El Partido de la Revolución Democrática (PRD) está a punto de perder la gubernatura de Morelos por los errores de Graco Ramírez Garrido Abreu, pero también por su inacción ante las decisiones del Gobernador, coincidieron activistas defensores de derechos humanos y analistas políticos consultados por SinEmbargo.

Con el candidato Rodrigo Gayosso Cepeda, hijastro de Graco Ramírez, el Sol Azteca va en quinto lugar en las encuestas, frente a un Cuauhtémoc Blanco Bravo, de la coalición “Juntos haremos historia”, quien lidera la intención de voto en la entidad y quien prometió ir por el actual mandatario y los funcionarios que “han saqueado” Morelos.

“El destino de Graco en Morelos será como el del priista Javier Duarte: tendrá que irse, tendrá que huir, porque Cuauhtémoc irá a traerlo para que enfrente a la justicia, porque los agravios que le hizo no sólo a él, sino a mucha gente –como la persecución a líderes sociales, el hostigamiento contra mi persona, por ejemplo–, ha sido brutal. Graco  ha gobernado como un verdadero tirano; ojalá se vaya junto con el PRD y su hijastro”, dijo Javier Sicilia Zardain, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).

Ciudad de México, 6 de mayo (SinEmbargo).- Graco Ramírez Garrido Abreu, Gobernador de Morelos, perderá la entidad que gobierna porque llegó al poder respaldado por la izquierda, pero se plegó plenamente al Gobierno de Enrique Peña Nieto, comentaron activistas y analistas políticos en entrevista con SinEmbargo.

Tabasqueño como Andrés Manuel López Obrador, en 2012 recibió el apoyo del entonces candidato a la Presidencia de la República por una coalición encabezada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), y le dio a Morelos por primera vez un gobierno bajo las siglas perredistas, luego de dos sexenios gobernados por el Partido Acción Nacional (PAN).

Pero este año su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda, candidato a la gubernatura de Morelos por el Sol Azteca, está muy lejos del primer lugar de acuerdo con las últimas encuestas que le dan una amplia ventaja a Cuauhtémoc Blanco Bravo, candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Partido del Trabajo (PR) y Partido Encuentro Social (PES).

Una encuesta sobre las elecciones en Morelos publicada el 12 de abril por El Universal da a Blanco Bravo una intención del voto de 33.7 por ciento, seguido del candidato panista Víctor Manuel Caballero con 11.3 por ciento, el candidato independiente Fidel Demédicis Hidalgo con 8.9 por ciento, el priista Jorge Meade Ocaranza con 8 por ciento y en un quinto lugar el hijastro de Graco Ramírez con 7.8 por ciento.

“Graco es hombre que construyó su Gobierno a partir de discursos que nunca tuvieron sustento en la realidad. Lo primero que dijo es que en 18 meses acababa con la violencia y la violencia se disparó y el hombre lejos de aceptar la realidad y buscar apoyo, simplemente la negó”, dijo Javier Sicilia Zardain, líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).

Graco Ramírez prometió acabar con la inseguridad en 18 meses, pero tres días antes de terminar 2013, un cuerpo embolsado fue encontrado muy cerca del domicilio del Gobernador con un mensaje.

Al cumplirse el primer año del Gobierno de Graco, las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública indicaban que Morelos lideraba la lista con más secuestros, con un repunte de 80 por ciento frente a 2012. En ese momento se encontraba por encima de Tamaulipas, Tabasco, Michoacán y Guerrero.

El think tank internacional Control Risks coincidió con las cifras del Secretariado y publicó en diciembre de ese año que Morelos era la entidad con el mayor número de secuestros per cápita en México.

La situación no mejoró durante el sexenio del perredista. A unos meses de que Graco deje la gubernatura, la violencia en Morelos se ha disparado. El 29 de abril 12 personas fueron heridas, dos de ellas de gravedad, tras una balacera en Plaza Marina, en Cuernavaca. Ese mismo día el cuerpo decapitado y desmembrado de un hombre fue abandonado a un costado de la Autopista del Sol con un mensaje escrito en una cartulina.

Sicilia Zardain, uno de los principales detractores de Graco Ramírez Morelos y también uno de los activistas perseguidos de su Gobierno, afirmó que al inicio de la administración de Graco las víctimas se acercaron a él para intentar dialogar.

“Por más que nosotros como Universidad y colectivos de víctimas le hicimos ver, la respuesta fue una agresión y terminó en la ruptura. Lo más terrible que terminó por destruir sus aspiraciones políticas a la Presidencia de la República, fueron las fosas de Tetelcingo. Eso ha lastimado mucho: él no oye, no escucha, es autoritario, miente y no cumplió con los acuerdos que hizo con la población de Morelos. Traicionó a las víctimas”, dijo el poeta y escritor.

Las fosas de Tetelcingo y Jojutla revelaron 117 cuerpos y nueve bolsas con 12 fragmentos de personas. Algunos de los cadáveres tenían el tiro de gracia, sin identificación, en total clandestinidad.

Para Javier Sicilia, el Gobernador de Morelos no sólo comprometió las aspiraciones de perpetuarse a través de su hijastro Rodrigo Gayosso, sino que llevó al PRD en la entidad a la debacle.

“Nosotros hablamos con el PRD nacional, pero no nos hicieron caso. Simplemente lo dejaron hacer lo que quiso, sin hacerle nada”, dijo.

