas en la popular plataforma de redes sociales”, señala.

Expertos dijeron al periodista que “es la más reciente campaña de propaganda diseñada para enmascarar el baño de sangre y mostrar una promesa de riqueza infinita para atraer a reclutas jóvenes y descartables ”.

Óscar López señala que en México, el contenido de los cárteles ha circulado en redes sociales durante años; este mes empezó a inundar los canales de TikTok en Estados Unidos luego de que un segmento de una persecución en lancha a toda velocidad se viralizó en la plataforma donde se comparten videos.

“Los cárteles mexicanos adoran las redes sociales; están empezando a sacar partido del poder de internet”, dijo Joseph Cox en VICE News en 2013. En realidad llevaban años aprovechando la red y presumiendo su estilo de vida en ella.

En su texto Los cárteles mexicanos adoran las redes sociales, Joseph mostró cómo jóvenes se tomaban fotografías en las que presumían las armas que usaban en su trabajo. En ese mismo texto, el periodista explicó que los cárteles no buscaban ser vistos como malos. En esa época era Youtube la plataforma favorita de los criminales.

“Los cárteles cuentan también con analistas que trabajan para ellos haciendo seguimientos en las redes sociales “para averiguar lo que los mexicanos están diciendo y tener un ojo puesto en los movimientos de tropas dentro y fuera de una ciudad”, señaló entonces Cox.