Las cuentas del rector
Luego de que la Fiscalía Anticorrupción de Morelos acusara al rector de la UAEM, Alejandro Vera de enriquecimiento ilícito, algunos actores políticos y organizaciones civiles manifestaron su respaldo al académico asegurando que se trata de una “Venganza” del Gobernador Graco Ramirez. Al respecto, en Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “la suspensión provisional que obtuvieron ayer el rector de la UAEM y su esposa contra la orden de captura por su probable enriquecimiento ilícito pareciera apuntalar el respaldo que les han dado algunos actores políticos […] que ven el caso como ‘venganza’ de Graco Ramírez. El sospechosismo parte de la pública confrontación de quienes, como el imputado, han querido tumbar al Gobernador, y para efectos prácticos del activismo apoyador de poco sirve saber que, por ley, la Fiscalía Anticorrupción que los acusa goza […] de constitucional autonomía. Lo del enriquecimiento es un delito paralelo al de peculado, en relación con un extraño préstamo de Interacciones […] que compromete los recursos federales y estatales hasta 2022 para la universidad. Pendiente continúa, sin embargo, el desenlace de las denuncias de la Auditoría Superior de la Federación ante la PGR, por contrataciones y facturaciones chuecas […] de supuestos e ilegales servicios a la Sedesol y la Sagarpa…”

Por su parte en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “ante las acusaciones hacia Alejandro Vera, rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, sobre desvío de recursos, lo que procede es una investigación donde no existan dudas. Mientras eso ocurre, el abogado defensor de Vera y de su esposa, María Elena Ávila, condicionó la entrega voluntaria del rector, si se retira la orden de aprehensión girada por el delito de enriquecimiento ilícito. Alegó que las autoridades violentaron los derechos de sus representados. ‘Si se retira la orden de aprehensión me comprometo a presentarlo de manera voluntaria’. Las autoridades deberán aplicarse en serio, pues el rector está prófugo. Esto va para largo. Por ahora, la defensa de Vera ya tramitó un amparo. ¿En qué acabará esto? Es la gran pregunta”.

La corresponsabilidad en Seguridad
La desaparición de personas es un problema que forma parte de la crisis de seguridad que vive el país, en donde las autoridades se han visto rebasadas, obligando a los ciudadanos a reunir esfuerzos y participar de la búsqueda de sus familiares, misma que ha desembocado en el hallazgo de cientos de fosas clandestinas en todo México. Por su parte las autoridades se han encargado de minimizar el tema de la crisis de seguridad, asegurando que el problema no es tan grave, o bien se trata de una situación focalizada. Al respecto en Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “en febrero de 2015, dos años después de que el gobierno publicara la primera base de datos de personas desaparecidas y a partir de que el registro había servido poco para localizar a quienes ahí estaban, la Procuraduría General de la República comenzó a trabajar con la Cruz Roja Internacional en un software de nombre Missing, que había tenido resultados en otras partes del mundo. Por aquellos días […] Eliana García, defensora de derechos humanos de larga trayectoria […] me contó que ya se habían iniciado módulos de capacitación en el software, que su implementación podría tardar hasta un año. ‘Es un instrumento que tendrá dos módulos. Uno antemortem y otro postmortem. Consiste en un cuestionario para recolectar datos de personas desaparecidas en cuanto se presente una denuncia y otro para utilizarse como protocolo para el tratamiento de identificación forense que las procuradurías deben utilizar al momento que encuentren una fosa clandestina’. Tres meses después, Eliana se fue de la PGR. He preguntado, nadie sabe dónde quedó Missing. Ahí siguió el registro, pero no sirve de mucho. Entre otras cosas, porque no tiene nombres. ¿Cómo se encuentra a alguien sin nombre? Ayer, la organización Data Cívica, acompañada por una decena de organizaciones de la sociedad civil, presentó la plataforma personasdesaparecidas.org.mx. Desde hace dos años, Data Cívica se dio a la tarea de reconstruir esa base de datos utilizando para ellos tres registros públicos: el padrón de beneficiarios de la Sedesol, el padrón del IMSS y el propio RNPED, y regresar a las personas registradas el nombre que el gobierno les ha negado al publicar la información con la casilla respectiva vacía […]. Ayer decía el Presidente Peña que en el combate a la inseguridad debe haber ‘corresponsabilidad’ de la sociedad civil, no solo críticas. Pues ahí está, señor Presidente. Un esfuerzo de la sociedad civil organizada que subsidia el desastre institucional en el gobierno. Es apenas un primer paso, quién da el segundo”.

