Por Shaila Rosagel, Mayela Sánchez y David Martínez

El líder del sindicato, Carlos Romero Deschamps ha sido señalado en distintas ocasiones de encabezar una red de corrupción al interior de Pemex. Foto: Cuartoscuro

El líder del sindicato de Pemex, Carlos Romero Deschamps ha sido señalado en distintas ocasiones de encabezar redes de corrupción. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 30 de julio (SinEmbargo).– Bienes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) y su líder, Carlos Romero Deschamps, podrían ser confiscados por autoridades, debido al incumplimiento de un contrato con una empresa en Estados Unidos. Esta acción judicial afectaría sólo sus propiedades en el extranjero mas no los que posee en México, según revelaron autoridades judiciales estadounidenses.

Un tribunal de Houston, Texas, autorizó a la empresa Arriba el derecho a reclamar por cualquier vía legal, entre ellos la confiscación, la remuneración de millones de dólares que el sindicato le debe. El monto de la decisión de la corte que deberá saldar el sindicato petrolero fluctúa entre 426 millones de dólares y 1.4 mil millones de dólares, dependiendo del cálculo de los intereses acumulados a lo largo de los 30 años de litigio.

Sin embargo, en México, el líder sigue siendo “intocable” por la cúpula política del país, actualmente controlada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) –al que pertenece Romero Deschamps– pese a múltiples escándalos, incluso en los que ha sido señalado como el directamente culpable.

Bertha Elena Luján Uranga, secretaria general del Comité Ejecutivo del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), dijo que el caso de Romero Deschamps y su relación con el gobierno y el PRI es un ejemplo claro de impunidad.

El líder sindical es intocable, debido a que representa los intereses del gobierno federal ante los trabajadores de la paraestatal.

“Es una correa de transmisión del gobierno federal y del PRI, Romero como dirigente sindical en Pemex [Petróleos Mexicanos], baja las instrucciones que recibe de arriba y la última fue el apoyo a la Reforma Energética. […] Deschamps no representa los intereses de los trabajadores de Pemex, ni de los mexicanos, sólo de sus amos, de quienes los tienen ahí, del PRI”, dijo.

Romero Deschamps agregó Luján Uranga, es un elemento de control para el gobierno, por eso se “eternizó” en su puesto y actúa impunemente.

“¿Cómo es posible que mientras él tiene sus casas, nosotros tengamos que estar pagando los pasivos de Pemex, que se investigue”, exigió.

Eloí Vázquez López, comisionado político nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), opinó que Romero Deschamps disfruta de impunidad total en México, como un pago del PRI por la corrupción.

“El charrismo sindical es para que los trabajadores sean aliados del gobierno y gocen de privilegios ridículos comparados con los que sus líderes alcanzan, uno de esos privilegios es la impunidad que es el reparto del producto de la corrupción”, dijo.

El político indicó que el PRI “apapacha” a Deschamps como pago a su servilismo, al conocido Pemexgate que operó a finales de los 90 a favor del ex candidato presidencial del tricolor, Francisco Labastida Ochoa, y por ser un incondicional de su instituto político.

“La impunidad es el pago que les da el Estado, al menos que sean desleales políticamente, no pisa la cárcel quien es servil. Ahora resulta que a través de un juicio, una empresa estadounidense puede afectar los bienes de Romero, en lugar de que el pueblo mexicanos se los embargara para cubrir una parte de los pasivos de Pemex”, dijo.

Por su parte, diputados de oposición lamentaron, que una vez más, los mexicanos se enteren de las corruptelas del líder sindical Carlos Romero Deschamps, por una investigación desde el extranjero y no por las pesquisas que se ha solicitado que realice la Procuraduría General de la República (PGR).

“No lo tocarán porque el Gobierno se está cubriendo las espaldas, saben que al momento de actuar contra él, pueden salir otras cosas más”, dijo la Diputada perredista Socorro Ceseñas Chapa.

“Entre ellos se tapan muchas cosas, tanto priistas como panistas. ¿De qué tamaño serán lo favores?  No lo sabemos, aunque algunos ya los sabemos, conocemos, uno de mil 500 millones de pesos en el Pemexgate. Y ahora es vergonzante ver que ahora son senadores y diputados quienes fueron participes de estas leyes”, afirmó.

El Diputado José Luis Muñoz Soria, presidente de la Comisión de Vigilancia de San Lázaro, recordó que el vinculo del PRI con el líder de los trabajadores petroleros no es nuevo, así fue antes de Romero Deschamps, con Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, y así fue después de que éste cayó de la gracia del gobierno.

“El sistema político en México ha tenido como fuertes pilares a los dirigentes de los sindicatos más grandes y por sistema político me refiero a los que han estado en el Gobierno federal. La tradición del PRI siempre fue el control del sindicato a través de dirigentes que eran sus operadores políticos”, refirió.

El legislador perredista consideró que no se tocará a Romero Deschamps porque el PRI le debe mucho.

