“En el minuto 40 del primer episodio del documental que empezó a transmitirse el domingo 23 de agosto por HBO, Javier Jileta sonríe a Raniere en un ambiente festivo de camaradería”, escribe la periodista Dolia Estévez en el siguiente texto. El alto funcionario de la Secretaría de Relaciones Exteriores calificó como un “amargo episodio” su experiencia con el culto sexual Nxivm, de donde fue miembro.

Washington, D.C., 31 de agosto — Javier Jileta Verduzco, alto funcionario de la Secretaría de Relaciones Exteriores a cargo de promover la inversión extranjera en México, fue miembro del infame “culto sexual” Nxivm. Así lo revela la nueva docuserie The Vow (El Juramento), en la que Jileta aparece con Keith Raniere, el líder de la secta que fue condenado por esclavitud y tráfico sexual en 2019. Si bien el polémico pasado de Jileta, actual director general de Vinculación con Organizaciones de la Sociedad Civil, se conoce y justifica en la alta jerarquía de la SRE, es la primera vez que trasciende públicamente.

En el minuto 40 del primer episodio del documental, que empezó a transmitirse el domingo 23 de agosto por HBO, Jileta sonríe a Raniere en un ambiente festivo de camaradería. La imagen fue captada durante la partida del pastel de cumpleaños para Raniere en el resort Silver Bay YMCA, un enorme complejo de conferencias y retiros en Lake George, cerca de Albany, Nueva York, sede de la secta, en agosto de 2016. Era una celebración anual llamada
“Semana V” en honor del natalicio del “supremo maestro”, conocido entre ellos como “Vanguardia”.

“Amargo episodio”, me dijo Jileta sobre su “experiencia” con Nxivm, en una declaración escrita. Niega haber sabido de alguna “actividad irregular” y dice sentirse “decepcionado” y “engañado” por la organización en la cual buscó “superación personal” (ver correo electrónico 08/28/2020).

El funcionario de la SRE lo calificó como “amargo episodio”. Imagen vía Dolia Estévez.

En coincidencia con la serie en HBO, los fiscales pidieron al juez cadena perpetua para Raniere en la corte del Distrito Este de Nueva York en Brooklyn la semana pasada. Reiteraron la gravedad de los crímenes y la falta de arrepentimiento del preso. La sentencia está programada para el 27 de octubre (The New York Times 28/08/2020).

The Vow no es la única constancia pública del vínculo de Jileta con el culto criminal. El año pasado, se difundió en redes sociales un video donde bailan juntos Jileta, Emiliano y Cecilia Salinas Occelli, hijos de Carlos Salinas de Gortari, Rosa Laura Junco, hija del dueño de Grupo Reforma, y el resto del llamado “México City team”. Jineta me dijo que el show fue durante las celebraciones del cumpleaños de Raniere en Lake George en 2016.

El show de salsa del llamado “México City team” para festejar el cumpleaños de Keith Raniere, convicto en EU de esclavitud sexual. Foto: Twitter, @M_enMexico.

Liderados por Emiliano Salinas, los bailarines de salsa visten camisetas de colores blanco, amarillo, naranja y verde. The Vow explica que los colores eran un sistema de ranking jerárquico creado por Raniere para indicar nivel de adoctrinamiento y donaciones financieras de los miembros.

Amarillo, el color de la camiseta de Jileta, significaba “coach”, el segundo en la pirámide; el verde de Emiliano quería decir que era “procurador senior”, cuarto nivel jerárquico. Los “coach” y “procuradores senior” estaban facultados para impartir clases en México. Ascender implicaba donar millones de dólares o contribuir a reclutar a otras personas u ofrecer algo de valor estratégico para Raniere (reuniones con potentados, estrellas de cine, etc.).

Javier Jileta, alto funcionario de la SRE, participó en la celebración del cumpleaños del encarcelado líder de la secta Nxivm, a lado de Emiliano y Cecilia Salinas Occelli y Rosa Laura Junco. Imagen vía Twitter @M_enMexico.

Otra muestra de la cercanía de Jileta con Raniere es el “tributo” que le rinde en Twitter, “por la inspiración” en su vida, con motivo de sus 35 años, el 1 de diciembre de 2016. El 2 de febrero de 2017, también en Twitter, agradece a “Keith y Nancy” (Salzman, número dos en la secta) por “haber hecho posible disfrutar mi vida” y “construir relaciones significativas”.

