El Presidente reconoció que ese tipo de actos no representan a alguien revolucionario, debido a que “un revolucionario es el que quiere cambiar un régimen de opresión, de injusticias, de privilegios; un revolucionario es el que busca una transformación. Y hay formas de transformar: por la vía violenta, por las armas o por la vía pacífica; pero, aunque se trate de transformar por la vía violenta, el objetivo es cambiar al régimen, transformar. Nosotros optamos por la vía pacífica para transformar”.

Ciudad de México, 30 de septiembre (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró esta mañana que el Gobierno federal no va a caer en provocaciones, luego de los diferentes actos violentos que se han registrado en las marchas realizadas recientemente en la Ciudad de México.

“Vamos a tener vigilancia. Les adelanto, no vamos a caer en ninguna provocación, nada de dar excusas a quienes buscan eso, provocar. Están queriendo que haya choques, no lo van a conseguir, no lo van a conseguir.Y repito, esas actitudes no son de izquierda, son de derecha”, dijo en su conferencia de prensa matutina.

El mandatario consideró que quien participa en los “choques” no está en favor del pueblo ni de las causas justas, sino de la opresión y el autoritarismo, “incluso están a favor de los explotadores los que participan en actos de violencia, le están haciendo el juego a los conservadores y no vamos nosotros a caer en esa provocación“.

AMLO responde a los cuestionamientos de la prensa la mañana de este lunes. Foto: Gobierno de México

Desde Palacio Nacional, informó que durante la marcha del próximo 2 de octubre, para recordar el Movimiento Estudiantil de 1968, habrá vigilancia para los ciudadanos, los comercios y los edificios históricos de la capital del país.

“Van a llevar a cabo un plan con ese propósito. Y que nos ayuden, ustedes nos pueden ayudar muchísimo. Ustedes saben cuándo actúan llevan a cabo un acto, un destrozo, y ahí van todos los medios, porque eso es lo que quieren, es propaganda; no es que no vayan los medios, sino nada más estar conscientes de que eso es lo que buscan, o sea, el que estemos hablando de estos temas cuando la verdad son 100, 200 compañeros, compañeras, unos desinformados, otros muy ideologizados en extremo, es cuando los extremos se tocan”, señaló.

Asimismo, el Jefe del Ejecutivo federal afirmó que eso no no tiene nada que ver con el anarquismo, ya que se trata de una corriente de pensamiento responsable, que enfrentó al régimen, pero con propuestas y que estaba a favor de la educación del pueblo.

“El que quiere destruir una librería pues no puede ser anarquista. El que quema, pues tampoco. El que le causa daño a otro ser humano, pues tampoco puede ser considerado anarquista. Entonces, hay que ver este asunto y que todos ayudemos”, aseveró.

López Obrador reconoció que ese tipo de actos no representan a alguien revolucionario, debido a que “un revolucionario es el que quiere cambiar un régimen de opresión, de injusticias, de privilegios; un revolucionario es el que busca una transformación. Y hay formas de transformar: por la vía violenta, por las armas o por la vía pacífica; pero, aunque se trate de transformar por la vía violenta, el objetivo es cambiar al régimen, transformar. Nosotros optamos por la vía pacífica para transformar”.

El tabasqueño reiteró que es responsabilidad de las autoridades cuidar a los ciudadanos y garantizar que no haya represión. Foto: Gobierno de México

“Si consideran que está mal lo que nosotros estamos llevando a cabo, que no es suficiente, pues entonces a trabajar a las comunidades, a trabajar en las colonias, en las fábricas, a la lucha social, a la organización, a construir el poder desde abajo y para todos; pero eso no es taparse la cara y estar tirando petardos, eso es ir a hacer consciencia en el pueblo: informar, orientar, concientizar, organizar hasta que la gente, que es la que define, toma la decisión. El pueblo es el motor del cambio”, dijo frente a los medios de comunicación.

Además, el tabasqueño reiteró que es responsabilidad de las autoridades cuidar a los ciudadanos y garantizar que no haya represión.

“Y además la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, es de primera, viene del movimiento estudiantil, incapaz de reprimir ningún movimiento de protesta, nada que ver con los gobiernos represores que se han padecido en nuestro país. Eso es Claudia. Entonces, es una garantía de que va a buscarse la mejor forma posible. Y también que no se le dé tanta importancia a quienes gritan ahora de que hace falta la mano dura y luego van a gritar de que hay autoritarismo, porque están en otro papel o tienen otro propósito, que también es legítimo, es la oposición”, indicó.

También pidió a quienes vayan a participar en la marcha del 2 de octubre que actúen de manera pacífica y responsable, con el objetivo de no afectar a otras personas, a los comercios aledaños o al patrimonio histórico.

El Jefe del Ejecutivo federal afirmó que eso no no tiene nada que ver con el anarquismo, ya que se trata de una corriente de pensamiento responsable, que enfrentó al régimen, pero con propuestas y que estaba a favor de la educación del pueblo. Foto: Gobierno de México

“Todos tenemos que decir: No a la violencia y llamar a todos los que deseen manifestarse, que lo hagan de manera pacífica, están garantizadas las libertades, el derecho de manifestación.
No somos un Gobierno represor, nosotros surgimos para que nunca más se reprima al pueblo, que nunca más sucedan hechos tan lamentables como la represión del 2 de octubre del 68 a los estudiantes. Nosotros llegamos aquí para que no se repitan esos hechos, este no es un Gobierno autoritario·, subrayó.

“Y pedirles a todos los participantes que nos ayuden para que, si se infiltran provocadores, los aíslen y los mantengan separados. Nosotros, que venimos de oposición, sabemos de cómo se puede evitar que actúen provocadores: con organización, bastante organización de los manifestantes”, finalizó.