“Yo creo que [el Gobierno le debe] los votos de los petroleros, lo mismo le debía a Elba Esther [Gordillo] el voto de los maestros”, indicó Muñoz Soria.

¿DE DÓNDE SALEN LOS AVIONES Y YATES?

El Diputado panista Raúl Gómez Ramírez confió en que después de la revelación del fallo del tribunal de EU, ahora sí se investigue al líder gremial que ha sido como “una sanguijuela” para Pemex.

“A ver si ahora sí es posible que la PGR investigue las cuentas y de dónde vienen los bienes de Carlos Romero Deschamps, que se ha escuchado aquí, que Pemex está mal porque se han comido todo, lamentablemente lo tengo que decir así, han sido las sanguijuelas de Pemex”, indicó el legislador del blanquiazul.

El 31 de julio del año pasado el Diputado Gómez Ramírez propuso un punto de acuerdo para pedir a la PGR que investigara a todos los líderes sindicales que manejan recursos del erario, a fin de promover la cultura de la rendición de cuentas. Casi un año después, el legislador no ha recibido respuesta de la PGR.

“No sé [por qué no se le investiga], por la cuestión política que les pudiera pegar a ellos, tal vez. Pero si te digo que es lamentable que otras autoridades, de otros países, sean quienes descubran esto, cuando es nuestra obligación, cuando nosotros solicitamos mediante un punto de acuerdo que se investigue y no le dan tramite. Es como una llamada a misa”, lamentó.

El pasado 31 de marzo de 2013, durante el debate en la Cámara de Diputados para pedir que el Presidente Enrique Peña Nieto hiciera pública su verdadera declaración patrimonial, pocos días después de la detención de la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, el Diputado panista Raúl Gómez Ramírez se manifestó con una pancarta para pedir que también se investigara a Romero Deschamps.

“Señor Presidente: Usted dijo que no había intocables… ¿Y Romero Deschamps qué??!!”, se leía en la pancarta.

De esta forma, el legislador exigió que no quedaran en la impunidad casos como el tristemente célebre Pemexgate, en el que se acusó a Romero Deschamps del desvío de mil 500 millones de pesos desde el sindicato que dirige a la campaña del entonces candidato presidencial priista Francisco Labastida Ochoa en el año 2000.

Casi año y medio después el legislador hizo la misma pregunta:

“¿Y Romero Deschamps cuándo? Tiene aviones, tiene yates, tiene todo, ¿de dónde? ¿de dónde? Ahí que se lo pregunte la PGR y que investigue de dónde salió todo eso”.

DESCHAMPS Y LA REFORMA ENERGÉTICA

El polémico líder del Sindicato petrolero también fue tema de discusión durante el debate de la Reforma Energética. Foto: Cuartoscuro

El polémico líder del Sindicato petrolero también fue tema de discusión durante el debate de la Reforma Energética. Foto: Cuartoscuro

Durante la discusión y aprobación del marco legislativo que propone la Reforma Energética, el nombre del Senador y líder del sindicato petrolero salió a relucir en diversos momentos, siempre bajo cuestionamientos sobre el sindicato que dirige y las canonjías de las que goza.

El que quizá más revuelo causó fue el dictamen para reformar la Ley Federal de Presupuesto y la Ley General de Deuda Pública, aprobado por mayoría de las comisiones unidas de Energía y de Presupuesto de la Cámara de Diputados, el pasado 25 de julio. Dicho dictamen plantea que el gobierno federal absorba una proporción del pasivo laboral de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo que significa que serán los contribuyentes quienes asuman esa deuda. En el caso de Pemex su pasivo laboral asciende a un billón 153 mil millones 301 mil pesos.

A raíz de la aprobación en comisiones de dicha propuesta, el pasado lunes 28 la figura de Romero Deschamps se volvió el tema principal en el debate en la Cámara de Diputados, donde legisladores perredistas cuestionaron que tengan que ser los ciudadanos quienes absorban los pasivos laborales de una instancia cuyo sindicato ha sido reiteradamente señalado por la opacidad que prevalece en sus finanzas y los lujos con que vive su líder.

Al respecto, la secretaria de Morena calificó como un atraco el que los mexicanos absorban los pasivos de Pemex, debido a que existe un enriquecimiento del dirigente sindical, que no ha sido explicado.

“Ahora resulta que gracias a los tribunales de Estados Unidos estamos conociendo la cantidad de bienes que tiene el señor, con su nombre o a nombre de sus hijos, los cuales aparentemente fueron adquiridos con recursos del sindicato, por si alguna duda cabía por un lado del enriquecimiento ilícito de Romero. Los líderes sindicales se han enriquecido con recursos del erario porque son castas que cobran el control que ejercen sobre los trabajadores”, dijo.

Asimismo, legisladores perredistas consideraron indignante que los mexicanos absorban como deuda los pasivos laborales, cuando existen muchas sospechas de que la cúpula sindical ha desviado recursos.

