Julia Santibáñez, una poeta del ser, del azar y de Mario Benedetti

31/12/2016 - 12:04 am

En poco tiempo, la creadora mexicana se ha convertido en una poeta de muchas luces y de mucha voz. Rabia de vida ha sido su primer poemario y en este año no sólo ha sacado su segundo libro, sino que también ha ganado el concurso de poesía hispanoamericana Mario Benedetti.

Ciudad de México, 31 de diciembre (SinEmbargo).- Julia Santibáñez ha pasado de ser una sólida periodista de revistas, para convertirse en una poeta que ha llevado su arte a la máxima exposición.

Es de hecho, una poeta acabada y en poco menos que dos años, aunque va de suyo que poesía es lo que escribe desde siempre, nunca con el afán público que ostenta ahora, ha aprendido a ser mirada desde otro lado.

Su nivel de mostrar sus libros ha correspondido con una firme voluntad de dar vuelta su vida y en ese sentido se agradece.

El año pasado sacó Rabia de vida, este año Ser y azar y además con un libro inédito ha ganado el Premio Internacional de Poesía Mario Benedetti. ¿Quién puede decirle que su vida no ha cambiado para bien?

–¿Fue muy importante la salida de Ser y azar este año?

–Sí, sobre todo porque la editorial, Abismos, me buscó y esas cosas no pasan demasiado seguido. Marcó un principio de diferencia y todo lo que tuvo que ver con el propio libro. Actividades de promoción, la gente que me contacta por las redes sociales para decirme que le gustó el libro…

–Hay un modo de narrar poéticamente muy distinto al anterior, Rabia de vida

–No sé. Si hay varias diferencias, la poesía era amorosa y aquí abro el espectro. Juego mucho más con el epigrama que no me había permitido tanto. Por otro lado, la intención lúdica está más presente, lo que más me gusta es jugar con las palabras…sí hay diferencias entre ambos libros y creo que si hay una especie de continuidad entre uno y otro.

Con Mario Benedetti me unen y me separan varias cosas. Foto: Sinembargo
Con Mario Benedetti me unen y me separan varias cosas. Foto: Sinembargo

–Sí, hay ánimo de poco…

–Bueno, en general soy de poemas breves y me da mucha envidia aquellos que escriben poemas largos. No puedo, parto de la idea de que el instante quede en el poema, sería contradictorio conmigo misma si el poemas fuera más largo que el fragmento. Me interesa muchísimo la concreción. Si fuera un tejido, sería un tejido muy cerrado, muy apretado, muy corto.

–¿Cuándo empezaste a escribir poesía?

–Desde niña fui descubriendo poemas que fueron mi primer acercamiento. Me gustaba mucho la sonoridad de las palabras. Aprendí de memoria a los 10 años “Muy cerca de mi ocaso”, de Amado Nervo, no porque supiera específicamente lo que significara ocaso, sino porque me gustaba como sonaba. Ya en la facultad, estudiando Letras, fue como algo muy natural escribir poesía, es la manera más rica que he encontrado para contar lo que me pasa.

–¿La captura del instante y la concreción son tus dos objetivos poéticos?

–Sí y sumaría la musicalidad, el juego, que son momentos distintos y me gusta buscar la musicalidad en todos los instantes…

–Hay alguna línea de Antonio Porchia en Ser y azar

–Bueno, descubrí a Antonio Porchia mucho después, pero si hubiera algo en mí que hiciera honra a su creatividad, bienvenido sea. Hay un estudio de Fabio Morábito muy intenso de Antonio Porchia y él dice que es un poeta en dos versos.

–¿Y qué pasó con el Premio Mario Benedetti?

–Se llama Premio Internacional de Poesía Mario Benedetti. Lo gané con un inédito, Eros una vez y el jurado evaluó lo que había más allá de lo erótico, dijo algo así como filosófico, no lo sé, pero sí hay algo más detrás de cada poema. Fue una sorpresa, el jurado había prorrogado el resultado porque habían sido muchos los que se habían presentado y cuando yo supe en septiembre que había 300 participantes, prácticamente que me olvidé. Hasta la llamada desde Uruguay, donde me dijeron que felizmente había ganado y lo que más me importa es que editorial Planeta publicará el poemario en Argentina, Uruguay y México, algo realmente valioso para la poesía.

–Tu poesía es realmente muy distinta a la de Mario Benedetti

–Por un lado creo que sí y por otro creo que no. Creo que Benedetti tuvo en épocas una situación muy divertida, transparentando los sentidos y por el otro el erotismo como preocupación importante también la tuvo. Por otro lado, el creer firmemente en las palabras, el estar amasando como un orfebre, yo quisiera parecerme a él en eso. Las diferencias son en el poema político, mi literatura no es política, tal vez por vivir en un momento diferente, no es algo que me llame la atención. Por otro, su participación política, su exilio, marcan su obra y ahí me distancio radicalmente con él. Creo que esa vía política me distancia mucho de él.

Mónica Maristain
Es editora, periodista y escritora. Nació en Argentina y desde el 2000 reside en México. Ha escrito para distintos medios nacionales e internacionales, entre ellos la revista Playboy, de la que fue editora en jefe para Latinoamérica. Actualmente es editora de Cultura y Espectáculos en SinEmbargo.mx. Tiene 12 libros publicados.
en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas