De acuerdo con Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), la Interpol y Fiscalía General de la República (FGR) han ubicado departamentos de Emilio Lozoya en Nueva York y Suiza.

El ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) habló con Quinto Elemento Lab; la entrevista se hizo por medio de un cuestionario. Mientras, Alonso Ancira estuvo ante un juez y allí planteó su inocencia.

Ciudad de México, 30 de julio (SinEmbargo).– Emilio Lozoya y Alonso Ancira reclamaron hoy, uno desde la clandestinidad y otro desde su prisión en España, que son víctimas de persecución por parte de las autoridades mexicanas.

Lozoya Austin, ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), dio una entrevista a Quinto Elemento Lab desde el lugar en el que se esconde de la Fiscalía General de la República (FGR), mientras que el dueño de Altos Hornos de México (AHMSA) habló frente a un juez en España.

El ex funcionario aseguró que las acusaciones formuladas en su contra son “un ataque político cobarde y sin fundamentos” para él y su familia. “Es un ataque político cobarde y sin fundamentos contra mí y mi familia, en ningún momento como funcionario público ni yo ni mi familia recibimos dinero alguno de empresas o personas, de tal forma niego cualquier acusación de corrupción”.

Emilio Lozoya y Alonso Ancira en la firma de un acuerdo con la Canacero. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

De acuerdo con la información difundida este martes, Emilio Lozoya dio respuesta a un cuestionario de nueve preguntas que le hicieron llegar el diario alemán Süddeutsche Zeitung y el medio suizo Tamedia, como parte de una investigación periodística realizada en conjunto con Quinto Elemento Lab.

Las declaraciones se hicieron llegar a través de su abogado, Javier Coello Trejo, el pasado sábado 27 de julio, es decir, tres días después de que agentes de la Interpol detuvieran a su madre, Gilda Margarita Austin y Solís, en Alemania.

“A mi madre se le acusa de que haya recibido dinero de alguna cuenta mía antes de que yo fuera funcionario público, ¿qué clase de delito es ese?”, dijo el ex encargado de la petrolera mexicana, quien es investigado por asociación delictuosa, operaciones con recursos de procedencia ilícita y cohecho, ligados con el caso de corrupción Odebrecht.

En la entrevista con Quinto Elemento Lab, negó categóricamente las declaraciones que hicieron tres altos funcionarios de la empresa brasileña en 2016, quienes confesaron a las autoridades de su país que lo sobornaron entre 2012 y 2014 con pagos por un total de 10.5 millones de dólares utilizando empresas offshore con cuentas bancarias en paraísos fiscales.

“He negado categóricamente los supuestos dichos de los brasileños. A cambio de sentencias reducidas pueden haber inventado lo que les convenía. Por motivos profesionales los conocí, como a las principales empresas de la región, antes de ser funcionario público”, reconoció Lozoya.

Emilio Lozoya también está implicado en un caso de sobornos por parte de la empresa Odebrecht, junto con el empresario mexicano Alonso Ancira, dueño de AHMSA y quien está detenido en España. Foto: Cuartoscuro

Cuando se le cuestionó sobre la presunta compra a sobre precio de una planta de fertilizantes, Javier Coello aclaró que esa acusación no tiene sustento, debido a que su cliente nunca participó en los comités para la aprobación de la transacción.

“El problema real es que desde que salí de Pemex, mis sucesores y la actual administración han propiciado una caída de más de 30% en la producción de gas en el país, por decisiones propias y erróneas, intentar culpar a alguien cuatro años después es absurdo”, destacó Emilio.

Respecto a la compra de una casa en la Ciudad de México en diciembre de 2012 con dinero de los presuntos sobornos de Odebrecht, aclaró que la propiedad se adquirió en realidad durante el mes de noviembre, es decir, un mes antes de que se convirtiera en funcionario público.

“¿Cómo se puede acusar de sobornos a una persona que no es funcionario público? Todo el dinero que se usó para la compra de dicho inmueble es producto de actividad empresarial de años de trabajo antes de ser funcionario público”, defendió.

Sobre la detención de su madre, Gilda Margarita Austin y Solís, destacó que durante la persecución política que sufre han atacado a su familia, como es el caso de su progenitora, quien es señalada por supuestamente haber recibido dinero de una de sus cuentas bancarias antes de que asumiera su cargo como servidor púbico.

