La alta volatilidad en el mercado de capitales ante la pandemia de coronavirus plagó las cotizaciones del mercado de capitales a nivel mundial de abril a junio.

El IPC (S&P/BMV IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores logró una recuperación trimestral mayor al 9 por ciento.

Ciudad de México, 30 de junio (SinEmbargo).- Este martes México llegó al cierre de un trimestre histórico, en el que dos meses estuvieron detenidas las industrias consideradas no esenciales para evitar la propagación del nuevo coronavirus. Además el país enfrentó diferencias entre el Gobierno y el sector empresarial por la inversión en materia energética.

Pese al entorno el IPC (S&P/BMV IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) terminó con la tercera ganancia trimestral más alta posterior a la Gran Recesión.

“Creemos fue la parte más álgida de la crisis económica provocada por la COVID-19, pero no el fondo de la recesión económica que a todas luces puede ser la mayor desde la Gran Depresión para México. Hacia adelante la inyección de confianza será fundamental para la reactivación económica, tanto en la parte de consumo como en la inversión fija”, expuso Gabriela Siller, analista de Banco Base.

Este martes el IPC (S&P/BMV IPC) llegó al cierre de junio con una ganancia trimestral de 9.15 por ciento, pero 13.38 por ciento por debajo del cierre del año anterior.

El IPC alcanzó su mínimo en el año durante el primer mes del trimestre, el 3 de abril, cerró cotizaciones 32 mil 503.25 puntos. Hasta ahora recuperado 16.04 por ciento desde ese nivel.

El aumento durante el segundo trimestre de 2020 fue la más alta registrada después de la observada el cuarto trimestre de 2011, cuando creció 10.67 por ciento y la del mismo periodo de 2010, con 15.66 por ciento más.

El IPC se coloca en las 37 mil 716.43 unidades, una pérdida diaria de 0.14 por ciento, equivalentes a -52.76 puntos.

Aunque el mercado bursátil local se movió al alza a la par de una recuperación a nivel global, “la perspectiva de la economía mexicana es significativamente peor al resto de los países, debido en parte a la falta de una política fiscal contra cíclica y la mayor percepción de riesgo de invertir en México”, destacó Siller.

De hecho, aunque la bolsa mexicana haya tenido un aumento significativo en términos porcentuales, en términos puntuales el IPC continúa alrededor de los mínimos del 2012.

En el segundo trimestre del 2020 continuó la alta volatilidad en el mercado de capitales ante la pandemia de coronavirus.

La mayoría de las casas de bolsa observaron recuperaciones fuertes después de las caídas históricas del mes de marzo, debido a que los Gobiernos y bancos centrales anunciaron medidas económicas para estimular una rápida recuperación de la recesión causada por la pandemia.