Los dos elementos del Ejército que habrían sido levantados el sábado por un comando en las inmediaciones del mercado de Acapulco fueron encontrados muertos en una calle del puerto turístico. Este mismo día, líderes empresariales de Guerrero coincidieron en que es una mala señal hacia las operaciones de seguridad el que fueran levantados dos elementos castrenses. “Atacar a militares es un reto a la autoridad, si eso le pasa al Ejército qué puede esperar un ciudadano”, dijeron.

Por Aurora Harrison

Ciudad de México, 31 de octubre (SinEmbargo/ElSur).– Los dos cuerpos hallados ayer en la noche debajo del puente de la Vía Rápida son de los dos militares levantados el sábado en el Mercado Central de Acapulco en Guerrero.

Los militares fueron identificados en la madrugada, confirmaron fuentes del Ejército.

Desde temprano se observaron a militares en dos patrullas afuera de la Fiscalía Regional de Acapulco, donde está el Servicio Médico Forense (Semefo). Hasta las 11 de la mañana, de acuerdo con fuentes ministeriales, los cuerpos que muestran huellas de tortura, permanecen en las instalaciones de Semefo.

El vocero del grupo Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, confirmó que los dos cuerpos hallados la noche de este domingo corresponden a los dos militares levantados el sábado, dijo que la Fiscalía General del Estado investiga lo sucedido e indicó que después de mediodía habrá más información.

El sábado hombres armados levantaron a dos militares, en la esquina de Constituyentes y Diego Hurtado de Mendoza, afuera del Mercado Central y cerca del centro de Operaciones Estratégicas (COE). El Ejército buscó a los soldados en la parte alta de la ciudad.

Los dos militares fueron levantados, cuatro días después de que se instaló una Base de Operaciones Mixta (BOM) en la colonia Progreso y que el alcalde Evodio Velázquez y el comandante de la 27 Zona Militar, Adelfo Castillo entregaron volantes a locatarios en el mercado de la Progreso y en el Tianguis Campesino para promover las denuncias contra extorsiones de la delincuencia organizada.

MALA SEÑAL SECUESTRO DE MILITARES: EMPRESARIOS

El presidente de la Confederación de Cámaras de Comercio en Guerrero, Alejandro Martínez Sidney, y la presidenta de Comerciantes Establecidos de la Costera, Laura Caballero Rodríguez, coincidieron en que es una mala señal hacia las operaciones de seguridad el que fueran levantados dos militares en el Mercado Central de Acapulco, el pasado sábado.

Consultados por separado, Martínez Sidney declaró que el “atacar a militares es un reto a la autoridad, si eso le pasa al Ejército qué puede esperar un ciudadano”, mientras que Caballero Rodríguez opinó que las acciones de vigilancia siguen sin funcionar.

El pasado sábado fueron levantados dos militares en el Mercado Central, cerca del Centro de Operaciones Estratégicas (COE), y de manera simultánea se encontraron bolsas de plástico con restos de carne de res y puerco con narcomensajes, en la avenida Costera y en el Centro.

El martes pasado, el Alcalde Evodio Velázquez Aguirre, acompañado del comandante de la 27 Zona Militar, Adelfo Castillo, recorrió unas calles del Mercado Central y dio el banderazo a una Base de Operaciones Mixtas (BOM). Asimismo invitaron a los ciudadanos a denunciar delitos como extorsiones.

Martínez Sidney indicó que lo ocurrido a los dos militares levantados en el Mercado Central “es una mala señal que se da al operativo en vigor y pone vulnerable a los soldados”, y precisó que no era recomendable que éstos anduvieran en pareja.

“Lamentamos lo que sucedió con los soldados porque eso generaría una respuesta, esperamos que sea contundente, el atacar a militares es un reto a la autoridad, si eso le pasa al Ejército qué puede esperar un ciudadano ¿en qué manos estamos?”, dijo.

Abundó que como empresario le tiene respeto a las fuerzas armadas que cumplen su labor de dar seguridad a los ciudadanos en todo el país, “lo que sucedió genera zozobra porque no sabemos si ya aparecieron, no sabemos si ya se encuentran con sus familias”.

Sostuvo que en Ciudad Renacimiento, Emiliano Zapata y la Progreso los cierres de negocios se deben a ataques, extorsiones y asaltos, y que “ahí los cierres son permanentes, no como una manifestación de falta de seguridad”. Martínez Sidney aseguró que la preocupación es que hay un repunte de robos con pistola, “en octubre se incrementaron un 40 por ciento tanto a comercios como a transeúntes. Aquí la violencia e inseguridad está en todos los rubros”.

Dijo que tiene conocimiento que unos 750 negocios han sido asaltados en Acapulco, la gran mayoría en la “periferia, a negocios y transeúntes”.

Adelantó que se solidariza con los empresarios de Zihuatanejo, “respaldando su movimiento, si lo ven conveniente hacer un cierre de negocios como señal de apoyo en Chilpancingo, Iguala, Acapulco, Taxco, en solidaridad”.

Mientras, Caballero Rodríguez declaró que “es lamentable y sorprendente que lo pasó, es la primera vez y eso demuestra que los operativos que han traído al municipio no funcionan. Una semana baja el índice de muertes violentas, pero es un porcentaje, lo que pasó es una clara señal de que los operativos siguen sin funcionar”.

Abundó que no es con “más operativos que se mejorará la situación porque la inseguridad persiste, no se puede tener un negocio porque se siguen bajando las cortinas, es una falla total de las estrategias de seguridad de los tres órdenes de gobierno”.

Criticó que las autoridades anuncien con “bombo y platillo” nuevas acciones para dar seguridad a los ciudadanos y “siguen fracasando. Los números y cadáveres ahí están, es la autoridad la que ha fallado, no es con más violencia, si ese dinero que se destina en cantidades millonarias se invirtieran a la espiral de desempleo”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ElSur. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.