Río de Janeiro, 30 oct (dpa) – El ex nadador estadounidense Michael Phelps, quien a lo largo de su carrera se alzó con un récord absoluto de 22 medallas olímpicas -18 de ellas doradas- reiteró hoy en Brasil que no competirá en los Juegos de Río de Janeiro 2016.

“Estaré acá con todos Ustedes, pero no para competir, salvo si en los próximos tres años me convierto en golfista profesional”, bromeó el astro de las piscinas durante una visita a la villa olímpica inaugurada en el complejo de favelas de Alemao, en Río, donde sostuvo un encuentro de media hora con niños y jóvenes de la comunidad.

La visita de Phelps a la favela que fue la más violenta de Río hasta hace dos años, cuando fue ocupada por un operativo policial-militar, se realizó durante un rápido paso de 24 horas del ex nadador por la ciudad brasileña, organizado por uno de sus patrocinadores.

El “supercampeón” arribó a la comunidad puntualmente a las 10:00 hora local, pero debió esperar por más de 45 minutos en una camioneta por la llegada de autoridades locales que deberían acompañarlo en la cita.

El gobernador de Río, Sergio Cabral, y el alcalde Eduardo Paes habían sido invitados, pero al final no comparecieron, y enviaron en su lugar a sus respectivos secretarios de Deporte, Romario Galvao y Marcia Lins. Esta última arribó al complejo de Alemao casi una hora después del horario programado.

Phelps, sin embargo, no dio muestras de que estuviera molesto por los retrasos y, con una sonrisa ancha, se metió en la piscina de la villa olímpica conjuntamente con los niños y jóvenes de la comunidad, con quienes se comunicó más por gestos que por palabras.

Durante poco más de 20 minutos, el astro dio una “clase” sobre técnicas de natación y aconsejó a los niños a seguir en búsqueda de sus sueños, pese a los obstáculos.

“Cuando yo empecé, nadaba en una piscina de cuatro carriles con 25 otros niños. Tenía que eludirlos para poder ir más rápido. Todo es posible cuando uno realmente lo quiere”, expresó.

La victoriosa carrera deportiva de Phelps terminó el 4 de agosto de este año, cuando el nadador de 27 años sumó en la final de 4×100 estilos de Londres 2012 su vigésimo segunda medalla olímpica y se confirmó como el deportista más exitoso de la historia de los Juegos.

En la noche de ese mismo día, ratificó su decisión de dejar la natación: “De alguna manera logré cada cosa que me propuse, y si puedes decir eso de tu carrera, no hay por qué seguir. Es tiempo para cosas nuevas”, dijo el astro, quien agregó: “Hay otras cosas que quiero hacer en mi vida en lugar de quedarme mirando todo el tiempo una línea negra”.

Durante la visita a Río, Phelps comentó que actualmente se dedica al golf como “hobby”, lo que no excluye que lo haga con su espíritu competitivo: “Quiero aprender más de este juego y mejorar. Soy muy competitivo. Tengo el mejor técnico, un gran maestro, y espero que dentro de un año pueda ganarles a mis amigos”.