La cadena de tiendas departamentales informó que sus ventas en línea continúan disponibles, sin embargo, anunció que la mayoría de sus ventas se han perdido debido al cierre de tiendas, por lo que se tomaron medidas que permitieran mantener la flexibilidad financiera.

Nueva York, 30 de marzo (EFE).- Los icónicos grandes almacenes Macy’s de Estados Unidos anunciaron este lunes que despedirán a partir de esta semana a la “mayoría” de sus 130 mil empleados para tener “el personal mínimo necesario para las operaciones básicas” porque se enfrenta a fuertes pérdidas debido a la pandemia del COVID-19, que obligó a cerrar todas sus tiendas el pasado 18 de marzo.

En un breve comunicado, la firma informó de que las medidas que ha tomado para mantener la “flexibilidad financiera” no son suficientes y dará permisos de trabajo no remunerados a la mayoría de sus empleados, con algunas excepciones en los que trabajan en el negocio digital, y explicó que “al menos hasta final de mayo” seguirán recibiendo su cobertura sanitaria a cargo de la empresa.

“Esperamos volver a incorporar a nuestros colegas escalonadamente a medida que se reanude el negocio”, agregó Macy’s en la nota, en la que señala que el brote de coronavirus “sigue suponiendo una pesada carga” en su negocio pero su “prioridad más alta es la salud y seguridad” de sus clientes, empleados y comunidades en las que opera.

Un letrero que anuncia el cierre de la tienda departamental Macy’s en Burlington, Massachusetts, EU. Foto: EFE. EPA, CJ GUNTHER.

“Aunque el negocio digital sigue abierto, hemos perdido la mayoría de nuestras ventas por el cierre de las tiendas. Hemos tomado medidas para mantener la flexibilidad financiera, incluyendo la suspensión del dividendo, la retirada de nuestra línea de crédito, la congelación de las contrataciones y los gastos, la paraliación del gasto de capital, la reducción de las facturas, la cancelación de algunos pedidos y la extensión de las condiciones de pago, y estamos evaluando todas las demás opciones de financiación”, sostuvo.

Además, el conglomerado, que no precisó el número exacto de empleados que se verán afectados, aseguró que “a pesar de esas acciones que han ayudado, no es suficiente. En las marcas Macy’s, Bloomingdales y Bluemercury vamos a quedarnos con el personal absolutamente mínimo necesario para mantener las operaciones básicas. Esto significa que la mayoría de nuestros colegas recibirán un permiso no remunerado empezando esta semana”.

“Habrá menos permisos no remunerados en el negocio digital, en los centros de distribución y de llamadas para que podamos seguir sirviendo a nuestros clientes online. Al menos hasta finales de mayo, los colegas despedidos que tengan beneficios sanitarios seguirán recibiendo cobertura y la compañía cubrirá el 100 por ciento de su cuota”, especificó Macy’s.

Una persona camina frente a una de las sucursales de Macy’s cerrada en Washington, DC, EU. Foto: EFE, EPA, ERIK S. LESSER.

Antes de la llegada del coronavirus a EU y las extraordinarias medidas de paralización de negocios y confinamiento de los ciudadanos que están tomando algunos estados, Macy’s, como otras grandes firmas minoristas y grandes almacenes, ya estaba atravesando dificultades financieras y el mes pasado anunció que iba a cerrar más de 100 establecimientos en los próximos tres años y recortar 2 mil empleos.

Tras el anuncio, las acciones de Macy’s descendían un 0.81 por ciento en la Bolsa de Nueva York, que este lunes atraviesa una jornada positiva. En lo que va de año, los grandes almacenes han perdido casi el 70 por ciento de su valor bursátil.