El grupo de cigarras de este año es conocido como Brood X, y pueden ser vistas en 15 estados del este de Estados Unidos, desde Indiana hasta Georgia y Nueva York. Estos insectos de ojos rojos, cargados de proteínas pero bajos en carbohidratos y lípidos, fueron utilizados como alimento por los pueblos amerindios, y siguen siendo comidas en muchos países.

Por Mark Kennedy

NUEVA YORK (AP) — Las cigarras se aprestan a infestar vastas extensiones de jardines estadounidenses este verano. Quizá es hora de que también invadan la cocina.

Estos insectos de ojos rojos, cargados de proteínas pero bajos en carbohidratos y lípidos, fueron utilizados como alimento por los pueblos amerindios, y siguen siendo comidas en muchos países.

“Tenemos realmente que dejar atrás nuestra aversión a los insectos, que es fuerte y está muy arraigada en la mayoría de la gente en nuestra cultura”, dijo David George Gordon, autor de Eat-a-Bug Cookbook, un libro de recetas con insectos.

“Puedes saltearlas. Puedes mezclarlas con harina para hornear pan, hacer pan de bananas, por ejemplo. Puedes rebozarlas y freírlas, que pienso sería mi forma favorita”, dijo.

El grupo de cigarras de este año es conocido como Brood X, y pueden ser vistas en 15 estados del este de Estados Unidos, desde Indiana hasta Georgia y Nueva York. Su cacofónica canción de apareo puede opacar el ruido de aviones de pasajeros.

Una cigarra se asoma sobre un anaquel en Chapel Hill, Carolina del Norte. Foto: Gerry Broome, AP

Cuando la tierra se calienta lo suficiente, las cigarras emergen del suelo, donde han estado chupando humedad de raíces de árboles durante los últimos 13 o 17 años, dependiendo de la especie. Los insectos mudan su exoesqueleto, se aferran a las ramas, se aparean y depositan huevos antes de morir en unas seis semanas.

Cuando se consumen cigarras adultas, se recomienda quitarles las alas y las patas para reducirles lo crocante. Pero Gordon les recomienda a los cocineros en casa que colecten las cigarras cuando son ninfas, antes de que se les endurezca el exoesqueleto y mientras aún son suaves.

Él las pone en el congelador, como una forma humana de matarlas. Una vez descongeladas, las cigarras pueden ser usadas como guarnición en pizzas o para reemplazar a los camarones en cualquier receta. Otros han seguido su pauta, incluyendo un libro de cocina en la Universidad de Maryland dedicado a la cigarra.

“La gente no puede realmente lidiar con la idea de mirar un insecto y comérselo. Por eso me gusta rebozarlas con tempura u otra cosa que oculte la figura de la ninfa”, dijo Gordon. “Además, yo me como cualquier cosa frita. Tengo una receta en mi libro para tarántulas fritas y es muy buena”.

Gordon dice que el sabor de la cigarra es similar al del espárrago. El entomólogo de la Universidad de Maryland Mike Raupp es más entusiasta aún: “Tienen una textura como de mantequilla, y un delicioso sabor a nuez, probablemente por los taninos de las raíces de los árboles de las que se alimentan”, dice Raupp. “Y van muy bien con un merlot”.