San Cristóbal de Las Casas, Chis., 9 Jun. (Notimex).- Más de 500 reos del penal número cinco de esta ciudad se declararon en huelga de hambre en demanda de la destitución del director, David Montero Montero, a quien acusan de presunta prepotencia, malos tratos y extorsión.

En entrevista, Arturo Pensamiento Liévano, visitador del Consejo Estatal de Derechos Humanos confirmó el hecho y aseveró que es la única demanda de los internos y que se mantienen en una actitud pacífica en espera de las autoridades estatales para dialogar.

“Pero no quieren hablar con nadie más que las autoridades, ni siquiera conmigo quisieron dialogar”, informó el visitador al agregar que hay unos cuatro o cinco líderes de los internos que están manejando la situación, “pero si toda la población está en huelga de hambre”, corroboró.

En su turno, Alberto Patishtán, vocero del grupo “La Voz del Amate”, que aglutina a indígenas seguidores del EZLN, confirmó el hecho y según él señaló que el director también extorsiona a los familiares de los internos, a quienes pide cantidades para que puedan pasar alimentos.

En esto coincidió la esposa de un interno, abordada en las afueras del penal y quien pidió el anonimato por temor a que su familiar sea reprimido, pero dijo que el director pide hasta acta de matrimonio para que pueda autorizar la visita conyugal.

“Es muy estricto, si una letra del acta no le gusta, no deja pasar, o pide dinero para autorizar la visita”, detalló la señora y se quejó de que a raíz de que los internos decidieron declararse en huelga de hambre no les ha permitido hacer llamadas por teléfono para informar sobre su estado.

Sin embargo, el visitador de Derechos Humanos confirmó que ningún interno estaba golpeado, menos lesionado, “todos se mantienen pacíficamente, no hay tumultos”.

El penal se sitúa a unos 20 kilómetros al oriente de esta ciudad, a un lado de la carretera que conduce a Ocosingo, es de mediana seguridad y en su mayoría los internos son de origen indígena.