“El PAN vuelve a uno de sus orígenes, el fascismo: elige a Óscar Sánchez, admirador de Hitler, como su dirigente en Edomex”, escribió Enrique Krauze en noviembre de 2012. Y no sólo él; muchos otros protestaron por la llegada del simpatizante del genocida alemán al máximo escalafón del partido en ese estado. El panista intentó justificarse. Sin embargo, unos meses después se organizó un ciclo de capacitación y formación de militantes en el que tuvo como invitado a un abierto antisemita y promotor del nacionalsocialismo…

Ciudad de México, 17 de junio (SinEmbargo).– Parecería un discurso atribuido a Adolfo Hitler y pronunciado en la Alemania de 1939, cuando el Nacional-Socialismo culpaba a los judíos de mantener una conspiración internacional para endeudar y dominar al mundo. Serían palabras normales en la Europa nazi de la primera mitad del siglo pasado, pero se escucharon el pasado 25 de mayo en un auditorio de Metepec, en el Estado de México, donde el Partido Acción Nacional (PAN) organizó una conferencia dentro de su ciclo de capacitación y formación de militantes; en esa ocasión, para escuchar al ya anciano pero aún activo escritor Salvador Borrego Escalante, ex periodista mexicano y considerado uno de los primeros autores en español “revisionistas” del Holocausto.

“Esto que está pasando en Europa es una tragedia. Están acabando con Europa, y quieren acabar también en Latinoamérica”, dijo Borrego, de 98 años, moreno, cano, con hinchadas bolsas de piel bajo los ojos y casi escuálido dentro de su traje gris.

“Ahora bien, ¿quién es el enemigo que está haciendo esa conjura?”, preguntó al auditorio desde su silla en el presídium. “Pues suena muy fuerte, pero es una conjura israelita, porque según ellos y según su Antiguo Testamento, Yahvé les dijo que les daría las tierras del norte, del sur, del oriente y del poniente si se circuncidaban; a cambio de eso era la primera alianza y desde entonces les quedó la idea de que pueden ser dueños del mundo”.

Borrego Escalante hablaba por el micrófono aún con energía ante una treintena de asistentes al Centro de Información Eventos y Convenciones (Ciec) de la localidad mexiquense. Autor de culto entre los autodenominados “nacionalistas” mexicanos y de otros países de habla hispana, fue uno de los primeros escritores que, en su libro “Derrota Mundial”, publicado en 1953, cuestionó el resultado de la victoria Aliada y, en coincidencia con Hitler, culpó a “la hegemonía israelita” de la derrota alemana en la Primera Guerra.

“Tal fue, en síntesis, el proceso del nacimiento del Nacional-Socialismo: frente al carácter internacionalista del marxismo, un categórico nacionalismo apoyado en las ideas de patria y de raza (…) frente al origen político-israelita de la doctrina, un antisemitismo político”, dice Borrego en el capítulo “Paréntesis de guerra” de su libro.

Prologado desde la segunda edición por el intelectual mexicano José Vasconcelos –también conocido simpatizante nazi-, a “Derrota Mundial” le siguieron otros títulos como “América peligra”, “Alemania pudo ganar”, “Inflación empobrecedora”, “Infiltración Mundial” y varios más bajo la firma de Borrego Escalante.

El sábado 25 de mayo, el autor acudió a Metepec a invitación de William Esquivel, de 29 años, prestador de servicio social en las oficinas del Comité Municipal del PAN en Toluca, abierto admirador de Hitler e integrante del Movimiento Nacional Católico Cristo Rey, una de las corrientes de ultraderecha que, como el Yunke, integran al partido.

En la conferencia, junto a Esquivel y a Salvador Borrego se sentaron en el presídium Víctor Guerrero González, uno de los fundadores del PAN en el Estado de México, y Genaro Martínez Pérez, secretario del Comité Directivo Municipal de Acción Nacional en la capital mexiquense.

Ninguno pareció incomodarse ante las rudas aseveraciones del nonagenario escritor, ni aun cuando ante pregunta expresa dijo que los judíos buscaban controlar al mundo a través del aborto e incluso del homosexualismo:

“Su principal intención es debilitar al pueblo, debilitarlo con todo, como le dije, con drogas, con aborto, con las crisis económicas, con el homosexualismo, que le están dando mucho vuelo a eso; se presentan gobernantes y medios de información ¡como que los están ayudando! Como que los están empujando a eso, porque es un orgullo, y los están empujando a adquirir Sida, y con el Sida los están llevando a la muerte, y no les importa, porque así debilitan a la juventud”.

Los políticos blanquiazules sentados en el presídium tampoco mostraron signos de contrarío ni aun cuando Borrego Escalante culpó a los judíos de la división de la Iglesia Católica y, en ese contexto, lamentó la desaparición de Adolfo Hitler y del Nacional-Socialismo.

