Nueva información sobre este virus aparece casi continuamente, y dentro de ello hay una buena noticia: junto con la propagación, aumenta el conocimiento científico al respecto. Ya se sabe más sobre cómo se propaga, así como sobre los síntomas y el período de incubación.

Ciudad de México, 31 de enero (RT).– El coronavirus 2019-nCoV, que se originó en Wuhan (China) el pasado diciembre, ya ha resultado en al menos 213 muertes en ese país asiático, mientras que el número de casos confirmados de infección ha llegado a casi 10 mil. Entre tanto, la Organización Mundial de Salud (OMS) anunció este jueves que el nuevo virus representa una “emergencia de salud pública de preocupación internacional”.

Nueva información sobre el 2019-nCoV se produce casi cada hora y esto incluye una buena noticia: no es solo la enfermedad en sí la que se está propagando, sino también el conocimiento científico sobre ella.

En los últimos días, los investigadores han aprendido mucho al respecto: ya saben más sobre su origen y cómo se propaga, así como sobre los síntomas y el período de incubación. Además, científicos chinos han detectado que algunos compuestos podrían ser utilizados para combatirla, entre ellos un antibiótico y un antiviral.

Esta ilustración proveída por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EU en enero del 2020 muestra el Novel Coronavirus 2019 (2019-nCoV). El virus fue identificado como la causa de un brote detectado inicialmente en China. Foto: AP

ORIGEN

El 2019-nCoV es un virus que se aloja en el ácido ribonucleico (ARN) —molécula similar a la de ADN, pero de cadena sencilla— y es muy similar al patógeno del SARS, un síndrome respiratorio agudo severo cuyo brote se originó por primera vez en 2002, también en China.

El 2019-nCoV y el patógeno del SARS tienen un mecanismo de infección similar: el primero usa la misma “puerta” para ingresar a la célula (la proteína ACE2), según recientes estudios publicados en el servidor de preimpresión para biología bioRxiv.

Sobre todo, el nuevo coronavirus se asemeja a virus de murciélagos parecidos al SARS. Según las estimaciones actuales, la similitud entre ellos alcanza el 98  por ciento. Algunos genes son completamente idénticos, y la estructura del genoma también es muy similar.

RAPIDEZ DE LA INFECCIÓN

No obstante, es probable que el 2019-nCoV sea más contagioso que el SARS-CoV, según una simulación de la dinámica de la propagación de la infección, que fue realizada de forma independiente por varios grupos de especialistas.

Las estimaciones obtenidas de R₀ —factor que refleja el número esperado de enfermos en una población vulnerable cuando allí aparece una persona infectada— son de momento muy variables. Inicialmente, los científicos sugirieron que una persona podría llegar a infectar a otras 3-5 en promedio, pero posteriormente las estimaciones se redujeron a entre 2.2 y 2.9 personas.

Estas cifras son más o menos consistentes con el contagio del SARS, pero el 2019-nCoV puede ser contagioso antes de que aparezcan los síntomas, lo que lo distingue de aquel y podría incrementar su propagación en gran medida. En este sentido, los científicos enfatizan en la importancia del diagnóstico precoz para combatir el virus.

Gente llevando distintas mascarillas mientras espera en un mostrador de inmigracion en la terminal de Bajo Coste del aeropuerto de Kuala Lumpur en Sepang, Malasia. Foto: AP

EL POSIBLE PUNTO MÁXIMO

La epidemia del coronavirus podría alcanzar su punto máximo ya en febrero, según señaló este martes el jefe de un equipo de expertos chino creado para el control y la prevención de la neumonía causada por el coronavirus, Zhong Nanshan, en una entrevista con la agencia Xinhua.

“Es muy difícil estimar definitivamente cuándo alcanza su punto máximo el brote. Pero creo que alcanzará su punto máximo dentro de una semana o alrededor de 10 días, y después no habrá aumentos a gran escala”, dijo Zhong.

El número de casos confirmados del coronavirus ya superó el de los infectados por el SARS en los años 2002 y 2003 (9 mil 692 casos contra 8 mil 098). Pero hasta ahora, este último tuvo una tasa de mortalidad considerablemente mayor que el 2019-nCoV: el 9.6 por ciento (774 muertes) contra aproximadamente 2.7  por ciento (213 muertes confirmadas).

Médico militar trabajando en la Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital Wuchang de Wuhan, en la provincia de Hubei, en el centro de China. Foto: Xinhua

No obstante, en otro estudio los especialistas afirman que la infección parece haber comenzado alrededor del 17 de diciembre, lo que coincide con la información sobre el primer paciente, pero su contagio ha cambiado mucho desde entonces. Este cambio puede reflejar la influencia de las medidas de contención que las autoridades chinas están implementando, como la prolongación de las vacaciones del Año Nuevo chino y las restricciones de viajes en varias ciudades.