En esta imagen de febrero de 2013 se observa a Carlos Romero Deschamps, líder del sindicato de petrolero, y Emilio Lozoya, ex director de Pemex. Foto: Iván Méndez, Cuartoscuro

“¿Qué clase de delito es ese? Además de los delitos que se nos imputan no ameritan prisión preventiva en México, pero a pesar de eso el Gobierno le mintió o se coludió con un juez en México para generar órdenes de aprehensión”, aseveró Lozoya Austin.

DEPAS EN SUIZA Y NY

Raúl Olmos, reportero de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), da a conocer hoy que en el rastreo financiero realizado en Europa, las autoridades mexicanas localizaron domicilios atribuidos al ex director de Pemex en Ginebra, Suiza, y en Nueva York.

“La Fiscalía General de la República ha identificado tres domicilios en Nueva York y uno en Ginebra, Suiza, vinculados a Emilio Lozoya y a su familia. La ubicación de los domicilios fue compartida a la Interpol, que apoya a la Fiscalía en la localización del ex director de Pemex para su detención”, dijo.

El ex Presidente Enrique Peña Nieto durante el anuncio de la construcción de 22 embarcaciones para Pemex en los astilleros de Salina Cruz, Oaxaca. Foto: Cuartoscuro

Olmos agrega que de acuerdo con información a la que tuvo acceso, la Fiscalía localizó un domicilio en Ginebra atribuido a Lozoya, cuando rastreaba los movimientos de una cuenta en el banco suizo Gonet & Cie de la que se realizaron transferencias para la adquisición de la residencia del ex director de Pemex en el fraccionamiento Lomas de Bezares, en la Ciudad de México en 2012, y de la mansión en Ixtapa a nombre de su esposa Marielle Eckes, en 2013.

“El dinero para adquirir ambas propiedades –según la pesquisa oficial- salió de una cuenta en Suiza que estaba a nombre de la empresa offshore Tochos Holding Limited, que la Fiscalía sospecha fue utilizada para triangular sobornos de Odebrecht y de Altos Hornos de México”, señala Raúl Olmos, de MCCI.

“En pedidos de colaboración con autoridades de Suiza, la Fiscalía pudo saber que los beneficiarios de Tochos eran Lozoya y su hermana Gilda Susana. Y en la información compartida apareció como supuesto domicilio de Lozoya el número 22 de la calle Jacques Grosselin, en Carouge, una pequeña ciudad del cantón de Ginebra, en Suiza”, precisó.

La Fiscalía también identificó que Lozoya aportó un domicilio en Nueva York en operaciones realizadas en la empresa JF Holding SA, constituida en Luxemburgo y en la que el ex director de Pemex participó como accionista.

“El domicilio en Nueva York atribuido a Lozoya es un departamento de lujo en el número 525 de West End Avenue, en el barrio Upper West Side de Manhattan, ubicado entre el Central Park y el río Hudson”, según el periodista.

El ex Presidente Peña Nieto y Lozoya Austin durante un recorrido por la Cumbre Mundial de la Energía del Futuro 2016. Foto: Presidencia, Cuartoscuro

ANCIRA NIEGA ACTOS DE CORRUPCIÓN

El empresario mexicano Alonso Ancira, conocido en su país como “el rey del acero”, negó este martes, ante un juez español, los delitos de corrupción y blanqueo, de los que es acusado en su país, y alegó que se trata de una persecución política.

Ancira, reclamado por México, se volvió a negar a ser entregado, así que el Magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz fijará una fecha para que un tribunal resuelva si se cumplen los requisitos para su extradición, informaron fuentes jurídicas a Efe.

El empresario fue detenido el 28 de mayo en el aeropuerto español de Palma, en la isla mediterránea de Mallorca, y ya se negó entonces a ser extraditado, al tiempo que pidió su libertad.

En ese momento ingresó en prisión por orden de Pedraz, que un mes más tarde le impuso una fianza de un millón de euros para salir de la cárcel. El empresario pagó esa cantidad y quedó en libertad el 1 de julio.

El juez impuso entonces a Ancira, que también posee la nacionalidad estadounidense, comparecencias en el juzgado cada dos días, prohibición de salir de España y retirada del pasaporte.

En México se enfrenta a acusaciones por delitos que causaron “grave daño patrimonial” a la compañía estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), según la Fiscalía.

Los delitos que se le atribuyen están relacionados con el supuesto sobreprecio de unos 500 millones de dólares en la venta de una planta de fertilizantes a Pemex en 2013, cuando esta empresa era dirigida por Emilio Lozoya Austin, sobre quien también pesa una orden de captura.

-Con información de EFE