“El Betito” había sido detenido en junio de 2009 y procesado por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de delincuencia organizada y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, sin embargo, un juez lo dejó en libertad tras decretarse su detención como ilegal.

Tijuana, 30 de junio (Zeta Tijuana).- Elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) detuvieron este domingo a Mario “C”, alias “El Betito”, sobrino de Osiel Cárdenas Guillén, ex líder del Cártel del Golfo (CDG), por los presuntos delitos de delincuencia organizada en su modalidad de tráfico de armas de fuego y delitos contra la salud.

En conferencia, el coordinador General de Métodos de Investigación de la FGR, Felipe de Jesús Gallo Gutiérrez, señaló que “El Betito” fue ubicado y capturado junto con Miriam “M”, por policías federales ministeriales en una plaza comercial de Naucalpan, Estado de México.

Al momento de su captura, “El Betito” portaba un arma de fuego con 10 cartuchos útiles, narcóticos, además de cuatro celulares de diferentes marcas y modelos. Los dos detenidos fueron trasladados y puestos a disposición por agentes del Ministerio Público de la Federación adscritos a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), que obtuvo una orden de aprehensión que otorgó un juez de distrito, la cual fue cumplimentada este día.

Según Gallo Gutiérrez a los detenidos se les respetaron en todo momento sus derechos humanos y la aprehensión se realizó sin uso de la fuerza, sin afectación a terceros y puestos a disposición de inmediato a la autoridad competente.

“El Betito” había sido detenido en junio de 2009 y procesado por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de delincuencia organizada y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, sin embargo, un juez lo dejó en libertad tras decretarse su detención como ilegal.

Según investigaciones de la FGR, “El Betito, un generador de violencia en el estado de Tamaulipas, es hijo de Mario Cárdenas Guillén, alias “M1”, fundador del grupo criminal de Los Metros, a quien recientemente se le cumplimentó un orden de detención con fines de extradición a petición del Gobierno de los Estados Unidos.

Hace unos días, el “M1” fue sentenciado a 20 años de prisión en Estados Unidos por la comisión de los supuestos delitos de delincuencia organizada, así como contra la salud, con funciones de administración, supervisión o dirección.

El 13 de marzo del 2018, Osiel Cárdenas Jr., hijo del capo ex líder del Cártel del Golfo-, fue detenido en Brownsville, Texas, por presuntamente hacerse pasar por un agente federal y sacar un arma de fuego en el bar “Sky”, ubicado en dicha ciudad, que hace frontera con Matamoros, Tamaulipas.

El hijo del ex líder del CDG cuenta con cargos federales en EU, luego de que en 2015 fue detenido cuando conducía un vehículo cargado con más de 700 municiones para diversas armas, e intentaba cruzar a Matamoros por el puente Viejo, por lo que fue sentenciado a 10 meses de prisión y tres años de libertad condicional.

Antes, el 19 de febrero del 2018, elementos de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) detuvieron José Alfredo Cárdenas Martínez, alias “El Contador”, identificado como uno de los líderes del CDG y sobrino de Cárdenas Guillén. Sin embargo, dos días después fue liberado por un juez federal, quien determinó que su arresto fue ilegal.

El 7 de marzo del 2005, el Gobierno Mexicano concedió la extradición de Osiel Cárdenas Guillén, sin embargo, su entrega no fue inmediata. Finalmente fue extraditado el 19 de enero de 2007 a los Estados Unidos, donde enfrentó 19 cargos en una Corte de Houston, Texas.

Luego, en julio del 2009, durante su juicio, Cárdenas Guillén se declaró culpable de un cargo por narcotráfico, uno por lavado de dinero, y tres por extorsión e intento de asesinato de agentes federales estadounidenses. A cambio de declararse culpable, al ex líder del Cártel del Golfo le fueron retirados otros 12 cargos en 2010, y se le dictó una sentencia de 25 años de prisión, así como una multa de 50 millones de dólares.

En abril del 2017, una investigación realizada por el diario estadounidense The Dallas Morning News, señaló que la declaración de culpabilidad acordada entre Cárdenas Guillen y el gobierno de EU provocó “una violenta ruptura” entre los carteles de El Golfo y Los Zetas, su ex brazo ejecutor y paramilitar.

Ante ello, Los Zetas -siendo ya un grupo criminal autónomo- comenzaron a pelear el territorio con el Cártel del Golfo, lo que condujo a la muerte de miles de personas en México y a lo largo de la frontera con Texas, señaló el rotativo.

Según la Administración para el Control de Drogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), el CDG ha perdido fuerza, y durante los últimos años, además del tráfico de marihuana y cocaína, se ha expandido hacia el mercado de la heroína y las metanfetaminas, cuyos principales destinos son Houston, Detroit y Atlanta, en los Estados Unidos.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ZETA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.