En 2016, Francisco Navarrete, su hijo Francisco Navarrete Abraham y un presunto lugarteniente, Junior Alarcón, fueron imputados por delincuencia organizada bajo la causa penal 45/2016 y ligados a la desaparición forzada de cinco jóvenes originarios de Playa Vicente, cometida el 11 de enero de 2016, durante el Gobierno de Javier Duarte.

Ciudad de México, 30 de mayo (SinEmbargo).- Al menos seis personas murieron, entre ellos un presunto jefe de plaza del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), durante un ataque armado a un salón de fiestas en el municipio de Tierra Blanca, Veracruz.

De acuerdo con los reportes, uno de las víctimas sería Francisco Navarrete Serna, presunto líder del CJNG, quien además estaría vinculado a la desaparición forzada de cinco jóvenes de Playa Vicente, en 2016.

El ataque ocurrió mientras Navarrete Serna transmitía un concierto en vivo, desde el salón YemanYa, localizado en la colina Segundo Verde.

En un video que circulo en redes sociales se ve a los integrantes de una agrupación alistarse para interpretar una canción, cuando un disparo al exterior del salón los sorprende.

Segundos después, Navarrete Serna saca de su pantalón un arma, mientras el sonido de los balazos llena la escena.

Cuando asomó la cara, ráfagas de plomo le cayeron por todos lados. Su cuerpo recibió mas de 50 balazos. Apenas y pudo hacer el intento de disparar. Murió al instante.

El supuesto líder de plaza del CJNG recientemente había inaugurado un periódico llamado El Sol de Tierra Blanca.

Navarrete Serna fue emboscado en su propio territorio. Había organizado un evento con el grupo musical “La Calle”, mismo que transmitía en vivo a través de la red social facebook en donde pedían a la población que solicitaran canciones a través de llamar al periódico.

Entre las personas asesinadas hay integrantes del grupo musical La Calle; además, confirmaron reporteros de la región, uno de los heridos trabaja como escolta en el congreso de Veracruz.

IMPUTADO POR DELINCUENCIA ORGANIZADA

En 2016, Francisco Navarrete, su hijo Francisco Navarrete Abraham y un presunto lugarteniente, Junior Alarcón, fueron imputados por delincuencia organizada bajo la causa penal 45/2016 y ligados a la desaparición forzada de cinco jóvenes originarios de Playa Vicente, cometida el 11 de enero de 2016, durante el gobierno de Javier Duarte.

Pero el 3 de agosto de 2019, los tres salieron del penal de máxima seguridad de Gómez Palacio en Durango, a causa de errores cometidos por la entonces Procuraduría General de la República, hoy Fiscalía General de la República (FGR).

“El primo” es mencionado en dos declaraciones ministeriales -a las cuales E-Consulta Veracruz tuvo acceso- como líder del CJNG. Presuntamente fungía como un enlace de la Secretaría de Marina y coordinaba crímenes de lesa humanidad con el entonces subdelegado de la Secretaría de Seguridad Pública, Marcos Conde.

Conde y otros siete expolicías estatales de Veracruz permanecen presos por la desaparición forzada de los cinco jóvenes de Playa Vicente. Las víctimas son Susana Tapia Garibo, Bernardo Benítez Arroniz, José Benítez de la O, José Alfredo González Díaz y Mario Arturo Orozco Sánchez. Los jóvenes habrían sido torturados y asesinados en el rancho El Limón, predio que también fue ligado a Francisco Navarrete.

Pese a estas imputaciones, a Navarrete un juez federal le concedió el amparo 11/2018, confirmado por un tribunal de alzada. El argumento fue que hubo una investigación deficiente de la Procuraduría General de la República (PGR), que duplicó declaraciones (pruebas) en los juicios por delincuencia organizada y desaparición forzada, en vez de haber usado elementos independientes en cada uno de los procesos judiciales, el primero del fuero federal y el segundo del fuero local.

“La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) no investigó más allá de lo que se había investigado por desaparición forzada. El proceso local únicamente se enfocó a la conducta de los detenidos con la desaparición y el homicidio de los jóvenes.

“La investigación por delincuencia organizada tenía que ir más allá, enfocada a que ellos se dedicaban a realizar varios secuestros en la zona de Tierra Blanca, a conseguir más testimonios y exponer todo lo hallado en el rancho El Limón, como indicios de robo de combustible y robo de autotransporte de carreteras federales”, refirió en su momento el abogado de las víctimas de Playa Vicente, Celestino Espinoza Rivera.

En abril de 2019, Francisco Navarrete compartió los servicios legales de Rodolfo de la Guardia García con Arturo Bermúdez Zurita, secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Duarte, enjuiciado por desaparición forzada de personas.

-Con información de Plumas Libres y Pie de Página.