Vista panorámica de los mausoleos de los narcotraficantes de Sinaloa. Foto: Captura de pantalla

Vista panorámica de los mausoleos de los narcotraficantes de Sinaloa. Foto: Captura de pantalla

Ciudad de México, 29 de junio (SinEmbargo).- Cine, escaleras de caracol, suites nupciales, aire acondicionado prendido las 24 horas del día, tv satelital, wi-fi, música, cocinas equipadas, así están equipados los mausoleos de los grandes capos del narcotráfico mexicano, cuyo valor inmobiliario alcanza hasta el millón de dólares, de acuerdo con un amplío reportaje publicado por el diario británico Daily Mail.

Todos muertos, con una vida dedicada a la violencia, al crimen, a la búsqueda de la riqueza, famosos por su crueldad, por su poder corruptor y por sus fines violentos, los más temidos capos de México “descansan en paz” en lujosos mausoleos hechos a la medida de sus “necesidades”, dice el reportaje firmado por Alasdair Baverstock.

“Provocadores hasta en la muerte, los narcos del Cártel de Sinaloa han construido sus propias tumbas, en la capital del estado, Culiacán, cuyos cementerios cuentan la historias de la inmensa riqueza de los señores de la droga”.

MANUEL TORRES FÉLIX: “EL LOCO”

El mausoleo de "El loco" está construido en el estilo antiguo de Atenas, con columnas griegas dentro y por fuera. Foto: Captura de pantalla.

El mausoleo de “El loco” está construido en el estilo antiguo de Atenas, con columnas griegas dentro y por fuera. Foto: Captura de pantalla.

Famoso por sus cambios de humor impredecibles y violencia extrema, Manuel Torres Félix construyó este mausoleo para sí mismo (costó 340 mil dólares), con columnas de mármol griego y una cocina totalmente equipada, 24 horas de aire acondicionado y sistema de alarma.

Conocida como “El loco”, Torres Félix fue un capo del Cártel de Sinaloa quien regularmente se quedaba hasta tres días sin dormir. Conocido por su inestabilidad emocional y la tendencia a perder los estribos a la menor provocación, realizó una matanza en el año 2009 tras el secuestro y asesinato de su hijo.

El mausoleo de “El loco” está construido en el estilo antiguo de Atenas, con columnas griegas dentro y por fuera, que se eleva a través de una cámara funeraria de mármol, y con una cocina y comedor en el segundo piso.

El mausoleo de "El loco" está construido en el estilo antiguo de Atenas, con columnas griegas dentro y por fuera. Foto: Captura de pantalla.

El mausoleo de “El loco” está construido en el estilo antiguo de Atenas, con columnas griegas dentro y por fuera. Foto: Captura de pantalla.

ARTURO BELTRÁN LEYVA: EL “JEFE DE JEFES”

El fundador del Cártel de los Beltrán Leyva cuenta con el más extravagante y costoso de los mausoleos (650 mil dólares), equipado con con un sistema de alarma, wi-fi, iluminación completa, aire acondicionado las 24 horas, televisión por satélite, dos dormitorios y una cocina.

Mausoleo de Arturo Beltrán Leyva. Foto: Captura de pantalla

El capo que fue asesinado en 2009 con la ayuda de 200 soldados, dos tanques y dos helicópteros. Después de que la identidad de uno de los soldados que murieron en la batalla, fuera revelado durante su funeral, los sicarios del Cártel asesinaron a toda su familia, como venganza por su participación en la muerte de su jefe.

IGNACIO “NACHO” CORONEL: “EL REY DEL CRISTAL”

El mausoleo del capo que controlaba el mercado de la metanfetamina de Estados Unidos, famoso por sus excesos al vengarse, costó más de 450 mil dólares y cuenta con un sistema de sonido de última generación, alarma que alerta en los teléfonos inteligentes si entra algún intruso, wi-fi y aire acondicionado las 24 horas.

Mausoleo de Ignacio "Nacho" Coronel. Foto: Captura de pantalla.

Mausoleo de Ignacio “Nacho” Coronel. Foto: Captura de pantalla.

Uno de los cuatro fundadores del Cártel de Sinaloa, Ignacio “Nacho” Coronel controlaba las operaciones de metanfetamina de la organización criminal hasta el final de la producción, a través del contrabando fronterizo hasta su venta en el mercado estadounidense y tuvo tanto éxito que se ganó el apodo del “Rey del Cristal”.

En una ocasión envío a 100 sicarios para deshacerse de los tres asesinos Zeta que habían asolado a Sinaloa.

