Esta nueva realidad se verá marcada por una serie de brotes epidémicos, dado que una gran parte de la sociedad estará expuesta al virus sin algún tipo de defensa, por lo que las políticas públicas, la atención médica y la responsabilidad de la gente serán vitales para confrontar este panorama.

Ciudad de México, 30 de junio (SinEmbargo).- El impacto del SARS-CoV-2 forma parte de la nueva normalidad a la que la sociedad se enfrenta desde hace algunos meses, y así seguirá siendo, explicó en conferencia el coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) y de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Samuel Ponce de Léon.

En el marco del ciclo de conferencias virtuales “La ciudad y la pandemia“, del Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad (PUEC), el investigador afirmó que “nuestro futuro estará asociado a la COVID-19 indefinidamente, y lo mejor que tenemos en el horizonte es una vacuna”, según recoge Gaceta UNAM.

Esta nueva realidad se verá marcada por una serie de brotes epidémicos, dado que una gran parte de la sociedad estará expuesta al virus sin algún tipo de defensa, por lo que las políticas públicas, la atención médica y la responsabilidad de la gente serán vitales para confrontar este panorama.

“No hay final feliz, la responsabilidad es de todos, no sólo del Estado”, mencionó Ponce de León, y recalcó sobre la consecución de olas de contagio que vendrán con la pandemia a lo largo de este y el próximo año.

De acuerdo con el científico la apuesta por el desarrollo de fármacos y una vacuna eficaz “será nuestra mejor herramienta para un futuro menos complicado”.

Mientras tanto, Ponce de León recuerda que es indispensable el uso de cubrebocas, así como mantener las mediadas de higiene tales como el distanciamiento social, el lavado constante de manos y el estornudo en la parte interna del brazo.

El cuanto al cubrebocas, envuelto en los últimos meses por una polémica sobre su uso, recomienda recordar el mensaje del Premio Nobel de Química, Mario Molina, quien dijo que la “recomendación muy clara es usar cubrebocas. No son perfectos, hay telas que son mejores que otras. Todo eso se está estudiando; pero sí hay que tenerlos puestos todo el tiempo y eso es lo que queremos explicarle a la sociedad”.

Molina dio detalles de su más reciente artículo sobre cómo las partículas que salen al hablar pueden transportar el virus que causa la COVID-19, el cual publicó junto con otros científicos de diversas partes del mundo en Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS).

“Las partículas llamadas aerosoles son muy importantes para la transmisión de la COVID-19 y eso no se había reconocido muy bien. […] Las partículas PM2.5, más chicas que 2 y media micras, se meten directamente al sistema respiratorio o a los pulmones”, precisó Molina en una videoconferencia con la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, el pasado 15 de junio.

El Dr. Ponce de León recordó las recomendaciones de Mario Molina. Foto: UNAM

“Tenemos observaciones estadísticas comprobables que correlacionan el cambio de la tendencia de la infección y de las muertes. Se asocian claramente con el día en que se usan los cubrebocas”, afirmó el ingeniero químico mexicano.

Al respecto, Ponce de León dijo que “se trata de un mensaje importante, es algo que tiene que cambiar y tenemos que ser agentes de la promoción de este cambio”, ya que “la biología viral y su fisiopatogenia hacen perfectamente lógica la utilidad del uso del cubrebocas como herramienta de protección que todos debemos incorporar a nuestra vida práctica. Si salimos es necesario hacerlo con una mascarilla bien colocada para evitar expeler y recibir gotas, y como parte de mi responsabilidad hacia los demás y conmigo mismo”.

Es por ello que el cubrebocas debería comenzar a formar parte de una práctica permanente, y recomendó las redes de la Universidad Nacional para conocer sobre la elaboración de éstos.

“En el sitio web del PUIS (http://www.puis.unam.mx/) y de UNAM Global (http://www.unamglobal.unam.mx/) tenemos un micrositio con instructivos para elaborar nuestros propios cubrebocas; son muy efectivos y cómodos. Debemos aprender a usarlos correctamente y acostumbrarnos para tener buenos resultados”.

De igual forma, mantener las medidas de distancia y lavado de manos resulta imprescindible para minimizar los riesgos, puesto que “no tenemos inmunidad ante el SARS-CoV-2, aún no conocemos bien la respuesta inmunológica; suponemos que la mayoría de los infectados que se han recuperado desarrollarán anticuerpos por un periodo de al menos uno o dos años, pero se sabrá conforme llegue el tiempo de poder confirmarlo”.

Ante esta nueva realidad, el riesgo es inevitable. “No podemos evitarla abiertamente, aunque sí con una población encerrada en su casa durante quizá dos meses, pero esto es imposible en términos reales”, reconoció el académico.