Jileta se vinculó a Nxivm en 2011, pero en 2015 “tomó distancia” cuando salió al extranjero para realizar estudios de posgrado. Pese al distanciamiento, en agosto de 2016 viajó para participar en el festejo de cumpleaños de Raniere. “Era un convivio anual donde nos veíamos los que habíamos tomado el curso, y decidí ir a ver a mis amigos”, me dijo. Hizo estudios doctorales en la University College London, pero no se graduó. Es egresado del ITAM.

En el minuto 45 de The Vow, que consta de 10 episodios, el hijo de Carlos Salinas mira a la cámara y dice: “Hola, mi nombre es Emiliano Salinas, vengo de una familia política, mi padre fue presidente de México de 1988 a 1994, una época de grandes transformaciones para mi país, lo que me inspiró a buscar un entendimiento más profundo de la transformación humana y social”. El video se usaba para reclutar cuadros.

Con la incorporación de Emilio Salinas Occelli, la secta se posicionó entre la élite política mexicana. Abrió “centros ESP” (Programa de Éxito Ejecutivo) en la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y León. Salinas fue el encargado de construir Nxivm en México y de reclutar a un número desconocido de sectarios. Jileta aclaró que no fue Emiliano Salinas quien lo introdujo a Nxivm, sino un “amigo de la infancia” al que no identificó.

No parece haber habido “Semana V” en 2017. Ese año, The New York Times reveló la existencia de una hermandad secreta de mujeres Nxivm que eran marcadas con un fierro caliente con las letras “KR”, las iniciales del venerado (The New York Times 17/10/2017). Varias eran mexicanas. Para entonces, Nxivm estaba en la mira del FBI. Raniere salió huyendo a México tras la publicación. Fue detenido para efectos de deportación en marzo de 2018 en Puerto Vallarta, después de cinco meses de clandestinidad arropado por sus seguidores mexicanos.

Raniere y cinco mujeres incondicionales, incluida Clare Bronfman, heredera del imperio licorero Seagram, fueron acusados de dirigir la subsecta clandestina de mujeres “esclavas” en Nxivm, conocida como DOS (Dominus Obsequious Sororium o Señor de las Compañeras Obedientes). Con la excepción de Ranieri, quien a la fecha mantiene su inocencia, el resto se declaró culpable.

Tras siete semanas de juicio, Raniere fue hallado culpable de siete cargos: crimen organizado, tráfico sexual y fraude, pornografía infantil, extorsión, lavado de dinero y robo de identidad (Boletín de Prensa Eastern District of New York, 19/06/2019).

El Fiscal federal Richard Donoghue declaró que el juicio reveló que Raniere no era ningún “sabio y genio, como se pintaba, sino un maestro de la manipulación, un estafador y un capo criminal de una organización tipo culto implicada en tráfico sexual, pornografía infantil, extorsión, abortos forzados, branding, degradación y humillación. La evidencia probó que Raniere era un verdadero Svengali moderno” (CBS News, YouTube, 19/06/2020).

Donoghue está a cargo del caso criminal contra Genaro García Luna, Luis Cárdenas Palomino, Ramón Pequeño García e Iván Reyes Arzate en la corte de Brooklyn, donde fue condenado El Chapo Guzmán y habría tomado lugar el juicio contra el también depravado sexual Jeffrey Epstein, de no haberse suicidado.

El 23 de mayo de 2019, cuando el juicio contra Rainere en el que fue mencionado se hallaba en su tercera semana, Emiliano Salinas finalmente se deslindó de Nxivm vía Twitter. En lenguaje similar al que hoy usa Jileta, alegó haberse enterado de las “atrocidades” del DOS Nxivm a principios de 2018. No explica porque se tardó más de un año en cortar con la secta. Negó todo involucramiento en las actividades criminales. Ninguno de los mexicanos fue acusado en el proceso judicial.

Salinas y Jileta cortaron nexos con Raniere después de que reventó la presa. En los años que militaron en Nxivm ignoraron versiones publicadas sobre la fama de estafador y manipulador que precedió su llegada a México. En octubre de 2003, por ejemplo, Forbes USA dedicó su portada a los programas de presunta superación del falso instructor que, alertó, en realidad buscaban quebrar psicológicamente a sus sujetos. “Creo que es un culto”, declaró a la revista Edgar Bronfman, padre de Sara y Clare, que donaron millones de dólares a Raniere. ¿No sabían Salinas y Jileta o no querían saber?

