Foto: Mutek México

“En nueve años, fuimos testigos del surgimiento de generaciones que ya no conocen otra situación que no sea la de vivir y comunicarse con la tecnología como modelo principal de vida. La gente de hoy vive mucho más informada que hace nueve años”, reflexiona Damián Romero, director general y artístico del Festival Mutek MX 2012 que arrancará el próximo 1 de octubre y donde hasta el 14, su principal discurso será el de presentar artistas innovadores y vanguardistas que utilizan la tecnología para desarrollar manifestaciones culturales. Entre ellas, la música, y sí, con un buen espacio dedicado a la música de baile.

RUTA MONTRÉAL-MÉXICO

Mutek MX es, de algún modo, la versión mexicana del original que sucede desde hace doce años en Montréal, Canadá.

“Creo que la principal diferencia entre el Mutek de Montréal y México es el contexto”, explica el director del festival, Damián Romero: “Cierto que ambos festivales involucran la idiosincrasia y el folklor de sus ciudades, evidentemente el contexto de construcción y audiencia es distinta en ambas sedes; Montréal es una ciudad muy civilizada culturalmente, exportan cultura, arte, innovación, vanguardia, desde luego música. Aquí, he de confesarlo, ha sido difícil poder realmente desarrollarlo como un festival de la ciudad, por cuestiones políticas, alcance, burocracias. Esto nos llevó a que de alguna manera Mutek se haya visto en la necesidad de parar en ese panorama, polémico y confuso de lo comercial. Construir ideas, y lograr que patrocinadores entiendan el festival y le entren, como fue el caso en este 2012 de Sony”.

Aunque está convencido que otra enardecida diferencia es la audiencia, dice Damián Romero: “Yo puedo presumir que los mexicanos somos mucho más eufóricos con las cosas que nos gustan y en la que queremos participar. Los mismos artistas que vienen a México se van felices, porque la gente aplaude y grita, si ven que algo les impresiona, la respuesta es muy emotiva”.

En México Mutek  arrancó en 2003 y sus ediciones no han parado hasta el día de hoy. Aunque los formatos han cambiado, Mutek es inherente a la tecnología como medio de expresión. En la ciudad de México empezó como una oferta discreta en cuanto audiencia y sedes (para 2012, Mutek podrá verse desde espacios culturales como el Centro de Cultura Digital que se ubica en ese malogrado monumento del bicentenario mexicano que es la Estela de luz, hasta espacios clásicos como el Teatro Fru Fru, entre muchos otros), alejado de las ideas masivas, y de que toda oferta atractiva sucede exclusivamente en la Ciudad de México.

NO TODO EN LA VIDA ES BEAT

Foto: Mutek México

En Mutek Mx, el concepto de música electrónica ocupa un segundo plano. Prefieren describirse a sí mismos como un espacio para la creatividad digital: Mutek Mx, Festival Internacional de Creatividad Digital y Música Electrónica.

La percepción de la gente a nivel popular de lo que puede ser música electrónica es algo que a Mutek no le interesa formar parte: “Muy probablemente sÍ tengamos que ver con eso de tocar ciertos nervios de lo que está pasando hoy en la música a nivel de importancia, por ejemplo, este año presentaremos a Scuba, y otras figuras del Reino Unido que de alguna manera, forman parte de la nueva ola imponentísima de música electrónica a nivel internacional, que están marcando tendencia, y en México es hasta cierto punto una novedad. Sonidos que tienen que ver con el Uk Bass, dubstep, algunos empiezan a colarse a los terrenos de lo comercial, un claro ejemplo de esto es Skrillex, que está agarrado de ese sonido o tendencia”, explica el director del festival Mutek.

Damián Romero recuerda: “Cuando empezamos a desarrollar el festival aquí en la Ciudad de México, era algo difícil de entender, desde la parte cultural, hasta la institucional. Nunca tuvimos un problema de afluencia, al contrario, el público que aumenta año con año ha sido una de las principales motivaciones que nos ha llevado a superar tantos obstáculos, pero si el entendimiento de la parte de construcción del festival, era casi nulo, teníamos que hacerlo casi con nuestros propios recursos”.

Lo interesante de Mutek es que surgió en una etapa, en que la música electrónica era opacada por dos cosas: la fatal decadencia de los raves (que derivaron en tocadas de goa trance repetitivas, predecibles y con un mediocre fetichismo por lo tribal, lo que estaba considerado antes como tendencia o novedad, el mismo trance o el minimal tecno por ahí del 2003, hoy es lo que suena en todos lados y es popular y no suene tan interesante) y un resurgimiento de las guitarras naive como los Strokes y los White Stripes.

“Si puedo creer que hace unos años, justamente cuando el indie tuvo un boom, un éxito inesperado, como que la electrónica si no desapareció del todo, parece que se opacó y al parecer, lo único que se percibía era música electrónica de manufactura que era prácticamente una basura. Pero creo que fue una consecuencia cíclica. Pero si algo estoy convencido es que hasta el más rockero termina escuchando música electrónica y hasta bailándola”, comenta Damián Romero.

Lo cierto es que el concepto de música electrónica es de lo más ambiguo, y qué bueno. Gracias a esta ambigüedad es que no todo se reduce a los tracks que se conciben para la pista de baile y sacudir los cuerpos conforme lo ordene la velocidad del beat. La capacidad de crear atmósferas y ambientes desde el software de cualquier laptop es suficiente para que una pieza puede considerarse electrónica, y que no necesariamente tiene que ser sonora. En Mutek apuestan por el arte electrónico.