Para los politólogos, la cercanía del perredista Graco Ramírez con el Presidente Enrique Peña Nieto, particularmente con su apoyo a la Reforma Energética, es uno de los grandes errores de su gestión, y también del PRD que desde la firma del Pacto por México se sometió al Ejecutivo federal. Foto: Cuartoscuro

Graco Ramírez ha sido considerado como uno de los perredistas con más poder detrás de “Los Chuchos” o Nueva Izquierda (NI), la corriente que lideran Jesús Ortega Martínez y Jesús Zambrano Grijalva.

En 2013 mientras Jesús Zambrano, entonces presidente nacional del PRD, llamaba a la población a firmar la solicitud para realizar una Consulta Popular en 2015 y echar abajo la Reforma Energética  de Enrique Peña Nieto, el Gobernador de Morelos apoyaba la reforma.

“Yo definiría a Graco como un hombre del poder. Él está con quien tiene el poder y si ahorita estuviera en el poder Felipe Calderón, el estaría con él; Graco fue quien le sacó adelante los votos de la fracción perredista en el Senado a su Reforma Energética y ahora está puesto de tapete con [Enrique] Peña Nieto. Graco no se conflictúa con el poder, es un buen aliado de él y es también el autor de la debacle del PRD, es el ‘Chucho’ mayor y está esperando que Carlos Navarrete sea el presidente del partido, para que lo nombre candidato a la Presidencia de la República en 2018, con sus alcances, sí, para venderle la campaña al PRI [Partido Revolucionario Institucional]”, le dijo Gerardo Becerra Chávez de Hita, vocero de la Coordinadora Morelense de Movimientos Ciudadanos (CMMC) a SinEmbargo en 2014.

Graco Ramírez asistió, junto con Ángel Aguirre Rivero, entonces Gobernación de Guerrero por las siglas perredistas, a la promulgación de la Reforma Energética el 20 de diciembre de 2013.

El Gobernador de Morelos dijo en varias ocasiones que la propuesta de Peña Nieto no era privatizadora y que la Reforma Hacendaria era “progresista”.

A pesar de las declaraciones contradictorias con la campaña de defensa del petróleo de los perredistas, Jesús Zambrano Grijalva, entonces dirigente Nacional del Sol Azteca, declaró que Graco no sería expulsado del PRD y que su opinión era válida y respetada, a pesar de que los líderes del partido no la compartieran.

“Su error es no sólo apoyar a Peña Nieto, sino apoyar la Reforma Energética, que es tabú para la izquierda”, dijo Ivonne Acuña Murillo, investigadora del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana (UIA).

A pesar de que Graco Ramírez apoyó una reforma que, de acuerdo con el PRD, fue el motivo principal del rompimiento del Pacto por México, nunca fue llamado a cuentas por su partido.

Los líderes del PRD anunciaron, después de la votación de la Reforma Energética, que expulsaría del partido a dos legisladores locales que votaron a favor de la iniciativa de Peña Nieto, pero Graco fue intocable.

“Graco es un gran encantador  de serpientes, un gran corruptor. Entre su discurso y gran corrupción con la que gobernó al partido a través de su hijastro, el PRD se terminó por ir a la debacle en Morelos”, dijo Sicilia Zardain.

TRIUNFO DE BLANCO LO ACERCA A LA CÁRCEL

El 29 de abril el candidato de Morena abrió su campaña rumbo a la gubernatura de Morelos con una promesa: ir, sin gana, tras Graco Ramírez y todos los funcionarios del PRD que “han saqueado” a Morelos.

En abril Cuauhtémoc Blanco fue acusado de ser el autor intelectual del asesinato del joven empresario Juan Manuel García Bejarano y el entonces Alcalde acusó ser víctima de una persecución por parte de Graco.

“Lamento profundamente que los niveles de cinismo y cobardía por parte del grupo político que durante los últimos ocho meses me ha querido destituir de mi cargo a través de un Procedimiento de Revocación de Mandato, de Suspensión Definitiva y de Juicio Político, así como de múltiples denuncias ante la PGJ de Morelos, hayan llegado al grado de influir en las declaraciones de un presunto asesino para así buscar, otra vez y a como dé lugar, que sea removido del cargo de Presidente Municipal de Cuernavaca”, dijo en un escrito el ex futbolista e ídolo nacional en ese deporte.

Hoy, con la intención del voto a su favor, podría tener la posibilidad de ir tras el Gobernador perredista.

“Cuauhtémoc fue muy claro al decir: ‘voy a castigar a Graco’. El destino de Graco en Morelos será como el del priista Javier Duarte: tendrá que irse, tendrá que huir, porque Cuauhtémoc irá a traerlo para que enfrente a la justicia, porque los agravios que le hizo no sólo a él, sino a mucha gente –como la persecución a líderes sociales, el hostigamiento contra mi persona, por ejemplo–, ha sido brutal. Graco  ha gobernado como un verdadero tirano; ojalá se vaya junto con el PRD y su hijastro”, dijo Sicilia Zardain.

Ivonne Acuña consideró que el candidato de Morena encabeza las encuestas, no sólo por los errores que haya cometido el actual Gobernador de Morelos, sino por el hartazgo de la población de la clase política.

Los votantes, explicó, voltean hacia figuras que no son políticas, pero sí líderes en su actividad. Es el caso de Blanco Bravo en el futbol.

“No se puede negar que es uno de los mejores futbolistas que ha tenido México. Eso le da un liderazgo que lo hizo Alcalde de Cuernavaca y en esta ocasión arrastra además el liderazgo de López Obrador para llegar a la gubernatura”, expuso la doctora Acuña.

Un liderazgo del tabasqueño que, según los politólogos, también le impulsó a Graco Ramírez para ganar las elecciones y gobernar Morelos desde el 1 de octubre de 2012.