Se prevé que varios países dependan de la vacuna de Oxford-AstraZeneca debido a su bajo costo, disponibilidad y fácil uso. Puede mantenerse en refrigeradores en lugar de los ultra congeladores que por lo general requieren otras vacunas. La compañía ha dicho que venderá cada dosis en 2.50 dólares y planea fabricar unas tres mil millones de dosis antes de que concluya 2021.

Ciudad de México, 30 de diciembre (SinEmbargo/EFE/AP).– La aprobación de la vacuna de AstraZeneca en Gran Bretaña tiene un rebote hasta México. Esta mañana, el Presidente Andrés Manuel López Obrador no pudo ocultar su beneplácito al anuncio de que ha superado las apruebas. La razón es evidente: ya está llegando la de Pfizer-BioNTech y está por arribar la del laboratorio chino CanSino, la primera de dos dosis y la segunda de una, pero la mayor apuesta está con el socio de la Universidad de Oxford en la que participa, además, el Gobierno inglés.

Las noticias para Gran Bretaña son, sin duda, buenas. Es uno de los países más afectados del mundo. Pero para México, esas mismas noticas son excelentes. Aquél país tiene otras opciones y para los mexicanos AstraZeneca es no sólo una de las apuestas, sino la gran apuesta. En ese laboratorio se tiene tanta esperanza que se contrataron casi 80 millones de vacunas.

Desde su conferencia matutina con la prensa, López Obrador celebró que Reino Unido haya aprobado el uso de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, y aseguró que las primeras dosis del fármaco británico llegarán al país en marzo.

“Ya tenemos contratos para que llegue esa vacuna a partir de marzo, en cantidades suficientes. Fue aprobada ayer en Londres, cosa que nos da mucha seguridad, mucha tranquilidad para tener el número de vacunas suficientes. No vamos, creo yo, a padecer de falta de vacunas”, expresó el mandatario en Palacio Nacional.

Los reguladores del Reino Unido aprobaron el uso en el país de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, la segunda que entra en el programa de inmunización contra el coronavirus, después de la de Pfizer-BioNTech, que se aplica en Gran Bretaña desde el 8 de diciembre.

“Nos dio mucho gusto que el Gobierno del Reino Unido haya aprobado ya la vacuna de AstraZeneca”, reiteró Andrés Manuel, quien recordó que México, Argentina y la Fundación Carlos Slim tienen un acuerdo para distribuir la vacuna británica en América Latina y el Caribe.

El plan de vacunación de México arrancó el pasado 24 de diciembre con pocas dosis del fármaco de Pfizer-BioNTech, que están siendo suministradas sólo al personal médico que atiende a enfermos de COVID-19 en la Ciudad de México, Estado de México, Querétaro y en los estados norteños de Coahuila y Nuevo León.

El plan del Gobierno prevé haber vacunado a finales de enero a 750 mil trabajadores de la salud y comenzar a vacunar de forma gratuita y gradual al resto de la población, de 130 millones de habitantes, en función de las edades y de enfermedades crónicas.

Para ello, México confía en los contratos de precompra de 34.4 millones de vacunas de la estadounidense Pfizer, 77.4 millones de la británica AstraZeneca y 35 millones de la china CanSino, pero estas dos todavía no han sido autorizadas para su uso en México.

Según el Presidente, se habrán recibido 1.4 millones de Pfizer en enero, mismo mes en el que comenzarán a llegar las vacunas de CanSino, mientras que la de AstraZeneca lo harán a partir de marzo.

La vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford es la segunda en aprobarse de emergencia en el Reino Unido. Foto: AP.

La compra de vacunas está por ahora monopolizada por los gobiernos, pero algunas empresas mexicanas ya han mostrado su voluntad de poder comercializarla a partir del próximo verano.

“Si empresas quieren comprar la vacuna y distribuirla en México no hay ningún obstáculo. Sólo se va a solicitar, este fue ya un acuerdo que se tuvo, que presenten su escrito, su petición y que anexen el contrato de compra de la vacuna”, adelantó el Jefe del Ejecutivo federal el pasado 27 de diciembre.

RU APRUEBA SEGUNDA VACUNA ANTICOVID

Gran Bretaña autorizó este 30 de diciembre el uso de emergencia de una segunda vacuna contra la COVID-19, convirtiéndose en el primer país en dar luz verde a una inyección de uso más sencillo y que sus desarrolladores esperan que se convierta en la “vacuna para el mundo”.

El Departamento de Salud indicó que había aceptado la recomendación de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Médicos para autorizar la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica británica AstraZeneca.

Gran Bretaña ha adquirido 100 millones de dosis de la vacuna y planea iniciar con su administración en los próximos días. Cientos de miles de personas en Reino Unido ya recibieron una vacuna distinta, desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y su aliado alemán BioNTech.

El director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, dijo “hoy es un día importante para millones de personas en el Reino Unido que tendrán acceso a esta nueva vacuna. Ha demostrado ser efectiva, bien tolerada y más fácil de administrar, y es suministrada por AstraZeneca sin lucro”.

“Quisiéramos agradecer a nuestros colegas en AstraZeneca, la Universidad de Oxford, al Gobierno británico y a las decenas de miles de participantes de los ensayos clínicos”, agregó.

El Gobierno británico dijo que con la vacuna de AstraZeneca la prioridad sería administrar una sola dosis a la mayor cantidad posible de personas, lo que se cree que ofrece una enorme protección en contra del virus. Foto: AP.

Los resultados parciales de los estudios en casi 24 mil personas en Gran Bretaña, Brasil y Sudáfrica dejan entrever que la inyección es segura y tiene una efectividad de alrededor del 70 por ciento en evitar enfermedades por una infección de coronavirus.

La efectividad no es tan elevada como la de otras posibles vacunas, pero Soriot declaró recientemente al diario Sunday Times que confiaba en que la vacuna demuestre que es tan efectiva como la de compañías competidoras.

Se prevé que varios países dependan de la vacuna de Oxford-AstraZeneca debido a su bajo costo, disponibilidad y fácil uso. Foto: EFE.

Las vacunas contra el coronavirus habitualmente se han estado administrando en dos dosis, una inyección inicial y un refuerzo administrado unas tres semanas después.

Pero el Gobierno británico dijo que con la vacuna de AstraZeneca la prioridad sería administrar una sola dosis a la mayor cantidad posible de personas, lo que se cree que ofrece una enorme protección en contra del virus. Indicó que primero se inyectaría a la población en mayor riesgo, y que todos recibirían una segunda dosis unas 12 semanas después de la inyección inicial.

“La campaña comenzará el 4 de enero y realmente se acelerará en las primeras semanas del próximo año”, dijo el Secretario de Salud de Gran Bretaña Matt Hancock en declaraciones a Sky News.

Se prevé que varios países dependan de la vacuna de Oxford-AstraZeneca debido a su bajo costo, disponibilidad y fácil uso. Puede mantenerse en refrigeradores en lugar de los ultra congeladores que por lo general requieren otras vacunas. La compañía ha dicho que venderá cada dosis en 2.50 dólares y planea fabricar unas tres mil millones de dosis antes de que concluya 2021.

“Tenemos una vacuna para el mundo”, dijo uno de los líderes del estudio, el doctor Andrew Pollard, de la Universidad de Oxford.