Los autores de la iniciativa, que en un día reunió más de 5 mil firmas en la plataforma Change.org, señalan que debido a la pandemia de COVID-19 las ventas de libros ya han caído en entre el 50 y 60 por ciento.

Ante la situación, los firmantes solicitaron eliminar los impuestos a los libros, conceder nuevas subvenciones, bajar los precios de los envíos por correo y destinar los presupuestos de las bibliotecas a la compra de tomos de editoriales independientes.

Moscú, 30 de marzo (EFE).- Más de un centenar de representantes del sector del libro ruso ha publicado una carta abierta el pasado sábado a las autoridades del país en la que piden medidas urgentes para sobrevivir a la crisis del coronavirus, que amenaza con “una gran catástrofe social”.

“Nos aproximamos a una gran catástrofe social, que pondrá al libro y el sector del libro, tal y como lo conocíamos antes, al límite de la supervivencia”, subraya el texto, que recuerda que la industria del libro da trabajo a centenares de miles de personas.

Los autores de la iniciativa, que en un día reunió más de 5 mil firmas en la plataforma Change.org, señalan que debido a la pandemia de COVID-19 las ventas de libros ya han caído en entre el 50 y 60 por ciento.

Los que logren sobrevivir (a la crisis) tendrán que subir significativamente los precios, advierten.

“Los libros dejarán de ser asequibles para muchos lectores y bibliotecas, y se convertirán en un artículo de consumo elitista”, dice la carta abierta.

Los autores de la petición advierten de que, si las epidemias de la peste que afrontó la Humanidad en el pasado dejaron “grandes obras literarias”, la pandemia actual “puede arrasar con todo”.

Para intentar superar la situación, los empleados del sector piden a las autoridades eliminar los impuestos a los libros, conceder nuevas subvenciones, bajar los precios de los envíos de libros por correo postal y destinar los presupuestos de las bibliotecas a la compra de tomos de editoriales independientes, entre otras medidas.