Documentos revelados en Estados Unidos presentan declaraciones de testigos protegidos en las que se dan a conocer cómo ex gobernadores y el actual candidato priista al Gobierno de Tamaulipas, Baltazar Hinojosa, estaban presentes en reuniones con integrantes del cártel de Los Zetas, quienes entregaban sobornos a cambio de que los dejaran operar libremente en la entidad.

Baltazar Hinojosa es uno de los involucrados por los testigos protegidos. Fotos: Breibart

Baltazar Hinojosa es uno de los involucrados por los testigos protegidos. Fotos: Breibart

Por Ildefonso Ortiz

Ciudad de México, 31 de mayo (SinEmbargo/Breibart Texas).­– Funcionarios del Gobierno de Tamaulipas han recibido sobornos por parte de los cárteles de la droga para mantener a las fuerzas del orden a distancia de los cargamentos que cruzan por la frontera, así lo muestran documentos judiciales, en los que señalan que estos sobornos van a dar a las campañas políticas.

Breibart Texas tuvo acceso a documentos de testimonios judiciales tomados a testigos protegidos tanto por la Procuraduría General de la República (PGR) de México, como del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El medio estadounidense publicó parte de estos archivos en los que revela una serie de acusaciones que incluyen a famosos políticos y hombres de negocios en Tamaulipas como parte del grupo que ha participado o que ha sido testigo del pago de estos sobornos.

Los documentos se refieren a una medida cautelar o ‘amparo’ presentada por los abogados que representan al ex Gobernador de Tamaulipas, Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba. La orden judicial, la cual fue denegada, era para evitar que el ex mandatario fuera arrestado en México con el objetivo de extraditarlo a Texas. Yarrington es buscado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por cargos de lavado de dinero y conspiración para el tráfico de drogas a ese país.

LOS INVOLUCRADOS

De un modo similar, el ex Gobernador Eugenio Hernández Flores también es buscado por cargos de lavado de dinero a pesar de que continuamente hace apariciones públicas en Tamaulipas. Ambos políticos son considerados fugitivos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Uno de los político que aparecen en los documentos por presuntamente haber estado presente en una reunión para la entrega de sobornos es el actual candidato a Gobernador por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Baltazar Hinojosa Ochoa, quien en ese momento era un jugador político menor. Más tarde se convirtió en el Alcalde de Matamoros.

Otro político mencionado es el fallecido candidato a Gobernador, también por el PRI, Rodolfo Torre Cantú, el hermano del actual Gobernador de Tamaulipas, que fue asesinado por Los Zetas justo antes de la elección.

Los testigos protegidos obedecen a los nombres de Ángeles, Pedro, Pitufo, Óscar, Yeraldin y Rufino.

En el caso de Ángeles, indentificó operador político que se trasladó a Estados Unidos y ahora es un informante de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés).

Pedro mencionó a Rubén Cavazos e Ignacio Salazar, quien afirmó que se han unido a la Policía Municipal de Reynosa, Tamaulipas, y sirvió como el hilo conductor de un ex policía llamado César “El Pollo” Eduardo García.

Otro testigo protegido, Pitufo, fue identificado como un ex zeta de nombre José Salvador Puga Quintanilla.

Óscar se identifica en los documentos judiciales como Cesar Eduardo “El Pollo” García, que era un agente de la policía del estado de Tamaulipas antes de convertirse en un miembro del cártel. Con el tiempo se convirtió en un informante de la DEA.

En una de sus declaraciones, Peña Arguelles confesó ser el enlace entre el Gobierno y los miembros del cártel de Tamaulipas. Peña dijo que durante la década de 2000 se ocupó directamente entregar los sobornos entre los miembros del gobierno en nombre de “El 40.” Si bien el nombre del jefe del cártel se perdió , el apodo coincide con el líder zeta superior Miguel “40 o Z40” Treviño Morales, actualmente preso.

LOS ENLACES

Arguelles habló de su encuentro con varios jefes del cártel en Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo para recoger los envíos de efectivo a granel de los líderes del cártel, que enviaban para las campañas a Gobernador Las declaraciones hechas por Arguelles y los otros testigos protegidos afirman que los sobornos fueron pagados con el fin de que el Gobierno dejara actuar a los cárteles.

El testigo que identificó sólo como Pedro afirmó haber estado presente en las reuniones con diversos jefes de los cárteles entregando maletas llenas de dinero para las campañas a Gobernador.

“A pesar de los casos implican a decenas de políticos y empresarios de Tamaulipas, por razones desconocidas, el Gobierno mexicano ha fallado en ir tras ellos. El Gobierno mexicano también ha dejado de moverse contra Yarrington y Hernández, ambos considerados fugitivos. A pesar de su condición, Hernández sigue haciendo apariciones públicas en Tamaulipas, donde ha estado haciendo campaña por su ‘amigo’, el actual candidato a Gobernador Baltazar Hinojosa”.

Citan los testigos algunas conversaciones en las que se usan frases clave, por ejemplo, “me gustó mucho el concierto; vimos a un hombre que llevaba la cabeza vendada”.