Anteriormente el Ministerio de Medio Ambiente senegalés reveló que durante un patrullaje tres días antes en el parque se había observado “una alta mortandad” entre los pelícanos blancos, contabilizando 750 muertos, entre ellos 740 jóvenes y 10 adultos.

Dakar, 30 de enero (EFE).- Los 750 pelícanos que se encontraron muertos el 23 de enero en el Parque Nacional de Aves de Djoudj (PNOD en francés) de Senegal -la tercera reserva ornitológica del mundo- murieron por gripe aviar, según confirmó a última hora de este viernes el Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Abdou Karim.

“Va a ser necesario reforzar las medidas” para evitar una propagación de la enfermedad, subrayó el director de parques nacionales de Senegal, el coronel Bocar Thiam, que también confirmó este hallazgo.

El Ministro, por su lado, aseguró en una entrevista en la Radio Futurs Médias recogida este viernes por la Agencia de Prensa de Senegal (APS) que “se trata, por supuesto, de la gripe aviar de tipo A, que es un subtipo del H5N1, comúnmente conocido como gripe aviar”.

Entre los muertos se encontraban 740 animales jóvenes y diez adultos. Foto: Cuartoscuro

El pasado 26 de enero, el Ministerio de Medio Ambiente senegalés reveló que durante un patrullaje tres días antes en el parque se había observado “una alta mortandad” entre los pelícanos blancos, contabilizando 750 muertos, entre ellos 740 jóvenes y 10 adultos.

Además, según dijo hoy en una declaraciones a Efe la Sociedad Española de Ornitología del país, SEO/Birdlife, en el Parque Nacional de Diawling, en el suroeste de Mauritania y alrededor del delta del río Senegal, se han encontrado ya más de 300 pelícanos muertos y se están analizando las muestras.

A principios de enero el Ministro de Ganadería de Senegal, Aly Saleh Diop, anunció que 48 mil aves de corral murieron como consecuencia de un brote de gripe aviar H5N1 iniciado en diciembre en una granja en la región de Thiès (oeste) y otras 52 mil tuvieron que ser sacrificadas en la misma granja para evitar su propagación.

Diop aseguró que la granja había sido desinfectada conforme a las normas de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, en inglés) y sus trabajadores fueron testados, con resultados negativos.

Aunque según un informe de la OIE este brote se resolvió el 7 de enero, el Gobierno de Burkina Faso decidió prohibir la compra de aves de corral y carne de ave de Senegal desde el 27 de enero.

La cepa de gripe aviar H5N1, surgida en el sudeste asiático a finales de 2003, es “altamente patógena”. Foto: EFE

El Parque Nacional de Aves de Djoudj, a unos 60 kilómetros al noreste de la ciudad de Saint-Louis, en el delta del río Senegal, y de una superficie de 16 mil hectáreas, fue creado en 1971 y reconocido por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio de la Humanidad en 1981.

Se trata de una de las principales atracciones turísticas de esta nación de África occidental, alberga más de 350 especies -como el flamenco común, el pelícano blanco, el águila pescadora o la garza real europea- y se estima que lo atraviesan tres millones de aves migratorias durante el año.

La cepa de gripe aviar H5N1, surgida en el sudeste asiático a finales de 2003, es “altamente patógena” y durante los últimos años ha originado “importantes focos que han afectado a las aves domésticas y silvestres en todo el mundo”, explica la OIE.

Este virus puede afectar a varias especies avícolas para el consumo, como pollos, pavos, codornices o la gallina de guinea, pero también a las aves silvestres, algunas especies de mamíferos y, ocasionalmente, a humanos.