El periodo de veda para la pesca con redes de enmalle en el Golfo de California culminará este miércoles 31 de mayo. Activistas alertaron que de no alargar la medida se pondrá en riesgo a la vida de los cerca de 30 ejemplares de vaquita marina que sobreviven, a ello se suma, dijeron, que la temporada de pesca de pez sierra y tiburón está próxima y que se espera sea masiva.

Ante ello, los protectores de la pequeña marsopa exigieron una veda permanente, porque de lo contrario se condenaría a esta especie a la extinción. Miguel Alejandro Rivas Soto, coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace México, sostuvo que con el silencio oficial “otra vez se pone en evidencia esta manera de cuidar a la vaquita desde el discurso, desde el ganar tiempo. Finalmente se traduce en medidas que no se implementan o se dejan a medias”.

SinEmbargo contactó al área de Comunicación Social de la Semarnat a fin de conocer qué medidas implementarán tras la conclusión de la veda, pero la dependencia planteó que aún “no hay información oficial” al respecto. Horas después de publicada esta información, la dependencia decidió enviar su postura.

Ciudad de México, 30 de mayo (SinEmbargo).- El futuro de la vaquita marina es incierto. En abril de 2015, en un esfuerzo por detener el declive de la pequeña marsopa, el Gobierno de México estableció una prohibición de dos años al uso de redes de enmalle dentro del rango de distribución de dicha especie. Tras su conclusión el mes pasado, las autoridades decidieron extender la veda hasta el 31 de mayo, sin que hasta el momento la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), de donde depende la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), se hayan pronunciado para informar qué acciones implementarán.

Las redes de enmalle las utilizan principalmente pescadores ilegales de totoaba –especie que también se encuentra en peligro de extinción– y es donde quedan atrapadas las vaquitas.

De acuerdo con organizaciones de la sociedad civil en pro del medio ambiente, la medida que debería ser anunciada e implementada a la brevedad es la veda permanente y el ofrecimiento de opciones sustentables para que los pescadores realicen sus actividades y no se ponga en riesgo la vida de los únicos 30 ejemplares de este ejemplar que habita en el Mar de Cortés.

Pero el Gobierno ha guardado silencio y no se sabe qué medidas ejecutarán para tratar de salvar a los pequeños cetáceos.

En entrevista para SinEmbargo, Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica (CDB), criticó que “a poco tiempo de que termine la veda para la protección de la vaquita marina, se confirma que la incertidumbre en las políticas del Gobierno son una constante. No se sabe que será del futuro de la vaquita, sin embargo, lo que sí ha quedado claro es que la estrategia anunciada por el Presidente Peña ha sido un fracaso. Hay menos vaquitas que hace dos años y la pesca de totoaba parece imparable”.

Además, a través de un comunicado, la organización civil Greenpeace señaló: “El Gobierno mexicano demuestra una vez más su ineficiencia para proteger a la vaquita marina ya que a un día de que vuelva a vencer el plazo del Acuerdo que prohíbe la pesca en el Alto Golfo de California, no se han dado a conocer las nuevas medidas que se implementarán para salvar de la extinción a la marsopa, pese a que ese fue el objetivo de extender la veda en la zona”.

Desde que inició la actual administración federal murió cerca de 90 por ciento de los ejemplares sobrevivientes: en 2012, alrededor de 200 ejemplares de la marsopa más pequeña del mundo nadaban por las aguas del Alto Golfo de California y ya para febrero de este año, la población alcanzaba apenas 30, tal como reportó el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA).

Miguel Alejandro Rivas Soto, coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace México, también reprochó el actuar de las autoridades, ya que faltan sólo un día para que concluya la veda y no hay respuesta para las interrogantes sobre los resultados y los planes a futuro.

“Otra vez se pone en evidencia esta manera de cuidar a la vaquita desde el discurso, desde el ganar tiempo. Finalmente se traduce en medidas que no se implementan o se implementan a medias”, dijo.