Foto: Mutek México

“Mutek es completamente opuesto a la idea más simple y reduccionista de lo que pueda remitir un festival de música electrónica”, subraya Damián Romero. “Es un trabajo abordado desde muchas perspectivas y ensamblado con mucho cuidado, como si estuviéramos bordando un lienzo con hilo y aguja. Evidentemente hay una parte festiva nocturna, muy poderosa, con una propuesta pensada para el baile, pero también tenemos segmentos contemplativos,  académicos, de vanguardia y experimentales, como CICLO que serán documentales y películas intervenidas en vivo con piezas electrónicas obviamente, CIRCUITO, donde cinco clubes funcionarán simultáneamente con un artista invitado y diferente en cada uno de ellos, el CICLO ACADÉMICO que durará cuatro días en el que ofreceremos cursos y talleres (estamos al 10 por ciento de que se agoten las entradas), relacionados con esto de la música electrónica que no sólo es baile y estrobos, lo que quiero decir es que, por ejemplo, unas de las manifestaciones más actuales se están vienen del panorama inglesa, artistas indie/comerciales como James Blake o The XX, están jalándose, o influenciándose de las escenas más subterráneas de Inglaterra, y quizás es ese underground desconocido  lo que nos interesa presentar en Mutek, un claro ejemplo de esta tendencia subterránea inglesa es el último disco de remixes de Radiohead, en dónde están presentes todas esas figuras que representan para Radiohead lo que hoy es la vanguardia en música electrónica”.

A lo largo de nueve años de Mutek, se ha esforzado, literalmente, en no ser un espacio para el lugar más común y elemental del sampler,  mucho menos ensamblar un line up de artistas en base al compromiso, o a la tendencia fashionista mediática. En muchos sentidos y a lo largo de sus nueve años, Festival Mutek ha caminado con una propuesta que no ha sido competida.

“No lo digo por soberbia, o que Mutek es tan complejo que raya en lo inigualable. En lo personal , percibo un fenómeno con el resto de los festivales que suceden en la Ciudad de México y es que se enfrascan en tratar de copiar un modelo muy similar, competirse a los mismos artistas, presentarlos casi del mismo modo. Parece que tienen cierta obsesión con que si no hay una cabeza importante, de renombre, entonces el festival no funciona. A mí el resto de los festivales que se dan en la Ciudad de México me gustan mucho, no creo que nosotros seamos el mejor, pero si que nuestro modelo, itinerante, de siete días o más, docenas de actividades, locaciones, esto último es muy importante, llevamos tres años, por ejemplo, haciendo sinergias con el Festival Internacional Cervantino, de ahí que Guanajuato es nuestra sede alterna. Muchas cosas pasando al mismo tiempo, programación académica muy bien armada de cuatro días. Creo que el festival con el que tenemos similitudes son con nuestros amigos de Aural”, explica Damián Romero.

Mutek selecciona a sus artistas no basados en el éxito o la demanda, sino en la delantera que estén generando en este instante. Los invitados forman parte de programas satelitales completamente distintos, con una curadurías específica y un slogan de identificación.

Gran porcentaje de  la gente que va a Mutek, va a descubrir artistas, no tanto a seguirlos, como es común que suceda en las huestes indies.

UN FESTIVAL ACCESIBLE

Foto: Mutek México

No son tiempos como para derrochar dinero, aún cuando se trate de tus artistas favoritos.

Un festival en México ronda entre los 900 y los 1400 pesos, más lo que se antoje dentro, comida o cervezas. Sin contar que no todo el tiempo son festivales, es decir que los artistas se presentan por separado, lo que aumenta el número de boletos a gastar y desde luego los precios varían considerablemente.

El espíritu de ser un festival artesanalmente electrónico, aún persiste nueve años después. De  acuerdo con Romero y sus organizadores, una cosa que Mutek siempre ha querido mantener, desde su primeras ediciones, es que fuera un festival democrático, por ejemplo, para esta edición del 2012, el 60% de los eventos son gratuitos, y se hicieron esfuerzos para que aquel 40% restante, aquellos programas para los que haya que comprar un boleto, el costo no supere los 200 pesos por boleto, “lo que nos interesa es acercar el festival a la gente, un festival de la ciudad para la ciudad”, asegura Damián Romero.

………………………………………………………………………………………………………………

EN LA ESTELA DE LUZ

Mutek MX arrancará este 1 de octubre con un performance gratuito del británico  Holly Other  en el Centro de Cultural Digital ubicado en la Estela de Luz de la Ciudad de México a las ocho de la noche.

………………………………………………………………………………………………………………

LO IMPERDIBLE

Andrew Weatherall

El genio inglés que le quitó la peste de frívolo al clubbing. Exquisito visionario y voyeur en eso de que el rock y la secuencias de baile hagan el amor con extrema cadencia.

 Antiguo Autómata Mexicano

Experimentación sonora regiomontana. México que no lo pide nada a los ingleses.

Scuba

Para los eruditos, o los clavados, el dubstep ha muerto. Lo de hoy es el postdubstep, que es lo que en teoría produce convulsamente Paul Rose, a.k.a Scuba, que cimbrará con potentes bajos la ciudad de Guanajuato.

Laurel Halo

Algo así como retazos vintage hecho deseo y sudor, desde ecos de new age, sintetizadores Roland en la mejor tradición synth y caprichos jazz.

AntiVJ Presents 3Destruct V2

Instalación en donde imágenes y sonido sincronizan nuevos espacios para interactuar en medio de ellos, y la percepción humana termina siendo un elemento más de las obras de este colectivo inglés/francés.