En conferencia de prensa, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su salario disminuirá, “va a ganar menos el Presidente” y hacia abajo se realizará la disminución de manera proporcional.

Ciudad de México, 31 de marzo (SinEmbargo).- Los altos funcionarios del Gobierno mexicano reducirán sus sueldos, en línea con el propósito de la “pobreza franciscana” sugerida por el Presidente Andrés Manuel López Obrador. La acción se dará al detener los aumentos en el salario de los funcionarios.

“Desde luego que vamos a hacer un esfuerzo los altos funcionarios púbicos, se van a reducir los sueldos, en términos reales”, destacó el mandatario durante su conferencia de prensa matutina. “Se trata de apretarnos el cinturón nosotros”, aseguró.

Explicó que su salario disminuirá, “va a ganar menos el Presidente” y hacia abajo se realizará la disminución de manera proporcional. Pero también informó que quienes trabajen en el sector público y ganen “menos de 30 o 20 mil pesos” no verán aplicada esta medida, para no afectar los ingresos de las personas de abajo.

La reducción salarial se realizará en línea con el monto previsto para este año de aumento anual. Es decir, este año no habrá aumento para quienes laboran en el Gobierno y ocupen cargos altos.

El Presidente López Obrador llamó a los partidos a “ahora sí”, decidir entregar un monto de las partidas que se les asignen, preferentemente la mitad. “Es el momento de ayudar todos”, dijo, porque no se puede “sacar dinero de la bolsa del pueblo”.

En este sentido, el 26 de marzo el Gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral Jurado, anunció que reducirá 50 por ciento su salario y el de secretarios y titulares de las dependencias del Gobierno en la entidad, para contrarrestar las consecuencias económicas que dejará el brote del COVID-19 en el país.

“Tenemos que enviar un mensaje en serio de la magnitud y la gravedad del problema. El Gobierno tiene que poner el ejemplo”, dijo el mandatario chihuahuense.

Al cierre de 2019, la austeridad republicana del Presidente se tradujo en que no todo el presupuesto se gastó. El subejercicio del gasto fue 149 mil 800 millones de pesos con relación a lo que estaba previsto en el programa presupuestario para este año. López Obrador retuvo más el dinero que su antecesor Enrique Peña Nieto. En los primeros once meses del año el gasto neto fue 1.8 por ciento al de los mismos meses de 2018.

La presente administración no priorizó la inversión pública, el gasto en este rubro disminuyó 14 por ciento con relación a los primeros once meses de 2018. Por otro lado, los pagos de pensiones y jubilaciones presentaron un incremento en el gasto para el Gobierno federal de 5.3 por ciento.