“Vamos a respetar lo que decidió la Corte y vamos a defender el interés público” expresó el mandatario federal el pasado 30 de junio, un día después de la decisión de la SCJN.

Los recursos de reclamación ya fueron recibidos por la Corte federal que detuvo el 29 de junio, temporalmente, la aplicación de la política de la Sener.

Ciudad de México, 30 de julio (SinEmbargo).- El Ejecutivo federal presentó dos recursos de reclamación ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que impugnan la decisión del Ministro Luis María Aguilar Morales, tomada el 29 de junio, para suspender, de forma provisional, la nueva política de la Secretaría de Energía (Sener) que limita la producción eléctrica renovable de los privados.

La promoción del recurso de inconformidad con la política energética fue promovido por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece). Hoy, el Presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó las reclamaciones de inconformidad, que ya fueron admitidos por la SCJN.

De acuerdo con medios nacionales, las impugnaciones entregadas por el Ejecutivo en contra de los recursos de inconformidad y de facultad de atracción que la Cofece y el Gobierno de Tamaulipas interpusieron ante la Segunda Sala del tribunal supremo, aseguran que ninguna de las dos entidades se han visto afectadas por la nueva política de confiabilidad de la Sener.

El 30 de junio, el Presidente López Obrador expresó que la SCJN “le dio entrada a un recurso de las empresas particulares que generan energía eléctrica”, debido a que “no aceptan las nuevas condiciones que se están estableciendo para defender el interés público”.

“No es sólo un asunto el de que se esté modificando el procedimiento también que fue fraudulento de subir la energía a la red. Resulta que las hidroeléctricas de México no pueden subir la energía que producen sino hasta después de que suben la energía a la red nacional las particulares. Y todo esto con el argumento de que primero van las particulares porque no contaminan, porque generan energía con gas, con el viento, con el sol”, expuso.

El Presidente sostuvo que “las hidroeléctricas generan energía con agua y es la energía más barata y más limpia, pero resulta que las hidroeléctricas son de la Comisión Federal de Electricidad, son empresas públicas o son plantas públicas y como el plan era arruinar a la empresa pública, a la Comisión Federal de Electricidad, pues las hidroeléctricas están subutilizadas”.

“Vamos a respetar lo que decidió la Corte y vamos a defender el interés público. No le hace que nos lleve tiempo. Un año, dos, los cuatro años que estemos aquí si es que así lo decide el pueblo, pero no vamos a ser cómplices de corrupción. Fue mucho el saqueo, una cosa realmente exagerada”, finalizó.

FALLO DE LA SCJN

El efecto es de la decisión de la corte es “que se suspendan todos los efectos y consecuencias del Acuerdo por el que se emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 15 de mayo”.

Esta es la primera vez que la Suprema Corte reaccionó a la política de la Sener.

Durante junio, jueces federales suspendieron de modo indefinido este acuerdo y el del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), publicado el 29 de abril, tras un amparo de la asociación Defensa Colectiva y otro de Greenpeace y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

Con el argumento de garantizar la “confiabilidad” y “estabilidad” del sistema eléctrico, ambos acuerdos restringen las energías renovables por considerarlas “intermitentes” para priorizar a las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La Cofece, el organismo antimonopolios de México, impugnó la política de la Sener ante la SCJN porque “violenta los principios fundamentales de competencia y libre concurrencia ordenados en la Constitución”.

-Con información de EFE