Pero más indignante aún, dijeron, es la certeza de que el gobierno federal no buscará a los responsables de que se haya perdido el fondo en Pemex para atender los compromisos laborales de la antigua paraestatal.

El proceso de discusión de la Reforma Energética comenzó el pasado 17 de julio en el Senado. Ese primer día de trabajos, Romero Deschamps abandonó el recinto legislativo y no participó en la votación del primer dictamen. De acuerdo con el diario Reforma, el coordinador de los senadores priistas, Emilio Gamboa Patrón, reveló que el líder petrolero se encontraba en la dirección de Pemex firmando la revisión salarial del contrato colectivo de trabajo.

Tres días después, Romero Deschamps signó, pero esta vez en la modificación que, de último momento, hicieron los senadores priistas, panistas y ecologistas, al dictamen de la Ley de Pemex, a fin de garantizar que el sindicato dirigido por él mantuviera sus privilegios.

Entre los cambios de última hora, que fueron firmados por el propio líder petrolero en su calidad de Senador por el PRI, se establecen cinco modificaciones para que se mantengan los contratos colectivos de trabajo de la paraestatal. Entre ellos, que el cambio jurídico en Pemex no deberá afectar los derechos de sus trabajadores, tanto activos como jubilados y pensionados. Asimismo que la empresa, sus organismos subsidiarios y filiales deberán tomar en cuenta la opinión del sindicato para mejorar la productividad y competitividad de la petrolera, y que la contratación, evaluación del desempeño y remuneraciones no será facultad de Pemex, sino que se deberá cumplir con el contrato colectivo de trabajo vigente.

Parte de las modificaciones a la Ley de Pemex –que no fueron cambiadas de última hora– fue la de sacar al sindicato petrolero del Consejo de Administración de la paraestatal, donde mantiene cinco de los 15 lugares que lo integran. La decisión había sido anunciada desde diciembre de 2013 y el Partido Acción Nacional había señalado entonces que ese punto era uno de los cambios “irreductibles” dentro de la Reforma Energética. No obstante que lo mantuvo y que se considera que su presión obligó al PRI a ceder en ese punto, en el último minuto el partido blanquiazul accedió a conceder cambios en la ley que garantizan la continuidad de las canonjías en el sindicato.

BAJO EL COBIJO DEL PRI

Romero Deschamps, el autor del Pemexgate. Foto: Cuartoscuro

Romero Deschamps junto con Francisco Labastida Ochoa. Foto: Cuartoscuro

El caso más conocido del apoyo que  el líder petrolero Carlos Romero Deschamps ha dado al Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el que milita desde 1961 y al amparo del cual ha sido cinco veces legislador, es el llamado Pemexgate, que consistió en el desvío de recursos del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) para apoyar la campaña del candidato priista Francisco Labastida Ochoa en la elección presidencial del año 2000. El Instituto Federal Electoral (IFE, ahora llamado Instituto Nacional Electoral) concluyó que se habían desviado al menos 500 millones de pesos y sancionó al PRI con una multa de mil millones de pesos.

Sin embargo, el antiguo dirigente sindical Mario Ross García también ha denunciado el supuesto uso de recursos de Petróleos Mexicanos y de su sindicato para la campaña de los candidatos priistas a puestos de elección popular, particularmente en Tabasco. En noviembre de 2010 incluso acusó que el dinero desviado de las cuotas sindicales de los trabajadores petroleros para financiar campañas políticas del PRI ascendían a un total de 2 mil 580 millones de pesos. Según Ross García, mil millones de ese monto se habrían usado para pagar la multa del PRI ante el IFE.

Ross García, quien preside el Movimiento Nacional de Petroleros y es detractor de los actuales dirigentes del sindicato petrolero, ha declarado a la prensa que cada una de las cinco secciones del sindicato en Tabasco posee cerca de 90 autobuses, que en tiempos electorales son usados para acarrear personas a los mítines del PRI y hasta para movilizar votantes el día de la elección.

Asimismo, Ross García, quien en los años noventa ocupó una diputación federal al cobijo del PRI, ha señalado en particular el caso de Tabasco, entidad donde se encuentra la sección 44 del sindicato petrolero, que alberga a la mayor cantidad de trabajadores petroleros en el estado.

En dicha sección sindical, quien fuera su secretario general durante varios años, José del Pilar Córdova Hernández, ocupó cargos de Diputado local y federal bajo el amparo del PRI. Asimismo, Jesús Zamudio Aguilera, secretario general de esa sección en 2012, también contendió ese año por una diputación federal por la coalición Compromiso por México, integrada por el PRI y el Partido Verde Ecologista de México. Actualmente, Córdova Hernández es uno de los cinco consejeros que representan al sindicato petrolero en el Consejo de Administración de Pemex, mientras que Zamudio Aguilera es su suplente como consejero