Sobras las dos visiones de la seguridad en México, en El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “cuando se habla de la crisis de inseguridad cotidiana y en aumento que padecemos los mexicanos, hay dos visiones: una, de voces de la sociedad civil y la ciudadanía que perciben y padecen una violencia generalizada, desbordada y de ‘proporciones bélicas’, en donde las policías no han sido profesionalizadas y se recurre al Ejército como sustituto de la seguridad civil; y otra, la de los gobiernos que, en la óptica del presidente y gobernadores, nos hablan de una violencia e inseguridad focalizada, parcial y que es exagerada y mal interpretada por los ciudadanos que no reconocen su trabajo y ‘sólo critican y descalifican al grado de hacer bullying a las instituciones’. Dos visiones de dos Méxicos, el real, en el que viven y padecen los ciudadanos todos los días por la inseguridad que se agrava, y el oficial, en el que la falta de seguridad ‘no es tan grave’ […], y que chocaron ayer en el Castillo de Chapultepec durante un foro sobre seguridad. María Elena Morera, de Causa en Común, presentó un diagnóstico lapidario. Habló de una ‘masacre de proporciones bélicas’, pero la percepción de Peña Nieto fue que […] su gobierno ha capturado a 108 ‘objetivos prioritarios’ del crimen organizado, de 122, y que la sociedad “critica más de lo que valora” los esfuerzos de las instituciones […]. Peña Nieto cerraría el foro con un discurso en el que, en tono de reproche […] se quejó de que se exija a las instituciones de seguridad y a las policías, cuando se les intenta demoler con descalificaciones a su trabajo […]. ¿Cuál de las dos visiones sobre la crisis de seguridad es más realista? ¿La del ciudadano que percibe violencia desbordada, un Estado y policías incapaces y corrompidos y una ‘emergencia nacional’ que amenaza la estabilidad social, o la del gobierno que sólo ve ‘violencia e inseguridad focalizadas’, policías e instituciones de seguridad del Estado que sí funcionan pero son atacadas y hasta ‘buleadas’ y que reclama exageración en las críticas y las quejas de los ciudadanos por la inseguridad?”

La decisión del Presidente
De cara a las elecciones presidenciales de 2018, los partidos políticos deberán encaminarse hacia la selección del candidato que habrá de representarlos en la boleta. En el caso del PRI el nombramiento de su candidato parece ser una decisión que corresponde a Enrique Peña Nieto. Pues en El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “después de las elecciones para gobernador en el Estado de México, el Presidente Enrique Peña Nieto salió fortalecido dentro de su propio partido. Si había asomos de rebelión, planes de hacerle contrapeso frente a su mermada popularidad, se apagaron rápidamente cuando resultó el PRI ganador de esa contienda en gran medida por la operación político-electoral que realizó personalmente el primer mandatario. Una vez dada esa demostración de fuerza, siguió la asamblea priísta en la que quitó los ‘candados’ para que pudiera ser candidato presidencial prácticamente cualquier ciudadano. Era otra prueba del liderazgo de Peña dentro de su partido y la superó cómodamente. Con ello, Enrique Peña Nieto dejó claro que en el PRI había una persona que mandaba: él. Y que él sería el único que conduciría la elección de candidato de su partido a sucederlo. La estrategia subsecuente ha sido verdaderamente atractiva. Se le podrá reprochar todo a Enrique Peña Nieto, pero no se podrá decir que no le sabe a la grilla: con un partido en el tercer lugar de las encuestas en la carrera presidencial, ha diseñado una narrativa que mantiene al público hablando de quién será el “tapado” del PRI […]. Meade, Nuño, Narro, Osorio […] los trae, […] poniéndolos a prueba, midiendo sus reacciones, detectando fortalezas y virtudes. Todo esto, frente a una opinión pública y una clase política aparentemente seducidas con el juego presidencial […]. Tiene mucho mérito, porque es el equivalente a que en la maratón olímpica, los aficionados y las cámaras de la transmisión estén siguiendo sobre todo los codazos entre los cuatro atletas que se pelean la medalla de bronce, y no presten mayor atención a los que van adelante más cerca del oro y la plata. La narrativa presidencial tiene, sin embargo, fecha de caducidad. Y está por terminar. Está por desvelarse el misterio de quién será el candidato del PRI […] a Los Pinos. Información de fuentes indudables que me ha llegado es que el Presidente Enrique Peña Nieto ya tomó su decisión […]. Si no hay algún sobresalto gigantesco, él será el encargado de enfrentar la que sin duda será la contienda política más agria, más atroz, más sucia en la historia reciente de México”.

