El acuerdo busca una mayor recuperación para los acreedores. La deuda será amortizada a través de un mecanismo de repago vigente por nueve años.

La empresa y la banca negocian una solución que permita recibir 300 millones antes de finales de julio y evitar el concurso de acreedores.

Madrid, 30 de junio (EFE).- Abengoa México, con un pasivo de unos 155 millones de euros, ha cerrado la reestructuración de deuda después de que el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Civil de la Ciudad de México, haya aprobado la modificación del convenio concursal que suscribió en 2018.

El nuevo convenio fue aprobado en noviembre de 2019 por el 80 por ciento de los acreedores y después de que la compañía presentara un plan de negocio para garantizar su continuidad en el país norteamericano.

La sentencia, emitida esta semana, permite reestructurar el pasivo de la compañía, que ascendía a más de 4 mil millones de pesos, ha informado este martes Abengoa en un comunicado.

El acuerdo, que busca a su vez la mayor recuperación posible para los acreedores, implica que la deuda remanente será amortizada a través de un mecanismo de repago, vigente durante los próximos nueve años, según la compañía.

“México, donde Abengoa tiene operaciones desde hace casi 40 años, continúa siendo uno de los países estratégicos para la compañía, por lo que esta aprobación y consecuente reestructuración suponen un importante punto de partida para el reimpulso de Abengoa en el país y la puesta en marcha del plan de negocios”, según la misma fuente.

En paralelo, Abengoa y la banca negocian una solución que permita a la compañía recibir 300 millones antes de finales de julio y evitar el concurso de acreedores, como ya ocurrió entre 2015 y 2016, cuando estuvo al borde de protagonizar la mayor quiebra de España.

Al margen de los avales por esa cantidad, la compañía necesitaría otros 250 millones en liquidez, según fuentes próximas a la negociación que Abengoa mantiene con sus principales bancos acreedores: el Santander, Calyon y Bankia, con los que estaría trabajando para recabar el apoyo de ICO y Cesce.