“Esto ocurrió desde que desapareció Hitler y el Nacional-Socialismo, que era una especie de represa contra el poder judío; no por ser judío, sino porque está trabajando en contra de los no judíos. El movimiento nazi no era precisamente antijudío nada más por su raza, sino también por costumbre, por política”, dijo Borrego.

La ponencia fue grabada por una reportera del sitio “Enlace Judío”, que se edita en el Distrito Federal, el cual acompañó el video con una nota condenando el antisemitismo y “las mentiras que desde el siglo XIX (…) han llevado a la persecución”.

 “FORMANDO CONCIENCIA”

La solicitud de entrevista en el Comité Directivo Municipal del PAN de Toluca fue atendida el pasado miércoles 12 de junio por Gabino Romero, oficial mayor del partido y quien envió el correo electrónico a la militancia local con la invitación a la conferencia de Borrego.

El panista dijo a SinEmbargo no conocer previamente la filosofía del autor ni que fuera abierto admirador de Hitler, pero el objetivo de esa y del resto de las conferencias que ha organizado el partido, explicó, “es que la gente conozca diferentes puntos de vista, y que tenga criterios y referencias para formarse su ideología”.

Romero agregó que la conferencia formó parte de un ciclo iniciado en 2012 por la Secretaría de Formación y Capacitación del Comité Directivo Municipal para que los militantes y la ciudadanía conozcan la vida interna del PAN, su doctrina y sus principios.

“Una filosofía política –explicó Romero- basada en la familia, la nación, la democracia, el trabajo en equipo, el estado. Una filosofía de humanismo político. Llegar al gobierno para ponerlo al servicio de la ciudadanía”.

La idea de invitar a Salvador Borrego a la ponencia, agregó el panista, fue propuesta directamente por su trabajador social al presidente del Comité Directivo Municipal, Orlando Goujón, que, aunque no fue a la conferencia, fue quien dio la autorización para que se realizara.

Ni Goujón ni Genaro Martínez Pérez respondieron la solicitud de entrevista planteada en la sede toluqueña del PAN y a través de sus respectivos correos electrónicos.

El respaldo de la dirigencia panista a la conferencia antisemita de Salvador Borrego, sin embargo, reitera la simpatía neonazi compartida por integrantes de la cúpula y la militancia panista en el Estado de México

En mayo de 2012, los medios de información mexicanos recogieron las declaraciones emitidas por el entonces candidato del PAN al Senado por esa entidad, Oscar Sánchez Juárez, en las que se dijo abierto admirador del personaje histórico considerado como un criminal genocida.

“Fueron hombres que trascendieron en la historia, que dominaron el mundo, a lo mejor no de la manera más convincente para todos, pero admiro el liderazgo que ambos tenían para que miles de gentes estuvieran dispuestos a dar la vida por ellos”, dijo el entonces candidato, 48 años y funcionario panista desde 2000.

El comentario motivó un deslinde por parte de la dirigencia panista y de quien en ese momento era aspirante blanquiazul a la presidencia, Josefina Vázquez Mota.

La militancia de Acción Nacional mexiquense, lo eligió como su dirigente estatal el siguiente 26 de noviembre de 2012; hecho que fue calificado como “detestable” por el escritor Enrique Krauze.

“El PAN vuelve a uno de sus orígenes, el fascismo: elige a Oscar Sánchez, admirador de Hitler, como su dirigente en Edomex. Acto detestable”, escribió Krauze.

Un abierto simpatizante. Foto: Cuartoscuro

Sánchez Juárez. Un abierto simpatizante. Foto: Cuartoscuro

ADMIRADORES DE HITLER

Sentado en la oficina de Romero, William Esquivel –que dijo tener estudios truncos de informática- explicó que conoce la obra de Salvador Borrego y tiene contacto con el autor desde los 19 años, cuando ingresó a las filas del Movimiento Católico Nacional Cristo Rey.

El primer libro de Borrego que leyó, dijo, fue “Batallas Metafísicas”, el cual cuestiona a Sigmund Freud y asegura que su teoría del psicoanálisis justifica y hace que se asuman “como normales” conductas como el homosexualismo, que en realidad, aseguró, están destinadas a “romper con los vínculos del cristianismo”.

Luego leyó “Semblanza”, en el cual Borrego justifica la personalidad de Hitler y él, dijo Esquivel, entendió que la historia de las cámaras de gas en los campos de concentración alemanes fue una invención “sionista”.

Como él, dijo, los integrantes del Movimiento Católico son “nacionalistas” y “revisionistas” por principio. “En mi propia experiencia, diría que es una corriente que se preocupa por el bienestar económico del país, por defender lo nuestro, que la gente se enamore de su patria y se involucre en asuntos públicos”, dijo.

A la fecha, agregó el joven panista, este Movimiento “defensor de la fe Católica” cuenta con unos cinco mil integrantes –de 15 a 30 años-, distribuidos en ciudades como Guadalajara, Puebla e Irapuato. Pero más de la mitad, dijo, viven en Toluca y otras localidades del Estado de México, como Atlacomulco y Metepec.

