De acuerdo con la coordinadora de Servicios Periciales de la fiscalía, Maria Severino Ortega, el accidente pudo prevenirse, siempre y cuando el operador del tren 33 y la reguladora del puesto de control hubieran seguido los manuales de funcionamiento del Metro.

Ciudad de México, 31 de marzo (SinEmbargo).- La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCdMx) informó que el choque entre dos trenes del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro fue por omisiones del conductor y de una reguladora del puesto central de control.

La conclusión de la Fiscalía se dio luego de analizar las cajas negras de los convoyes, las comunicaciones radiofónicas y móviles, así como los videos disponibles en las estaciones.

“El accidente fue por omisiones incurridas por el conductor y la reguladora en lo procedimientos de seguridad correspondientes”, señaló el vocero de la FGJCdMx, Ulises Lara.

El funcionario señaló que el peritaje de la fiscalía capitalina coincide con el de la empresa alemana contratada para elaborar un dictamen de manera independiente.

De acuerdo con la coordinadora de Servicios Periciales de la fiscalía, Maria Severino Ortega, el accidente pudo prevenirse, siempre y cuando el operador del tren 33 y la reguladora del puesto de control hubieran seguido los manuales de funcionamiento del Metro.

LOS HECHOS

Al salir de la estación Tacubaya, con dirección a Observatorio, el conductor del tren 33 recibió una serie de alertas en su tablero de control, por lo que el sistema de seguridad del trena se bloqueó como medida de apoyo.

Sin embargo, apuntó la Fiscalía, el conductor no recibió la orientación necesaria por parte de la reguladora de la línea, ya que le solicitó continuar con el avance del convoy en modo de conducción manual limitado.

Además, durante ocho minutos diversas personas ingresaron a la cabina del convoy, pese a que los manuales indicaban que el tren debía ser frenado y desalojado.

Las maniobras del conductor, apuntó la Fiscalía, generaron que se perdiera el aire del sistema de frenado, por lo que el tren comenzó su deslizamiento en dirección hacia el convoy estacionado en la estación Tacubaya.

El reporte de la Fiscalía señala que la reguladora de la línea debía de haber prevenido al conductor del tren 38 de Tacubaya, hecho que no ocurrió.

Lo anterior provocó el choque entre los dos convoyes, así como la muerte de al menos una personas y 20 heridos.

EL METRO ES SEGURO

Luego de la presentación del dictamen, Severino Ortega aseguró que tanto las instalaciones como el sistema del Metro son seguros y funcionan de manera correcta.

Añadió que el tren 33 había recibido mantenimiento el pasado 9 de marzo y funcionaba de manera adecuada.

Finalmente, la Fiscalía señaló que con la información disponible se abrirían carpetas de investigación por homicidio culposo y lesione, en contra de quienes resulten responsables de los hechos.