Turquía está atravesada por fallas y es propensa a sufrir terremotos. En 1999, dos potentes sismos mataron a unas 87 mil personas en el noroeste del país. Este tipo de fenómenos también son habituales en Grecia.

Por Mehmet Guzel y Suzan Fraser

IZMIR, Turquía (AP).— Los equipos de rescate removían el sábado los bloques de concreto y los escombros de ocho edificios derrumbados en la búsqueda para dar con sobrevivientes del potente sismo que sacudió la costa turca en el Mar Egeo y el norte de la isla griega de Samos, matando a al menos 27 personas. Más de 800 más resultaron heridas.

El terremoto registrado a primera hora de la tarde del viernes derribó edificios en Izmir, la tercera mayor ciudad de Turquía, y provocó un pequeño tsunami en el distrito de Seferihisar y en Samos. Cientos de réplicas sucedieron al movimiento telúrico.

A primera hora del sábado, los espectadores aplaudieron cuando los rescatistas sacaron a la adolescente Inci Okan de entre los restos de un bloque de departamentos de ocho plantas que se vino abajo en el distrito de Bayrakli, en Izmir. Su perro, Fistik, fue rescatado también, reportó el diario Sozcu. Amigos y familiares esperaban en el exterior del edificio a tener noticias de sus seres queridos atrapados, incluyendo los empleados de una clínica dentista que ocupaba la planta baja.

Una residente, que pasó la noche a la intemperie por temor a las réplicas, descansa dentro de una cafetería mientras la imagen de los rescatistas que continúan con la búsqueda de sobrevivientes entre los escombros de un edificio afectado por el sismo, se reflejan en una ventaja, en Izmir, Turquía, el 31 de octubre de 2020. Foto: Darko Bandic, AP

En otro inmueble derrumbado, rescatistas contactaron con una mujer de 38 años y sus cuatro hijos —de tres, siete y dos mellizos de diez— y estaban trabajando para abrir un corredor por el que sacarlos, según informó la agencia noticiosa estatal Anadolu.

Otras dos mujeres, de 53 y 35, fueron rescatadas antes en el día de otro edificio caído de dos plantas.

En total, el número de rescatados desde el sismo ronda las 100 personas, dijo Murat Kurum, Ministro de Medio Ambiente y Planificación Urbana, a reporteros. En la zona más castigada trabajan alrededor de cinco mil rescatistas, agregó Kurum.

Al menos 25 personas perdieron la vida en Izmir, incluyendo una mujer mayor que se ahogó, según la agencia turca de gestión de desastres, AFAD.

En Samos, dos adolescentes fallecieron luego del derrumbe de una pared y al menos 19 personas más sufrieron heridas. Dos de éstas, incluyendo un joven de 14 años, fueron trasladadas por aire a Atenas y otras siete están hospitalizadas en la isla, dijeron autoridades de salud.

El pequeño tsunami que alcanzó la costa turca también afectó a Samos, donde varias calles quedaron inundadas en la ciudad portuaria de Vathi. Las autoridades advirtieron a la población que se aleje de la costa y de edificios que puedan estar dañados.

El terremoto, que según el Instituto Kandilli de Estambul alcanzó una magnitud de 6.9, tuvo su epicentro en el Egeo, al noreste de Samos. De acuerdo con la AFAD, alcanzó una magnitud de 6.6 y registró a una profundidad de 16 kilómetros (diez millas).

El temblor se sintió en las islas del este de Grecia, en su capital, Atenas, y hasta en Bulgaria. En Turquía remeció las regiones Egea y de Mármara, donde está Estambul. El Gobernador de la mayor ciudad del país dijo que no se habían registrado daños.

Turquía está atravesada por fallas y es propensa a sufrir terremotos. En 1999, dos potentes sismos mataron a unas 87 mil personas en el noroeste del país. Este tipo de fenómenos también son habituales en Grecia.

Las autoridades advirtieron a los residentes en Izmir que no regresen a los edificios dañados, alegando que podrían venirse abajo con las potentes réplicas. Muchos pasaron la noche en la calle por miedo a volver a sus casa, incluso a las que no sufrieron daños, reportó la agencia noticiosa DHA.

Más de tres mil rescatistas viajaron a la región, a donde se enviaron también productos de primera necesidad. La Cruz Roja turca colocó cocinas.

En una muestra de solidaridad poco habitual en unos últimos meses marcados por sus tensas relaciones bilaterales, funcionarios de los gobiernos turco y griego cruzaron mensajes de solidaridad y los presidentes mantuvieron una conversación telefónica.

La relación entre Turquía y Grecia ha sido especialmente tensa en los últimos tiempos, con enfrentamientos entre buques de guerra en el Mediterráneo oriental como parte de su disputa por las fronteras marítimas y los derechos de explotación energética. La tensión causó temor a un posible conflicto abierto entre las dos aliadas de la OTAN.