Los hoy galardonados recientemente recibieron el Premio Nacional de Periodismo por el reportaje sobre la propiedad multimillonaria de la familia presidencial.

Aristegui y su equipo gana el premio García Márquez

La periodistas resaltó la contradicción entre este reconocimiento y el hecho de haber sido despedidos por la publicación del mismo. Foto: Captura de pantalla

Ciudad de México, 30 de septiembre (SinEmbargo).– Carmen Aristegui, Rafael Cabrera, Daniel Lizárraga, Irving Huerta y Sebastián Barragán fueron galardonados hoy con el Premio Gabriel García Márquez en la categoría de Cobertura por el reportaje “La casa blanca de Enrique Peña Nieto”, publicado en Aristegui Noticias, sobre la lujosa residencia de la familia presidencial.

La noche de este miércoles Aristegui y su equipo, a excepción de Irving Huerta quien no asistió a la ceremonia, recibieron el premio en el Orquideorama del Jardín Botánico de Medellín, Colombia, de la mano de su colega Claudia Palacios, conductora de CNN.

Durante su discurso, Aristegui aseguró que este premio es una motivación para seguir adelante y que el caso de la “casa blanca” es una muestra del rompimiento de los límites entre el poder político y el empresarial.

“Es un botón de muestra del tipo e cosas que pueden ocurrir en un país en donde se rompen las fronteras entre el poder político y los beneficios que se pueden obtener”, dijo la conductora.

“Esta casa, millonaria, en posesión del Presidente de México [Enrique Peña Nieto] y su familia, es un escándalo por los cuatro costados que no ha podido ser explicada por el Presidente”, agregó.

La periodistas mexicana resaltó además la contradicción entre el que sean reconocidos por su reportaje y el hecho de que hayan sido despedidos de su noticiero en MVS.

“Este es un caso en donde los periodistas hoy somos reconocidos, pero que estamos fuera del aire del espacio radiofónico donde debió compartirse esta información”, resaltó.

Respecto al anuncio que hizo hoy por la tarde sobre su demanda en contra del Estado Mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por “obstrucción a la justicia” en el litigio que mantiene con grupo MVS, Aristegui dijo que se vio obligada después de que bajo “argucias” legales no se aceptó su amparo en la Corte mexicana.

“Acudimos a la justicia mexicana para pedirle amparo planteando que un grupo empresarial concesionario de un bien público no tiene derecho a censurar […]. No aceptamos condiciones humillantes por la empresa concesionaria (MVS) de un bien de la sociedad mexicana”, puntualizó.

“A los periodistas, si nos niegan la libertad para informar, tenemos el derecho a reclamar”, enfatizó.

La entrega del Premio Gabriel García Márquez celebra su tercera edición y volvió a congregar a lo más selecto del oficio en un festival que concluirá mañana tres días de encuentros y conferencias en las que se divulgaron propuestas periodísticas de más de una decena de países.

Javier Sinay se impuso en el apartado de Texto por su crónica “Rápido, furioso, muerto”, que relata en la revista Rolling Stone argentina la muerte de Axel Lucero, un joven de 16 años obsesionado por las motos que murió al tratar de robar la moto de un policía en Buenos Aires.

Su compatriota Laura Zommer, junto al equipo de Chequeado, ganó en la categoría de Innovación por su portal “Chequeado.com“, el primer medio independiente de América Latina dedicado al “fact-checking” o verificación del discurso de políticos, economistas, empresarios y líderes sindicales y sociales, entre otros.

La última categoría, Imagen,  se lo llevó el chileno Tomás Munita por su serie “Vaqueros Extremos”, publicada en National Geographic, en la que retrata a los gauchos bagualeros, quienes se dedican a recuperar el ganado salvaje de la Patagonia con un durísimo trabajo considerado en vías de extinción.

El pasado 11 de septiembre, Aristegui y su equipo fueron galardonados, por el mismo reportaje, con el Premio Nacional de Periodismo 2014 en México.

En esa ocasión, la periodista sostuvo que el reconocimiento es un mensaje para decir “no” a la censura, y el cual obliga a elevar la exigencia a aquellos que “han decido no explicar el mensaje, sino matar al mensajero”.

“Queremos entender que el premio reconoce nuestro trabajo […] que dice no a la censura, que dice sí a la libertad de expresión”, dijo la periodista. “Que este premio nos obligue a elevar nuestra exigencia a aquellos que han decido no explicar el mensaje, sino matar al mensajero”, agregó en esa ocasión.

– Con información de EFE

promo-la-casa-blanca