No sólo Greenpeace y el CDB se han pronunciado respecto a la veda: Hace apenas un par de semanas, WWF hizo un exhorto al Gobierno mexicano para actuar “de inmediato” en la protección y recuperación de la población de la vaquita, además de trabajar en la restauración del Alto Golfo de California con el objetivo de salvaguardar el ecosistema en su totalidad, así como a sus habitantes.

La organización enlistó una serie de acciones que la administración de Peña Nieto debe implementar, entre ellas precisamente se encuentra establecer “inmediatamente” una veda permanente a las redes de enmalle, el retiro y destrucción de las redes fantasma a fin de prevenir la captura incidental del cetáceo y otras especies marinas, además de crear las condiciones que permitan pesquerías sustentables y resilientes.

No obstante, Olivera agregó que el Gobierno mexicano ejerce una política de conservación “con parches”, es decir, con acuerdos y decretos temporales, “que no se ponen a consulta pública, y que no hacen más que generar inestabilidad social e incertidumbre en la conservación de la vaquita”. Alertó que de no extender la veda de las redes de forma permanente en todo el hábitat de distribución, las autoridades responsables estarían sentenciando al animal a la extinción.

ALTERNATIVAS PARA PESCADORES 

Rivas Soto recordó que se aproxima la temporada de pesca de tiburón y de pez sierra y aseguró que algunos pescadores de la región se han pronunciado para informar que volverán en masa para pescar. Ante este panorama, el ambientalista externó su preocupación, pues “las pescas no reguladas están sujetas a la actividad extractiva donde el que más agarra [peces], es al que mejor le va”, en cambio, indicó, “cuando hay pesca regulada se establecen cuotas de captura, tiempos de pesca, etcétera”.

Aclaró que en Greenpeace nunca han estado en desacuerdo con la pesca, debido a que es el modo de subsistencia de muchas familias, pero subrayó que la pesca con redes agalleras ponen en mayor peligro a las 30 últimas vaquitas que quedan en el mundo y el riesgo aumenta si los pescadores salen en masa.

“No es la misma probabilidad de que la vaquita caiga en una o dos redes a que haya miles y a partir del miércoles no habría nada que impida a los pescadores lanzar sus redes”, alertó.

Por ello, subrayó la importancia de que exista un pronunciamiento “pronto” por parte de las autoridades para saber qué va a pasar con las redes de enmalle e hizo un llamado a las autoridades correspondientes a ofrecer alternativas económicas y opciones de pesca sustentables para los pescadores y sus familias.

“Eso [alternativas de pesca sustentable] no ha existido porque Conapesca, específicamente el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), no ha hecho su trabajo que es generar las artes de pesca que permitan a los pescadores hacer su trabajo de manera amigable con el medio ambiente. Debe haber un compromiso por parte del Gobierno y eso es implementar algún tipo de red que no afecte a la vaquita marina”, urgió.

En el mismo sentido, Alejandro Olivera concluyó que el problema no es nuevo para la administración de Peña Nieto que ha tenido más de 4 años para ofrecer alternativas para el sector pesquero, pero no ha trabajado en materia. “Es el Gobierno federal que ha dejado crecer esta bola de nieve. Mientras no acabe con la corrupción y la pesca ilegal, no podrá haber avances en la protección de la vaquita y en la búsqueda de alternativas”, señaló.

Organizaciones han criticado que la implementación de la veda “ha sido catastrófica”, ya que la pesca ilegal se ha extendido en todo su hábitat, ya que la vigilancia ha sido débil.

SinEmbargo contactó al área de comunicación social de la Semarnat a fin de conocer qué medidas implementarán tras la conclusión de la veda, no obstante, la dependencia señaló que aún “no hay información oficial” al respecto.

Posteriormente, una vez publicada la información, esta noche José Eseverri, coordinador de Comunicación de Semarnat, dijo que “el Gobierno de México está comprometido con la protección de la vaquita marina, por lo que se reforzarán las acciones emprendidas desde 2015 para evitar la extinción de esta especie endémica”.