SINTOMAS Y PERIODO DE INCUBACIÓN

Últimamente también han aparecido las primeras descripciones clínicas del nuevo coronavirus.

Este jueves, la revista The Lancet publicó un estudio que describe el curso de la enfermedad en 99 infectados de Wuhan. Así, los científicos encontraron que la mitad de ellos trabajaron o visitaron el mercado de esa ciudad, donde comenzó la propagación de la infección. En la mayoría de los casos, la enfermedad se acompañó de tos, fiebre e insuficiencia pulmonar, mientras que en tres cuartos de los casos se desarrolló una neumonía bilateral. Además, los médicos confirmaron que el 2019-nCoV afecta principalmente a los ancianos y a aquellos que tienen enfermedades concomitantes.

Mientras tanto, un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine precisó el período de incubación —desde que el virus entra en el organismo hasta que muestra sus primeros síntomas—, que ha sido de 5,2 días en promedio, aunque puede variar dependiendo de cada paciente. Por su parte, la OMS comunicó este lunes que el período de incubación puede oscilar entre 2 y 10 días.

Asimismo, ya se sabe que el 2019-nCoV puede transmitirse de persona a persona, pero aún no está claro con qué facilidad esto ocurre, lo cual es ahora una de las cuestiones más importantes por determinar.

Inicialmente, las autoridades chinas hablaron de un potencial limitado de infección, pues solo familiares de las personas ya enfermas o trabajadores médicos estaban infectados. Pero ahora ya apareció evidencia de transmisión de persona a persona incluso fuera de China. Así, este jueves transcendió que una residente de Illinois (EU) infectada con el coronavirus transmitió ese microorganismo a su marido.

UN POCO MÁS SOBRE EL COMPORTAMIENTO 2019-NCOV

Personas usando tapabocas mientras se ejercitan en Haikou, en la provincia de Hainan, en el sur de China. Foto: Xinhua

Cabe destacar que de momento se han publicado más de 40 genomas completos de variantes de patógenos del 2019-nCoV, que se han aislado de diferentes pacientes en diversos países del mundo. Todas ellos son muy similares, y la mayoría de los expertos lo interpretan como evidencia de que la infección de un humano por un animal fue un evento único y que el contagio entre unos y otros ya no ocurre.

Asimismo, los científicos encontraron que la proteína S, con la cual el virus se une a las células huésped, presenta rastros de selección positiva, es decir, cambia direccionalmente con el tiempo, lo que podría indicar que el coronavirus se está adaptando a un nuevo portador, o ser solo un signo del proceso de co-evolución, cuando el antiguo portador cambia con el virus.

Además, al igual que el patógeno del SARS, el 2019-nCoV requiere no solo la interacción de las proteínas virales y celulares para ingresar a la célula, sino también el corte de la proteína S, que es realizado por una de las proteasas celulares. Científicos chinos han encontrado varios compuestos que interfieren con el proceso de fusión y que podrían ser utilizados para combatir el virus. Entre ellos se encuentran el antibiótico prulifloxacino y el medicamento antiviral bixtegravir.

Por su parte, investigadores australianos emplearon muestras de un paciente afectado por el coronavirus para crear una réplica de ese microorganismo y acelerar la búsqueda de un remedio para combatirlo. Esta es la primera vez que el coronavirus ha sido cultivado fuera de China.

Estos investigadores, de la Universidad de Melbourne, tienen la intención de utilizar el virus aislado de los tejidos de una persona infectada para desarrollar sistemas de pruebas de laboratorio y pruebas posteriores de vacunas. Al mismo tiempo, las muestras limpias del 2019-nCoV han estado disponibles en China desde el 7 de enero.

LO QUE AÚN SE DESCONOCE

– El mecanismo exacto de transmisión del coronavirus
– La tasa de mortalidad (para evaluarla es necesario saber no solo la cantidad de infectados, sino también la de los que se recuperaron)
– La velocidad con la que se propaga la infección
– Posibles opciones de tratamiento

¿DÓNDE VER LA INFORMACIÓN ACTUAL DEL 2019-NCOV?

Para estar al tanto de la información actual sobre el 2019-nCoV, cabe visitar la página especial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el nuevo coronavirus, donde se publican informes diarios al respecto.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU también crearon una página dedicada al virus en el país.

Además, existe un mapa interactivo y un agregador, que recopila la información más reciente sobre los infectados, que son publicados por las autoridades chinas y medios locales.

LA PROPAGACIÓN DEL CORONAVIRUS POR EL MUNDO

Mapa del coronavirus. Foto: RT

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.