El Jefe del Ejecutivo federal detalló que la familia que recibió la vacuna contra la COVID-19 en un hospital del Estado de México está conformada por un médico, su esposa, y una o dos de sus hijas.

Ciudad de México, 30 de diciembre (SinEmbargo).– El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer la mañana de este miércoles que ya se abrió una investigación sobre el caso de una familia que recibió la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer y BioNTech en un hospital de Rayón, en el Estado de México, pese a que actualmente sólo se aplican las dosis al personal de salud de los hospitales que atienden a pacientes con el nuevo coronavirus.

“Ayer una compañera, Daniela, hizo una denuncia porque en un hospital de Rayón, en el Estado de México, se había vacunado una familia. Se le echaba la culpa al Ejército porque se trataba de personal militar. Se hizo la investigación y en efecto, una familia a la que no le correspondía la aplicación de la vacuna llegó y con influyentismo se vacunó. Un médico, su esposa, creo que una o dos de sus hijas. No voy a hablar de los nombres porque eso va a corresponder a la investigación que ya se inició para castigar esta irregularidad, este abuso”, dijo.

Según la prensa local, el médico vacunado es José Rogel Romero, director del hospital Adolfo López Mateos, ubicado en la ciudad de Toluca, quien no trabaja en primera línea de atención al coronavirus.

Desde el salón Tesorería de Palacio Nacional, el mandatario volvió a hacer un nuevo llamado a la gente para que le ayude a denunciar “estos abusos porque no es un asunto de una sola mujer, de un solo hombre, de un solo servidor público o de un grupo. Es asunto de todos para poder frenar, detener, cortar de tajo con el influyentismo que es un vicio, un mal hábito que viene de lejos”.

“Tenemos que luchar todos por una sociedad mejor, sin injusticias, sin prepotencia, sin trampas. Todos tenemos que ayudar y que se sepa que es inmoral el saltarse o brincarse la fila, es una inmoralidad si no nos corresponde, si hemos decidido de acuerdo con las recomendaciones de los expertos que lo primero es vacunar al personal de salud que está en los hospitales COVID”, subrayó.

Durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador recordó que luego se inoculará a los adultos mayores porque con ello se evita “el 80 por ciento de la mortalidad, de los fallecimientos. Por eso se decidió que la población preferente después de los trabajadores de la salud, sean los adultos mayores. Son los más vulnerables, por eso vamos a vacunar a los de mayor edad primero. Y en tercer lugar o en un tercer momento a enfermos crónicos”.

Asimismo, agregó que el cuarto grupo de la población en ser vacunado es en el que se encuentran los maestros que se vayan “incorporando al sistema de educación presencial en los estados donde no tengamos mucha incidencia de la pandemia, estados con Semáforo Verde”.

“Que todos ayudemos para que no haya influyentismo, ni predomine el poder político ni económico. También volver a dejar de manifiesto: si empresas quieren comprar la vacuna y distribuirla en México, no hay ningún obstáculo. Sólo se va a solicitar, este fue un acuerdo que ya se tuvo, que presenten su escrito, su petición y que anexen el contrato de compra de la vacuna. Desde luego debe tratarse de una vacuna autorizada por las autoridades médicas sanitarias de los países donde se están aplicando esas vacunas y autorizada en México”, añadió el Presidente.

El plan de vacunación de México arrancó el pasado 24 de diciembre con pocas dosis que están siendo suministradas sólo al personal médico que atiende a enfermos de COVID-19 en el área metropolitana de Ciudad de México y en los norteños estados de Coahuila y Nuevo León.

México se convirtió el 24 de diciembre en el primer país latinoamericano en aplicar la vacuna de Pfizer, al suministrarla a tres mil trabajadores sanitarios.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa de este miércoles.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa de este miércoles. Foto: Daniel Augusto, Cuartoscuro

El plan del Gobierno prevé haber vacunado a finales de enero a 700 mil trabajadores de la salud con las dosis de Pfizer, y posteriormente vacunar al resto de la población, de 130 millones de habitantes, según edades y enfermedades crónicas, mediante las vacunas de Pfizer, CanSino y AstraZeneca.

Con 1.4 millones de contagios y 123 mil muertos, México es el cuarto país del mundo con más fallecidos por la pandemia, por detrás de Estados Unidos, Brasil y la India.

-Con información de EFE