Desde 2018, Guanajuato es la entidad con el mayor número de homicidios de policías. En lo que va del año la corporación más afectada es Celaya, que ha registrado 16 homicidios entre sus oficiales.

Por Martha Silva

León, Guanajuato, 31 de julio (Pop Lab).– A siete meses de iniciada la pandemia, el panorama para los policías de Guanajuato pinta aún más negro que el año anterior. Si durante 2019 asesinaron al menos a 79 policías, este 2020 van 60 más, es decir, de enero a julio ha habido el 75 por ciento de los que hubo de enero a diciembre anteriores. Esta cifra estatal representa alrededor del 19 por ciento de todos los oficiales asesinados en el país en el primer semestre.

Guanajuato es el estado con más asesinatos de civiles y de policías en el país, en hechos de los que no hay certeza sobre la cantidad e identidad de los muertos ni de los heridos, resultado de los ataques. Se pensaría que esta secrecía es para proteger a sus familias y compañeros de corporación pero sin duda también es para “no manchar” las cifras ya de por sí sangrientas de los municipios y de la propia Fiscalía General del Estado.

En el caso de los agentes, por tercer año consecutivo la entidad gobernada por Diego Sinhue Rodríguez Vallejo es la que registra el mayor número de bajas por homicidios. El año pasado reportó por lo menos 79 casos mientras que en los primeros siete meses del presente, van 60 elementos asesinados.

Y mientras el año pasado, la Policía Municipal de Irapuato fue la corporación más golpeada, con el asesinato de 10 de sus elementos, en los primeros 7 meses del año, es Celaya la que hoy día reporta 16 homicidios entre sus oficiales, seguido de la de Silao, con 9, corporación que el año pasado registró el asesinato de un solo agente.

TRES AÑOS DE IGNOMINIA

La organización Causa en Común lleva el registro más puntual sobre la muerte de polícías, basándose principalmente en un seguimiento hemerográfico. Así, informa que en lo que va del año, a la fechan, han asesinado a al menos a 335 policías a nivel nacional.

Guanajuato, Estado de México, Guerrero, Veracruz y Chihuahua son las cinco entidades donde mayor cantidad de oficiales han sido asesinados, aunque la misma organización aclara que como el conteo se realiza a partir de fuentes periodísticas, los números que se presentan no necesariamente reflejan la totalidad de los policías asesinados.

TRES AÑOS DE IGNOMINIA

La organización Causa en Común lleva el registro más puntual sobre la muerte de polícías, basándose principalmente en un seguimiento hemerográfico. Así, informa que en lo que va del año, a la fechan, han asesinado a al menos a 335 policías a nivel nacional.

Guanajuato, Estado de México, Guerrero, Veracruz y Chihuahua son las cinco entidades donde mayor cantidad de oficiales han sido asesinados, aunque la misma organización aclara que como el conteo se realiza a partir de fuentes periodísticas, los números que se presentan no necesariamente reflejan la totalidad de los policías asesinados.

La situación que se vive en Guanajuato, según Causa en Común, refleja lo que ocurre en buena parte del país: es el resultado de la desatención de las policías locales, y la ineficacia para enfrentar la delincuencia, tanto a nivel federal como local.

Emilio Regidor, investigador de Causa en Común, afirmó que la falta de conteo municipal, estatal o federal, invisibiliza el fenómeno del asesinato de policías, que no solo es el homicidio de una persona, es también un ataque en contra del Estado y su capacidad para combatir el delito.

Y no obstante los llamados hechos directamente por Causa en Común al gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo para atender la emergencia policial, urgiendo a que su Gobierno desarrolle una Fiscalía que reduzca la impunidad y se garantice policías suficientes, capacitados y bien pagados, no hay una respuesta contundente al respecto.

El tema, mencionó, no es exclusivo de Guanajuato, ni es un tema de filiación partidista, ni de carácter personal. “El prestar seguridad a todos los ciudadanos es una de las obligaciones fundamentales del Estado que no debería ser afectada por temas políticos o personales”, esto, respecto al anuncio de coordinación entre federación y estado, resultado de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo el especialista exhortó a no dejar pasar la enorme diferencia entre los casos de homicidios de oficiales en Guanajuato y la segunda posición, el estado de México. “Guanajuato tiene más del doble (…), es una anomalía, es atípico encontrar con estos datos”. Parte de la explicación podría encontrarse en el huachicol.

Ilustración: Pinche Einnar.

URGE VISIBILIZAR CONDICIONES LABORALES

María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, ha expuesto que en 2018, mediante un estudio realizado por esta organización denominado “Índice de Desarrollo Policial”, se observaron deficiencias en torno a los certificados de control de confianza de los policías, la seguridad social, la carrera policial, la profesionalización y el régimen disciplinarilo.

Mientras ese informe señala que “Matar a un policía es fácil, y muy rara vez conlleva alguna consecuencia”, la apatía social y gubernamental hacia los agentes se manifiesta en un abandono institucional crónico, que se conocen, en parte, con los resultados de la séptima edición de la encuesta “¿Qué piensa la policía?” la percepción de los agentes sobre el funcionamiento de sus corporaciones y sus condiciones y dinámicas laborales.