Este tema también es comentado en Milenio, que en su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “el PRI ya conformó las comisiones encargadas de la selección de sus candidatos para el proceso electoral. Aunque Enrique Ochoa Reza pidió que garanticen que ‘ningún aspirante se sienta marginado o excluido’, por lo pronto una presidenciable, Ivonne Ortega, convocó a una rueda de prensa y se prevé que manifestará alguna inconformidad sobre el proceso que, como muchos, sostiene que está encaminado para que el titular de Hacienda, José Antonio Meade, sea el elegido”.

¿Dónde quedó la bolita?
En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “algunos priistas comienzan a preguntarse desconcertados: ‘¿Y dónde quedó la bolita de lo donado?’. Resulta que el PRI renunció a 265 millones de pesos para que se destinaran a los damnificados de los sismos… ¡y el INE los tiene retenidos!. Según esto, los 88.3 millones de pesos que le correspondían de octubre, siguen “atorados” en las arcas del instituto, que no los ha devuelto a la Secretaría de Hacienda. Obviamente, la pregunta que se hacen los priistas es si se trata de un mero problema burocrático o de un no tan sutil jineteo de la lana.

Libertad de expresión vs agresión
En fechas recientes, la polémica envolvió a Ricardo Anaya, Presidente nacional del PAN, luego de que El Universal diera a conocer una investigación acerca de su patrimonio y el de su familia política. Ante ello el panista no se quedó quieto y de inmediato anunció que emprendería acciones legales en contra del diario, además de difundir Spots en los cuales trata de desmentir la información vertida en el mencionado medio de comunicación. Sobre el tema, en El Universal, su Editorial, asegura que Anaya, “convirtió un asunto periodístico en un pleito legal entre dos particulares. Tiene derecho de hacerlo. Lo que no tiene derecho es a utilizar los tiempos de difusión que el Estado otorga a los partidos políticos para defenderse a sí mismo. El más reciente spot electoral del PAN, difundido en tiempos oficiales de radio y televisión, utiliza la imagen de los periodistas Denise Maerker y Ciro Gómez Leyva, así como el logotipo de El Universal, para decir que un juicio de derecho de réplica determinó que las notas publicadas por este diario acerca de los bienes del dirigente panista ‘no eran verdad’. Esto, a pesar de que el juez no se pronunció sobre la veracidad de la información […]. Pese a este flagrante uso privado, el Instituto Nacional Electoral (INE) decidió ignorar la petición de impedir la difusión del spot o siquiera de ofrecer a El Universal la posibilidad de responder a las menciones de Anaya en el mismo espacio que éste utiliza. Todo indica que el INE es incapaz de defender los recursos públicos que administra […]. Con una autoridad tan débil, hay que temer por la certidumbre de la contienda electoral del próximo año. Otro elemento que preocupa del spot es la equiparación entre ‘ataque’ y crítica. ¿Es un “ataque”, como dice el mensaje, un reportaje sobre las propiedades de un líder de partido? ¿Significa que en el futuro, si cualquier medio exhibe la riqueza de un político, esto debe ser considerado agresión? El INE está avalando un ataque a la libertad de expresión […]. Con esta acción, Anaya usa a su partido, usa a los contribuyentes para beneficio personal y lo peor: con el apoyo de los consejeros del INE”.

El dragón del PRI
En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “de la noche a la mañana en la delegación Cuajimalpa han aparecido dragones en paredes y bardas, hecho que hasta ahora los colonos se preguntan de qué se trata. Aseguran que una de dos, o se trata de la llegada de algún espectáculo o circo chino a la demarcación, o quizá de una estrategia para tratar de impulsar la imagen del Diputado priísta, Adrián Rubalcava, pues a don Adrián se le conoce como el dragón. Hasta el momento las autoridades delegacionales no han dicho si se trata de una campaña o estrategia política. Al lado de este ser mitológico se encuentra la leyenda ‘tu amigo dragón’ quien, por cierto, no tiene buena fama”.