El Banco de México decidió aumentar en 50 puntos base la tasa de interés, lo que la sitúa en 4.25 por ciento. El objetivo, expuso la Junta de Gobierno del Banco Central, es evitar que la depreciación de la moneda nacional –observada durante los últimos meses– y que los ajustes de algunos precios relativos se traduzcan en un repunte de las expectativas de inflación para el país.

Banxico ajustó su estimación de crecimiento para 2017 a un rango de entre 2.3 y 3.3 por ciento y para este año su pronóstico es entre 2 y 3 por ciento. Foto: Especial

En febrero, la entidad monetaria elevó en 50 puntos base la tasa clave, al 3.75 por ciento, en una reunión extraordinaria debido a la creciente volatilidad financiera global. Foto: Especial

Ciudad de México, 30 de junio (SinEmbargo).– La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió incrementar en 50 puntos base la tasa de interés, a un nivel de 4.25 por ciento, a fin de evitar que la depreciación de la moneda nacional –observada durante los últimos meses– y que los ajustes de algunos precios relativos se traduzcan en un repunte de las expectativas de inflación del país.

En febrero, la entidad monetaria elevó en 50 puntos base la tasa clave al 3.75 por ciento, en una reunión extraordinaria debido a la creciente volatilidad financiera global.

El aumento anunciado hoy por la Junta de Gobierno sorprende, ya que el mercado esperaba un alza, pero en 25 puntos base, a 4 por ciento, de acuerdo con analistas.

Es la primera alza que hace Banxico en reuniones ordinarias desde la que hizo el pasado diciembre. En febrero el Banco Central la subió en 50 puntos base en una reunión extraordinaria.

“Hacia adelante, la Junta de Gobierno seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del tipo de cambio y su posible traspaso a los precios al consumidor. En este contexto, se mantendrá vigilante de la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos y del comportamiento del déficit de la cuenta corriente”, explicó la Junta de Gobierno en su anuncio de Política Monetaria.

De acuerdo con Banxico, la economía mundial continuó presentando atonía durante el segundo trimestre de 2016 al registrarse un crecimiento menor al esperado en las economías avanzadas y un estancamiento de las emergentes en niveles bajos, por lo que en México, el balance de riesgos para el crecimiento también se deterioró.

En las últimas semanas, la salida del Reino Unido de la Unión Europea y su efecto sobre el peso mexicano había provocado una serie de declaraciones y especulación entre los grandes inversionistas en México y el extranjero de que el Banco de México subiría sus tasas.

De 26 analistas encuestados por Bloomberg, cinco esperaban un alza de 50 puntos base, 12 se inclinaron por un aumento de 25 puntos y los nueve restantes creían que dejaría su tasa inmóvil, en 3.75 por ciento.

Mientras que 13 de 21 analistas consultados por Reuters preveían un aumento de la tasa, de ellos ocho consideraba que sería de 25 puntos para quedar en 4.00 por ciento, y cinco proyectan un alza de 50 puntos a 4.25 por ciento. Al cierre de 2016 el costo del fondeo se ubicaría en un 4.25 por ciento, según la mediana de los pronósticos.

Ocho de los 21 analistas consideraban que la entidad encargada de la política monetaria dejaría intacto el costo del crédito porque veían más factible que la Comisión de Cambios intervenga en el mercado cambiario vendiendo dólares.

El tema del Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea) vino a propulsar esta expectativa, sobre todo ahora que parece que la incertidumbre tomará tiempo en disiparse. La moneda mexicana, que en lo que va del año se ha depreciado más de un 11 por ciento, se hundió el viernes a un mínimo histórico de 19.5225 por dólar.

El viernes pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) convocó a una conferencia de prensa por la mañana para comentar acciones a seguir después del Brexit. Los mercados financieros esperaban una intervención directa en el mercado cambiario o a través de una subida en la tasa de interés de fondeo. Sin embargo, las autoridades sólo anunciaron un recorte presupuestal adicional por 31 mil 715 millones de pesos, comentando que en caso de que se presenten episodios de especulación que pongan el riesgo las expectativas de inflación, la Comisión de Cambios actuaría.

A diferencia del primer recorte, el anunciado el viernes por Hacienda no incluyó a Petróleos Mexicanos (Pemex).

El primer ajuste fue el 17 de febrero por 132 mil 300 millones de pesos, lo que equivale al 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El primero de abril, la dependencia encabezad por Luis Videgaray Caso agregó que para el próximo año se hará un ajuste al gasto por 175.1 mil millones de pesos, que será adicional al ajuste preventivo anunciado en febrero, lo que suma 311.8 mil millones.

CIUDAD DE MÉXICO, 24JUNIO2016.- Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda, acompañado de el subgobernador del Banxico, Roberto del Cueto Legaspi, Idelfonso Guajardo, Secretario de Economía, Jaime González Aguadé, titular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valoresy Fernando Aportela. Subsecretario de Hacienda y Crédito Público, en conferencia de prensa, anunció el segundo recorte al gasto público tras el referéndum en el que Reino Unido quien decidió separarse de la Unión Europea. FOTO: SHCP /CUARTOSCURO.COM

El viernes pasado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público convocó a una conferencia de prensa por la mañana para comentar acciones a seguir después del Brexit. Foto: Cuartoscuro

El 17 de diciembre de 2015, la Junta de Gobierno del Banco de México elevó su tasa de fondeo bancario en 25 puntos base, a un nivel de 3.25 por ciento, por primera vez en más de siete años y en línea con el alza de tasas de 0.25 puntos base a la tasa de interés en Estados Unidos, que se situó entre 0.25 y 0.50 por ciento.

La última vez que el Banxico subió su Tasa de Interés Interbancaria a un día fue el 15 de agosto 2008 cuando pasó a 8.25 por ciento. El último movimiento que hizo la institución sobre dicha tasa fue el 16 de junio 2014 cuando la bajó a 3 por ciento.

En febrero, la entidad monetaria elevó en 50 puntos base la tasa clave, al 3.75 por ciento, en una reunión extraordinaria debido a la creciente volatilidad financiera global.

En esa ocasión, el Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens, dijo que las tasas de referencia aumentaban 0.50 puntos porcentuales; estaba en 3.25 y pasó a 3.75 puntos.

El mercado accionario abrió esta mañana con una ganancia de 0.92 por ciento y así se mantuvo porque el anuncio era esperado desde hace al menos dos semanas. El peso mexicano también ha respirado; el dólar se cotiza en menos de 19 por uno en bancos.

PROMO-BANXICO