El informe “Maternidad o Castigo. La criminalización del aborto realizado por Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)” expone que 4 mil 246 personas fueron denunciadas por el delito de aborto entre el año 2007 y 2016. Y en esa misma década 228 personas recibieron sentencia por ese ilícito.

Ciudad de México, 30 de agosto (SinEmbargo).– Una persona fue denunciada cada día en promedio por el delito de aborto en México en la última década, revela el informe “Maternidad o Castigo. La criminalización del aborto realizado por Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)”.

El estudio expone que en nuestro país unas 4 mil 246 personas fueron denunciadas por el delito de aborto entre el año 2007 y 2016. Las entidades que encabezan el número de denuncias son: la Ciudad de México (894), Baja California (466), Veracruz (416), Nuevo León (339) e Hidalgo (207).

Mientras que los cinco estados donde se presentaron más sentencias por el delito de aborto entre enero de 2012 y diciembre de 2016 son el Estado de México (38), Veracruz (38), Tamaulipas (19), Sonora (18) e Hidalgo (15).

En esos años en todo el país se abrieron 531 juicios penales por el delito de aborto, 228 personas fueron sentenciadas y 83 personas estuvieron en prisión preventiva y otras 53 en prisión definitiva.

Gráfico: GIRE

“La ley es arcaica y nos reafirma esta visión de que las mujeres su función es ser madre”, criticó Regina Tamés, directora de GIRE.

Pedro Salazar Ugarte, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, resaltó que el camino hacia la despenalización del aborto en el país es aún largo pero no imposible, por ejemplo, explicó que impulsar las reformas en cada entidad federativa en los códigos penales sería la ruta más ortodoxa y muy lenta.

Por lo que señaló que si los casos son llevados a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) “hay más oportunidades de generar acciones que permitan ampliar los derechos de las mujeres”.

Gráfico: GIRE

CRIMINALIZACIÓN

Según el informe, las mujeres que llegan a los centros de salud con un aborto en evolución son tratadas como sospechosas debido a la falta de voluntad política del Estado, así como de los estereotipos vinculados con la maternidad.

En ese contexto, resalta, las mujeres son criminalizadas por considerar el aborto como un delito y no como un servicio de salud.

Las mujeres en mayor situación de vulnerabilidad provienen de comunidad marginadas, contextos de violencia y falta de acceso a la información y servicios de salud reproductiva.

“Cómo es que el Estado invierte recursos para perseguir y tratar a las mujeres como marginales”, criticó Regina Tamés.

La mujeres, expone el documento, son denunciadas por el mismo personal médico sin haberles brindado la atención pertinente.

Gráfico: GIRE

Aunque el informe señala que aún cuando las mujeres no enfrenten un proceso penal que termine con una sentencia, la criminalización y del aborto repercute social y económicamente en su vida por tener que pagar una multa o fianza.

Expone además de que las mujeres son consideradas como homicidas por haber tenido un parto fortuito en el patio o la letrina e identifica un desconocimiento por parte de las autoridades, y en particular, por parte del personal de salud, que deriva en requisitos que obstaculizan e imposibilitan el acceso a los servicios legales de aborto y se criminalice a la mujer.

Por otra parte, la investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas ( CIDE), Ana Laura Maganoli, resaltó que ante la nueva composición política en los estados puede avanzarse hacia la despenalización del aborto en México: “Los 19 Congresos locales que tiene Morena sí tienen que cambiar el trato. Yo sí creo que podría ser una oportunidad para modificar alguna de las normas de las que habla el reporte del GIRE”, enfatizó.