A través de un video publicado a las 21:00 horas del 30 de marzo, la mandataria señaló que en concordancia con la declaración sanitaria nacional, la capital del país entró formalmente en emergencia, lo que hará que se tomen medidas extraordinarias.

Ciudad de México, 31 de marzo (SinEmbargo).- Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, declaró emergencia sanitaria por COVID-19 y suspendió todas las actividades no esenciales en los sectores sociales, públicos y privados.

A través de un video publicado a las 21:00 horas del 30 de marzo, la mandataria señaló que en concordancia con la declaración sanitaria nacional, la capital del país entró formalmente en emergencia, lo que hará que se tomen medidas extraordinarias.

“Los modelos de propagación de la enfermedad, tanto nacionales como los que tenemos en la ciudad, están validados por científicos nacionales e internacionales, y nos señalan también, que esto no es cuestión de un solo día, que por lo menos debemos tomar medidas drásticas, extremas, de emergencia, por al menos un mes”, indicó Sheinbaum Pardo.

Detalló que la suspensión de actividades se realizará desde hoy, 31 de marzo, hasta el 30 de abril.  Además, añadió que hasta el momento la única medida que puede evitar el contagio masivo, es el asilamiento.

La Jefa de Gobierno garantizó el abasto de productos durante esta emergencia sanitaria. Foto: Cuartoscuro

“Esta emergencia se traduce en lo siguiente: suspensión inmediata del 31 de marzo al 30 de abril, de las actividades que consideramos no esenciales”, señaló.

La Jefa del Gobierno capitalino especificó que las actividades que deben continuar abiertas por ser esenciales, son las relacionadas con el sector salud -incluyendo farmacias-, la seguridad pública y protección ciudadana.  Otros servicios que permanecerán con actividad habitual son los bancos, gasolineras, distribuidores de agua y gas.

Respecto a los alimentos, apuntó que los restaurantes sólo podrán tener servicios de comida para llevar y que permanecen abiertos los mercados de alimentos, supermercados, las tiendas de autoservicio, abarrotes y venta de alimentos preparados.

En los últimos días se ha registrado poca afluencia de personas en las calles de la Ciudad de México. Foto: Cuartoscuro

También enlistó los servicios de transporte de pasajeros y de carga, ferreterías, servicios de mensajería, telecomunicaciones y medios de información, servicios funerarios y servicios de logistica, es decir, aeropuertos, puertos, ferrocarriles y transportes.

Claudia Sheinbaum puntualizó que están garantizado el abasto y llamó a la sociedad a no realizar compras de pánico y seguir de manera estricta las medidas sanitarias que ha brindado el Gobierno.

“En todos los sectores y actividades definidas como esenciales se deben aplicar de manera obligatoria las siguientes acciones: no realizar reuniones o congregaciones de más de 25 personas, lavado frecuente de manos o la utilización de gel con 70 por ciento de alcohol, estornudar o toser aplicando la etiqueta respiratoria, saludo a distancia […] y todas las demás medidas de sana distancia vigentes”, detalló.

Agregó que particularmente las personas mayores de 60 años, y aquellos que tengan enfermedades crónicas, deben resguardarse en casa para evitar contagios.

Enfatizó que hay casos asintomáticos (personas que no tengan síntomas de la enfermedad) que pueden seguir propagando el virus. Además, dijo que actuar ahora permitirá que no se saturen los centros de salud y se garantice

“La situación más difícil que podemos enfrentar es que no podamos atender en los hospitales a las personas que se enferman gravemente y que por ello tengamos más personas que pierdan la vida. […] La diferencia entre actuar ahora y una semana después, es un contraste entre poder atender a cientos y no poder atender a miles”, señaló.

La Jefa de Gobierno añadió que una vez que el Gobierno Federal lo haga, también en la capital terminará la suspensión de actividades no esenciales y se regresará de manera escalonada a la vida cotidiana.

“Una vez terminada la suspensión de actividades no esenciales y el resguardo domiciliario corresponsable, van a anunciar, y en correspondencia lo haremos desde el Gobierno de la Ciudad de México, el regreso escalonado de las actividades laborales, económicas, educativas y sociales de toda la población”, finalizó la mandataria capitalina.