El plazo de quedarse en casa se extenderá hasta el 30 de abril, informaron el día de ayer los representantes del Consejo de Salubridad General, en lo que llamaron la última oportunidad para reducir los contagios de COVID-19.

Ciudad de México, 31 de marzo (SinEmbargo).- El Estado mexicano declaró el día de ayer “Emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor” a la epidemia de enfermedad generada por el COVID-19 para así tomar todas las acciones que resulten necesarias para atender a la población. Endureció las medidas: un mes a quedarse en casa, en especial los adultos mayores.

Así lo anunció el Secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón durante la conferencia de prensa del Consejo de Salubridad General.

Fue una rueda que se esperó por horas y que generó mucha incertidumbre sobre las medidas que empezaría a tomar el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ante una enfermedad que ya cobró 37 mil 686 vidas en el mundo y tiene a 785 mil 709 personas contagiadas.

Esta alerta se declara en México cuando se tienen contabilizados un total de mil 094 casos confirmados de coronavirus, 2 mil 635 casos sospechosos y 28 defunciones, hasta el cierre de esta edición.

El doctor Hugo López-Gatell y el Canciller Marcelo Ebrard, voceros en la conferencia de ayer. Foto: Cuartoscuro.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, por su parte, enfatizó en la misma indicación de los últimos días: hay que quedarse en casa, es la última oportunidad cuando el país ya está en una “fase de ascenso rápido” en la propagación de la enfermedad.

La semana pasada, el Presidente y el doctor López-Gatell anunciaron que México entraría en la Fase 3, que es la de fase de dispersión comunitaria, el próximo 19 de abril. Las medidas anunciadas el día de ayer cubren ese periodo; están por el momento hasta el día 30.

Declarar la Emergencia Sanitaria, agregó Gatell, es porque el país está “en la oportunidad de aprovechar las medidas de mitigación que implican la restricción masiva, masiva. Millones de personas tienen que restringir su movilidad para que esto pueda tener un efecto positivo. Hemos enfatizado con esta simple frase: quédate en casa, quédate en casa, quédate en casa, y lo seguimos diciendo, quédate en casa, porque tiene que ser una colaboración de toda la sociedad, del sector privado, del sector público, del sector social y de todos y cada uno de los individuos que viven en el país”.

NUEVAS NORMAS

Luego, el representante de la Secretaría de Salud (SSa) anunció nuevas medidas y el ajuste de otras ya existentes: se ordena la suspensión inmediata, desde el 30 de marzo hasta el 30 de abril, de actividades no esenciales en los sectores público, privado y social, “es decir, todo”, con excepción de las actividades esenciales, entre las que se encuentran las labores de atención de la emergencia sanitaria, las de seguridad pública, las del funcionamiento de la economía, las operaciones para programas sociales y las de conservación y mantenimiento de infraestructura.

Pero todas estas actividades esenciales deben cumplir con las medidas de sana distancia, como no realizar congregaciones de más de 50 personas y con todas las medidas de cuidado.

Se exhortó a la población en territorio nacional y a la que arribe al país a cumplir con el resguardo domiciliario (limitación voluntaria de movilidad) también hasta el 30 de abril.

La medida más clara fue la dirigida a la población de riesgo: el resguardo domiciliario se aplicará de manera estricta a toda persona mayor de 60 años, personas con diagnóstico de hipertensión arterial, diabetes, enfermedad cardiaca o pulmonar, inmunosupresión, en estado de embarazo o puerperio inmediato “independientemente del que su actividad laboral se considere esencial”.

Las nuevas normas son vigentes hasta el 30 de abril de 2020. Foto: Presidencia

“Estas personas no deberán ir a trabajar y deberán ser reemplazadas por personas fuera de estas categorías”, recalcó el doctor López-Gatell.

La medida cinco es la que mira hacia el futuro, hoy incierto, y señala que una vez terminada la suspensión de actividades no esenciales, serán la SSa, la Secretaría de Economía (SE) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), las encargadas de emitir lineamientos para el regreso escalonado y regionalizado de las actividades laborales, económicas y sociales en todo el país.

La sexta medida es que se postergarán todos los censos y encuestas que involucren la movilización de personas y la interacción física. Y la séptima y última medida, es que todas las anteriores se tendrán que hacer con “estricto respeto y apego a los derechos humanos”.

LAS OBLIGACIONES EN LO LABORAL

Con el decreto de Emergencia, las diferentes secretarías federales deberán realizar distintas tareas. Una de las que más preocupación y dudas despertaron, fue sobre los posibles despidos que se pudieran registrar en el sector privado en este mes de resguardo.

Quedaron como encargadas de operar las medidas necesarias para proteger a empresas y trabajadores, estableciendo comunicación permanente con sus representaciones.

Marcelo Ebrard dijo que del sector privado solo han encontrado apoyo bajo el argumento de que si no se actúa desde ya, “va a tomar más tiempo, más tiempo y más tiempo, y entonces el impacto en empleo, en actividad económica va a ser mucho mayor”.

Y dejó claro que estas nuevas medidas que tienen vigencia por un mes, también incluyen la obligación de las empresas de pagar este periodo.

“¿Qué sucedería con quien se oponga o diga: ‘A mí no me importa’? Bueno, pues habrá desde sanciones administrativas que te pongan una multa, una clausura, hasta inclusive, si se puede, si se demuestra que por razón de que tú hiciste eso alguien se contagió, pues puedes tener hasta responsabilidades penales”, recalcó Ebrard.

Con el decreto de Emergencia cada Secretaría tendrá tareas que atender en la crisis del coronavirus. Foto: Cuartoscuro.

Y no es solo por despido, sino también a quien decida continuar con trabajos no esenciales: “en general quien se oponga en cuanto a sí seguir sus actividades a pesar de que está impedido, pues se hace acreedor a sanciones administrativas que van desde que te clausuren el lugar, te pongan una multa y, lo más grave, que te impongan una sanción de corte penal para un caso muy extremo”.

Para concluir, el Canciller dijo que se apelará a la conciencia social de los mexicanos.

El doctor López-Gatell reiteró que es muy claro que esta es la última oportunidad para reducir los contagios.

México despierta el día de hoy con un decreto ya publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y un mes por delante con nuevos lineamientos para proteger a los demás y protegerse a sí mismo del COVID-19.