Cárdenas Palomino fue jefe de la División de Seguridad Regional y se le identifica como uno de los responsables de armar el montaje en el caso Florence Cassez e Israel Vallarta.

Ciudad de México, 31 de julio (SinEmbargo).- Las cuentas bancarias de Luis Cárdenas Palomino, extitular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) continúan congeladas debido al cese de las actividades administrativas del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

Así lo dieron a conocer los diarios El Universal y El Heraldo de México, quienes detallaron que Cárdenas Palomino presentó un recurso de revisión para acceder a sus cuentas, el cual fue admitido el 12 de marzo último, no obstante, el día 20 del mismo mes el CJF suspendió las labores presenciales a causa de la contingencia sanitaria por COVID-19 y con ello el procedimiento.

El recurso fue presentado por extitular de la AFI desde diciembre del 2019 después de que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ordenara el bloqueo de sus cuentas, pero el Juez Décimo Quinto de Distrito en materia Administrativa negó la suspendió definitiva el 24 de febrero pasado.

Autoridades federales de Estados Unidos que llevan la causa contra el exsecretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón, Genaro García Luna, acusaron este jueves formalmente de narcotraficantes a los exfuncionarios mexicanos Luis Cárdenas Palomino y a Ramón Eduardo Pequeño García, exjefe de la División de Inteligencia de la Policía Federal (PF).

Los fiscales estadounidenses señalaron que ambos individuos brindaron protección al Cártel de Sinaloa, que comandaron Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

“Ambos hombres eran socios cercanos de García Luna y pasaron gran parte de sus carreras en los servicios federales de seguridad persiguiendo ostensiblemente a los mismos traficantes a los que se les acusa de ayudar”, citó Alan Feuer, quien cubre juzgados para The New York Times.

“Los tres hombres estuvieron implicados en el asesinato de un informante colombiano de la DEA hace más de una década, de acuerdo con el testimonio de un ‘renegado’ del Cártel. El informante estaba dando información a las autoridades estadounidenses sobre los envíos de cocaína controlados por Arturo Beltrán Leyva, el antiguo socio de Guzmán en Sinaloa, agrega Feuer.

El testigo sería Sergio Villarreal Barragán, quien dice que García Luna recibió el nombre del informante de un oficial corrupto de la policía de Bogotá. “Pequeño y Palomino ayudaron a darle el nombre a Beltrán Leyva. El informante fue secuestrado y torturado y después de confesar que trabajaba para la DEA, fue asesinado”, cita el periodista desde Brooklyn.

Luis Cárdenas Palomino es considerado como la mano derecha de García Luna cuando éste estuvo a cargo de la extinta AFI. Cárdenas Palomino fue jefe de la División de Seguridad Regional y se le identifica como uno de los responsables de armar el montaje en el caso Florence Cassez e Israel Vallarta.

Cárdenas fue de los señalados en la declaración de “La Barbie” junto con García Luna, pero no ha sido procesado. De acuerdo con información en su perfil de LinkedIn, desde el 2013 dirige una empresa de seguridad privada y guardias.