Y del total, estimó, un 50 por ciento son abiertamente admiradores de la figura e ideología de Adolfo Hitler. “Yo soy admirador de Hitler, y de otros que se consideran dictadores, como Francisco Franco, Augusto Pinochet, y Gustavo Díaz Ordaz. En cambio, Benito Juárez fue un traidor, uno de los primeros que trajeron la masonería a México”, dijo.

Otros panistas que han salido de las filas del Movimiento Católico Nacional Cristo Rey, dijo Esquivel, son el abogado Juan Rodolfo Sánchez Gómez, ex presidente municipal de Toluca entre 2006 y 2009; así como Mario Loera Terrón, ex director de Seguridad Pública y Tránsito en la misma administración.

Cuando se le preguntó si se asume como integrante de la extrema-derecha, Esquivel explicó que es más bien parte de un “movimiento católico nacionalista” y negador del Holocausto, como hace casi un siglo fue la Unión Nacional Sinarquista, fundada por Salvador Abascal, padre a su vez del ex secretario del Trabajo del panista Vicente Fox, Carlos María Abascal.

“EXPLOTADORES, AGIOTISTAS”

Salvador Borrego no fue el único que abundó en expresiones antisemitas en la conferencia organizada por el PAN toluqueño en el auditorio de Metepec.

De acuerdo con las imágenes obtenidas por “Enlace Judío”, al menos dos personas entre el público pidieron la palabra para coincidir en que los problemas económicos del mundo, tanto los derivados del marxismo como del capitalismo, tienen su origen en el comportamiento de los judíos.

“Es muy importante aclarar que se meten en todo el ambiente social de los países, pero más importante es la economía: ellos endeudan a las naciones en base a su modelo económico neoliberal; los 12 bancos que están en Wall Street son completamente judáicos”, dijo uno de los asistentes al pedir la palabra para también responder a la pregunta de cómo le hacen los judíos para controlar el mundo, planteada por la reportera de Enlace Judío.

“Desde su fundación en 1912, cuando la Reserva Federal se legaliza, que no es Federal ni es Reserva, ellos emiten el dinero, lo prestan al gobierno y endeudan a los países, lo mismo pasa en México. ¿Cómo se involucran los israelitas en México? Bueno, pues ahí tenemos en la Comisión Nacional del Agua a (David) Korenfeld, que es un judío; están en los espacios más estratégicos del gobierno”, continuó el asistente.

Otra de las presentes –también oscilando los 30 años- tomó el micrófono para decir que conocía por experiencia propia que “ya se llamen judíos o israelitas”, son los patrones que peor tratan a sus empleados en México.

“Tal parece que ya se les olvidó el Holocausto que vivieron y vienen a poner en nuestro territorio mexicano sus campos de concentración, porque no es otra palabra, discúlpenme la expresión, pero no es otra palabra que eso, esos campos llamados fábricas, la mayoría textiles, donde no sólo explotan a los trabajadores, sino que las condiciones son miserables, en salud y en todo. Yo lo he visto, lo viví en carne propia”, agregó.

Luego habló Manuel González Medina, un economista que suele acompañar a Borrego en sus presentaciones y que, además de referirse al Holocausto como “Holocuento”, centró su ponencia en comparar el modelo económico de Hitler –basado en el trabajo, dijo- y el que llamó “judío”, basado en el dinero.

“Ahí está la diferencia entre la economía fundada en el trabajo y la economía fundada en el dinero, porque esos seis millones de desempleados siguen desempleados, porque la economía judía está basada en el dinero; la de Alemania estaba basada en el trabajo, hay que poner a trabajar a esa fuerza desempleada y su trabajo va a crear riqueza, y esa riqueza la vamos a respaldar con una emisión de moneda no inflacionaria”, dijo.

“Lógico que cuando Hitler llega al poder, y llevó a cabo su programa económico, se echó de enemigo a los grandes especuladores, a los grandes agiotistas, o sea, a la judería internacional, cuya economía está basada en la especulación, y le declararon la guerra a Alemania mucho antes de que iniciara la guerra”, agregó González.

Consultado en la sede panista con respecto al sesgo racista de la conferencia, Romero dijo a que a él le pareció más bien una discusión sobre economía y que, en todo caso, quienes participaron ejercieron su derecho a la libre expresión.

Reneé Dayán –representante en México del Congreso Judío Mundial- declinó hacer comentarios con respecto a la conferencia de Borrego. Igual hizo la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación, cuya vocera, Valeria Berumen, explicó que la dependencia sólo puede pronunciarse cuando hay procedimientos iniciados luego de alguna denuncia.

Sólo la nota de “Enlace judío” cuestionó la conferencia organizada por el PAN y, citando a Nelly Wolf, una sobreviviente del holocausto refugiada en México, escribió casi al final del artículo: “Temo a los grupos pequeños, porque Hitler empezó con cinco personas, las cuales se volvieron quince- y luego se transformaron en el partido nazi que asesinó a seis millones de judíos”.

@srnieto