En la reunión de embajadores y cónsules en enero pasado, Martha Delgado, jefa inmediata de Jileta, anunció la creación de la Dirección General de Impulso Económico Global en substitución de ProMéxico. Puso a cargo de la nueva responsabilidad a Jileta.

La explicación que ofrece el protegido de Delgado no sólo es tardía sino insuficiente. Deja muchas interrogantes. ¿Qué tan cercana fue su relación con Raniere? ¿Cuántas veces se reunió con él? ¿Le ayudó a fugarse a México? ¿Hay más ex militantes de Nxivm en el gobierno o es el único?

Muchos encontrarán poco creíble el desconocimiento que alega. Si tiene más qué decir sobre su “amargo episodio”, ahora es el momento. No se trata de estigmatizar a nadie sino de conocer la verdad sobre un asunto de interés público: el alcance de la conexión y penetración en México del Nxivm. No es cualquier cosa que un alto funcionario de la SRE salga en un documental sobre un culto sexual criminal. El estándar de medición ética y de honestidad de un funcionario es, o debe ser, más alto al de cualquier hijo de expresidente.

Twitter: @DoliaEstevez

•••

RESPUESTA DE JAVIER JILETA

Alejandro Páez Varela
Director General
Sin Embargo

Estimado Alejandro,

El 31 de agosto se publicó en el portal Sin Embargo el artículo “Un alto funcionario de SRE cayó en las garras de NXIVM y Rainere. Fue un amargo episodio, cuenta” firmada por Dolia Estévez. Al respecto, me gustaría hacer las siguientes precisiones:

En el artículo se dice que fui “miembro del infame culto sexual NXIVM”. Al respecto, le aclaro que mi participación en dicha organización fue como participante en los talleres, sin tener posición alguna en el board o en algún órgano de decisión de la organización.

Vincularme con actividades criminales, como lo hace la introducción del texto, es una equivocación. Los responsables de los delitos cometidos por el grupo DOS de NXIVM fueron juzgados por la Corte Federal del Distrito de Brooklyn y actualmente esperan sentencia. En la investigación realizada por la Fiscalía de Nueva York , el FBI y Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos (IRS) para este proceso, nunca se mencionó mi nombre ni se me relacionó con los delitos que se imputan al grupo DOS, lo que demuestra que no tengo vínculo alguno con los eventos mencionados.

Desconozco los motivos por los que en la columna se especula sobre el tipo de vinculación que tuve con NXIVM, y decide enfocarse en mi persona, cuando dentro de los más de 14,000 participantes en los talleres de ESP hay varios vinculados con la vida pública de México. Sin embargo, la única verdad es que fui un participante más, de los miles que fuimos engañados por una organización criminal.

Aplaudo la vital importancia del periodismo de investigación, pero también reconozco el peligro de estigmatizar a las personas cuando no existen pruebas fehacientes que lo vinculen con algún hecho o tipo de conducta.

Agradezco tu atención y confío en que tomarás en cuenta mi posición para futuras publicaciones.

Atentamente,

Javier Jileta

•••

RESPUESTA DE DOLIA ESTÉVEZ

El Fiscal federal Richard Donoghue fue el que caracterizó a Nxium como “una organización tipo culto sexual”, no yo.

Mi artículo en ningún momento dice que Jileta fue mencionado en el juicio. Al contario, aclara que, “ninguno de los mexicanos fue acusado en el proceso judicial”.

Jileta alega que fue “un participe más” entre los 14 mil participantes en los talleres ESP. Lo que no dice es que es el único alto funcionario del gobierno federal con vínculos documentados a Nxivm al día de hoy. Tampoco explica sus tuits de admiración y agradecimiento a Raniere, ni su cercanía con el líder condenado por delitos sexuales.

Si, como sostiene, hay “varios vinculados con la vida pública” entre los discípulos de Nxivm, debería pasarme los nombres para también darlos a conocer a la opinión púbica.

Mi artículo no “especula” sobre el “tipo de vinculación” que tuvo Jileta en Nxivm sino publica las “constancias públicas” sobre su relación con la “organización criminal”, como el mismo la llama, empezando con el video en el que aparece con Raniere en la serie The Vow que fue lo que dio lugar al artículo. La semana pasada cuando lo contacté, me dijo que no había visto The Vow.