Los acontecimientos más graves que se han vivido durante las últimas 24 horas han sido la muerte de una persona que fue atropellada por un autobús robado en Santiago y la muerte cerebral de un joven de 24 años que fue alcanzado por una bala en la cabeza.

Santiago, 31 Ene. (EuropaPress).- Chile ha experimentado este jueves una de sus noches más violentas de los últimos meses, cuando las protestas después del atropello mortal de un agente de Carabineros contra un aficionado de Colo Colo acabó derivando en una oleada de furia y excesos a nivel nacional, registrándose al menos un muerto, otra persona en coma, 46 carabineros heridos, seis saqueos, 96 situaciones de desórdenes públicos, tres gobernaciones oficialmente dañadas y 124 personas detenidas hasta el momento.

El Cuerpo de Carabineros ha manifestado que se trata “sin duda de la jornada más violenta de 2020”, a la par, ha explicado, de “los peores momentos del mes de octubre del año pasado”, en referencia a los días en los que dieron comienzo las protestas masivas contra las medidas económicas del Gobierno del Presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Los acontecimientos más graves que se han vivido durante las últimas 24 horas han sido la muerte de una persona que fue atropellada por un autobús robado en Santiago y la muerte cerebral de un joven de 24 años que fue alcanzado por una bala en la cabeza, de la que aún no se conoce su origen, cuando se manifestaba en frente de una comisaría de la capital chilena.

El joven, que responde al nombre de Kevin Moreno, se encuentra grave, pero estable, según un primer parte médico difundido por el hospital en el que ha sido ingresado, tras haber recibido el impacto de un proyectil, el cual ya está siendo buscado por la Policía para averiguar su origen.

“Estos actos tienen consternados a todos. No es aceptable tener estos niveles de violencia. La gente está cansada de lo que ocurre y nosotros estamos por contribuir a un mejor clima”, ha aseverado el jefe Carabineros de la Región Metropolitana, el general Enrique Bassaletti.

El origen de los alborotos masivos por todo el país podría situarse, según ha sugerido el periódico chileno La Tercera, en el descontento social que ha producido la muerte de Jorge Mora, quien falleció tras ser arrollado por un vehículo de Carabineros en medio de los incidentes que se produjeron a la salida del partido que disputaban en el Monumental de Santiago, Colo Colo contra Palestinos.

Este miércoles se celebró una manifestación a las afueras del estadio para protestar no sólo por la muerte de este aficionado, sino también por la decisión de la Justicia de exonerar de cualquier cargo al agente de Carabineros autor del atropello que le produjo a la víctima un “politraumatismo esquelético visceral” que finalmente resultó ser mortal.

En cuanto a las reacciones del Gobierno, el Subsecretario del Ministerio de Interior, Juan Francisco Galli, ha hecho un llamamiento para “terminar con la violencia, pues causa dolor y destrucción” y ha querido separar la violencia que se ha producido durante la última noche “del lamentable atropello de Jorge Mora”.

“Como dijo la Fiscalía y el tribunal, fue una negligencia motivada por el contexto de la violencia con la que fue atacado el camión”, pues de acuerdo con la Jueza que instruyó el caso, Andrea Acevedo, el vehículo en el que Carabineros transportaba los caballos que utiliza en estos eventos deportivos tuvo que huir ante los ataques que estaba recibiendo por parte de las personas que se encontraban en los aledaños del Monumental.

“Aquí debe haber sólo una lectura: un llamamiento para terminar con la violencia”, ha defendido Galli.

EL GOBIERNO CONFIRMA AL JEFE DE CARABINEROS EN EL CARGO

Por otro lado, el Ministro del Interior, Gonzalo Blumel, ha defendido este jueves la labor del general director de Carabineros, Mario Roza, tras las últimas críticas recibidas por parte de la oposición debido al aumento los hechos violentos que se han producido durante las últimas horas, si bien el jefe de la Policía chilena ya había estado en entredicho desde que dieran comienzo las manifestaciones y las protestas en octubre del año pasado.

“Todos los que estamos en cargos de responsabilidad pública es porque contamos con el respaldo del Presidente de la República”, ha expuesto Blumel, a quien el Frente Amplio le amenazó con emitir una acusación constitucional si el Gobierno no cesaba de su cargo a Rozas.

Sin embargo, en el Gobierno preocupa cómo los episodios de violencia han alcanzado cotas máximas que no se recordaban desde el pasado mes de octubre, cuando la cuarta subida del precio del transporte público en Santiago sacó a amplias capas de la sociedad chilena a las calles de todo el país.