El sector refresquero  resiste el embate a las medidas comerciales de Donald Trump ya que no prevén aumento a los precios de las bebidas azucaradas. Con la cantidad de refrescos que se consumieron en México en todo el año pasado se podrían llenar 7 mil 529 piscinas olímpicas (de 2,500 metros cúbicos cada una).

Mexico se ha convertido en uno de los principales consumidores de refrescos en el mundo. En la imagen, un puesto ambulante tiene a la venta uno de los productos de mayor venta en el mercado de bebidas azucaradas, Coca-Cola.
Foto: Cuartoscuro, Archivo

Ciudiad de México, 26 de enero (SinEmbargo/EconomíaHoy).- En México se consumieron 18 mil 824 millones de litros de refresco en 2016, aproximadamente 1.5 litros por mexicano en promedio, de acuerdo datos de Asociación Nacional de Productores de Refresco y Agua Carbonatadas (ANPRAC) y la firma auditora KPMG México.

Para este 2017, de acuerdo a Lorenzo Gómez Morín, Gerente del área Globlal Strategy Group de KPMG México, este 2017 hay “incertidumbre por decisiones comerciales que no se han tomado”.

La ANPRAC considera que éste año será de retos para todas las industrias incluyendo la refresquera por variables como la desaceleración del PIB, también la desaceleración en la Inversión Extranjera Directa (IED) y el índice de confianza del consumidor.

“Sin embargo, la industria refresquera es creativa y capaz de adaptarse a los patrones de consumo del mexicano y 2017 no será la excepción”, refirió Oscar Silva, socio de KPMG México.

Por su parte, Oscar Silva, socio de KPMG México señaló que la industria de bebidas carbonatadas es una de las menos sensibles al tipo de cambio. “Las industrias exportadoras serán las que tienen un mayor problema por la coyuntura actual, pero las industrias nacionales como ésta, que usan insumos nacionales, son las que se verán menos impactadas, entonces creemos que continuaremos con el ritmo de crecimiento”, señaló Oscar Silva, socio de KPMG México.

En ese sentido, Silva refirió que la industria refresquera nacional no depende de insumos importados, por lo que en el mediano plazo no se prevé un aumento. Sin embargo, dijo, dicha medida también dependerá de cada empresa refresquera.

De acuerdo a KPMG México, la producción de refrescos en México mantuvo un crecimiento 0.3 por ciento per cápita anual entre 2012 y 2016. Además, dicha industria genera 1 de cada 400 empleos en México.

Al cierre del tercer trimestre de 2016, el total de empleados en la industria de bebidas carbonatadas fue de 129 mil 706 personas.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EconomíaHoy. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.