Dicha encuesta, cedida a POP Lab por Causa en Común, revela que aunque en Guanajuato el discurso oficial es que sus oficiales reciben los mejores sueldos a nivel nacional, la realidad es que aún falta alcanzar estándares más altos: aquí se pagan entre 12 mil y 14 mil pesos mensuales, pero hay entidades como Baja California, donde pagan más de 18 mil.

Mapa de sueldos de policías. Crédito: Causa en Común.

Únicamente el 59 por ciento de los encuestados tiene seguridad social, y lo peor: solo el 89.4 por ciento (144 de los 161 encuestados) afirmó contar con seguro de vida, mientras que el 53.4 por ciento no cuenta con el apoyo de gastos funerarios.

Al respecto se pronunció el investigador Emilio Regidor, que reconoce que el tema de los seguros es complicado, pues muchas veces no se dan las facilidades a los deudos para el cobro de dicho apoyo, tomando en cuenta que su ser querido ofrendó su vida en el cumplimiento de su deber.

Otros resultados de dicha encuesta revela que:

-58 por ciento de los policías guanajuatenses encuestados dijeron que han sabido de amenazas a los elementos de su corporación.

-14 por ciento comenta que en su institución se han presentado casos de elementos desaparecidos.

-91.9 por ciento confirma que en su corporación se han presentado asesinatos de compañeros oficiales.

-7.3 por ciento informa que ha habido policías secuestrados en su corporación.

-9.3 por ciento dice que conoce casos de policías torturados en su corporación.

Además del riesgo innerente de la profesión, está el desprecio social a las corporaciones policiacas: el 54 por ciento de los elementos se siente discriminado, aunque casi en la misma proporción (el 53) dijo que entró a la Policía por vocación y “servir a la ciudadanía”.

Cuando se les hace a los propios policías encuestados la siguiente pregunta: ¿Tú confiarías en la Policía?, los de Guanajuato responden que sí en un 97.5 por ciento, el segundo mejor resultado solo por debajo que Yucatán, cuyos oficiales respondieron afirmativamente en un 98.1 por ciento.

“INVÁLIDO, LO DE SOLO SE MATAN ENTRE ELLOS”: SEMÁFORO DELICTIVO

“Lo que pasa en Guanajuato no es diferente a lo que pasa en otros estados, donde se pelean dos carteles o más por la plaza y su guerra por el control territorial la sufre México desde hace 14 años con mayor intensidad; entre el 80 o 90% de todos los homicidios tiene que ver con esto. Es el plata o plomo” en el que también se ven inmersos los policías, afirma Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo Nacional, especialista en temas de seguridad pública.

La tasa de homicidios a nivel mundial es de 3 homicidios por cada 100 mil habitantes, en el primer semestre de 2020, la tasa nacional fue de 12 homicidios por cada 100 mil habitantes, mas en el estado de Guanajuato hay una tasa de 30 homicidios en ese universo de población.

Incluso, hay municipios como Apaseo el Alto con tasa de 93 homicidios por cada 100 mil habitantes, Celaya con 51 homicidios, mientras que otras ciudades que también presentan el asesinato de policías, como León e Irapuato, presentan tasas de 20 y 40 homicidios por cada 100 mil habitantes. Según el análisis del Semáforo Delictivo, que se nutre con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, al menos 28 de los 46 municipios de Guanajuato están por encima de la tasa nacional.

Semáforo delictivo respecto al delito de homicido en Guanajuato.

En estas localidades “son tasas altísimas, está muy concentrada la violencia”, principalmente por los grupos del crimen organizado que se dedican al tráfico de drogas, y la mejor manera de desarticularlos es quitarles sus recursos a través de la regulación de las drogas, eliminando el mercado negro, una decisión que el Gobierno Mexicano no ha querido hacer, ni siquiera esta administración, que aunque en su momento habló de ello, no ha tomado acciones al respecto.

Los policías obviamente están siendo afectados por esta guerra, dijo el director del Semáforo Delictivo, pues estos grupos criminales buscan tener de su lado a las corporaciones, por lo que los oficiales están quedando en medio, “y si no es por plata, es por plomo”.

BAJAS NO SOLO SON POR HOMICIDIOS

La realidad es que las corporaciones quedan debilitadas no solo por la pérdida de la vida de algún elemento.

La Policía Municipal de Celaya, el grupo policial más afectado por los homicidios de policías en lo que va del año con 16 casos, ha registrado la baja voluntaria de 71 agentes durante el primer semestre de 2020, así lo reconoció hace unos días Miguel Ángel Simental, secretario de Seguridad Ciudadana, aunque dijo que dicho vacío se ha podido cubrir con el ingreso de un centenar de nuevos elementos, o de egresados del Instituto de Formación Policial.

Esta situación causa dudas entre especialistas como Emilio Regidor, ya que a pesar de las terribles condiciones en que laboran estos policías en ese municipio, el reclutamiento ahí no ha sido un problema, “lo cual no parece explicable dado el contexto… algo está pasando ahí en Celaya, que se da este reclutamiento en condiciones en que llevarían a pensar lo contrario”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE POPLAB. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.