INÉS CALDERÓN: “EL INGENIERO”

El mausoleo de “El Ingeniero” cuenta con una temática romana y costó 550 mil dólares. Cuenta con techo abovedado, ventanas de cristal tintado, aire acondicionado, seguridad las 24 horas y sala de reunión para los jefes del narcotráfico de Sinaloa. Además, las decoraciones florales son reemplazadas cada cinco días.

Inés Calderón, quien murió en 1988, era famoso por sus métodos creativos para el contrabando y fue uno de los primeros narcotraficantes en introducir cocaína y heroína al mercado de Estados Unidos durante la década de los setentas y ochentas.

Mausoleo de Inés Calderón "El Ingeniero". Foto: Captura de pantalla

Mausoleo de Inés Calderón “El Ingeniero”. Foto: Captura de pantalla

Después de comenzar como un asesino a sueldo en Sinaloa, ascendió rápidamente a la parte superior de la lista de los más buscados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, después de torturar y matar a un agente de la DEA que lo había estado investigando.

HÉCTOR LUIS PALMA SALAZAR: “EL GÜERO”

El mausoleo del capo quien fuera famoso por su crueldad, es también ocupado por la que fuera su esposa, que él mismo asesinó después de que lo dejó por otro hombre.

El mausoleo que costó 420 mil dólares, cuenta con un salón de banquetes donde se llevan a cabo ceremonias religiosas y una suite nupcial con vista de 360 grados. Además tiene una escalera en espiral, cocina y wi-fi.

Mausoleo de "El Güero" Palma. Foto: Captura de pantalla

Mausoleo de “El Güero” Palma. Foto: Captura de pantalla

En activo, fue uno de los jefes de las más brutales y temidos del Cártel de Sinaloa, ‘El Güero’ era famoso por su control de las autoridades mexicanas, sobornando y amenazando a jueces, además de mantener a la policía en su nómina.

Después de pasar una temporada en una cárcel mexicana, fue liberado para descubrir que su esposa había tenido un amante y había huido con él. “El Güero” Palma, sin vacilar, envió a tres sicarios, uno de los cuales le envió de vuelta la cabeza de su esposa por correo tres días después.

Corre el rumor, dice el reportaje del Daily Mail, de que el edificio cuenta siempre con olor del perfume favorito de su esposa asesinada.

AMADO CARRILLO: “EL SEÑOR DE LOS CIELOS”

El mausoleo de Amado Carrillo es de estilo neogótico y cuenta con una capilla en la parte trasera de la construcción, con capacidad para 50 personas, donde se llevan a cabo los servicios religiosos de la familia.

El mausoleo del apodado “Señor de los Cielos”, quien falleció en 1997, tuvo un costo de 490 mil dólares. Carrillo fue uno de los capos de la droga más poderosos de su época, amasando una fortuna de más de 25 millones de dólares, y construyendo palacios en todo estado de Chihuahua, el más extravagante se conoce como el “Palacio de las mil y una noches”.

Mausoleo de "El Señor de los Cielos". Foto: Captura de pantalla

Mausoleo de “El Señor de los Cielos”. Foto: Captura de pantalla

“El Señor de los Cielos” era famoso por asesinar a cada guardia de la prisión que alguna vez lo trató mal y murió mientras se sometía a una operación de cirugía plástica facial para cambiar completamente su aspecto.

Construido sobre una de sus muchas fincas privadas en el norte de México, el mausoleo de Carrillo fue construido en el estilo neogótico, por su gusto de la arquitectura clásica, indica el diario británico.

ARTURO GUZMÁN LOERA: “EL POLLO”

Fueron cinco grandes edificios los construidos por Joaquín “El Chapo” Guzmán, con un mausoleo para cada uno de los hermanos.

El conjunto de mausoleos, entre los cuales está el de de Arturo Guzmán Loera alias “El Pollo” (quien fue asesinado dentro de la prisión en el año 2004 mientras otorgaba una conferencia junto a su abogado), tuvo un costo de un millón 200 mil dólares y cuentan con aire acondicionado, vigilancia las 24 horas, dos pisos y habitaciones con baño privado para los miembros de la familia.

Mausoleo de Arturo Guzmán Loera, alias "El Pollo". Foto: Captura de pantalla

Mausoleo de Arturo Guzmán Loera, alias “El Pollo”. Foto: Captura de pantalla

Se sospecha que al convertirse en informante de la Policía, los guardias de la prisión lo dejaron solo con el guardaespaldas de su abogado y fue encontrado después de la entrevista con múltiples heridas de arma blanca.