Montevideo, 10 jun (EFE).- Los vuelos en el aeropuerto de Montevideo, el principal de Uruguay, continúan hoy cancelados por las cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, aunque las autoridades retiraron la alerta “naranja” (peligrosa).

Según Jorge Bentos, jefe de operaciones terrestres de Puerta del Sur, la empresa concesionaria del Aeropuerto Internacional de Carrasco (AIC), la situación es la misma que el día anterior, cuando fueron suspendidos todos los vuelos en la terminal.

“De las cien operaciones por día de promedio todas fueron canceladas el jueves y con el ritmo que llevamos hasta ahora es probable que también se cancelen en el día de hoy”, indicó a Efe.

Para Bentos, es “poco probable” que se registre “una mejora significativa” de la situación en las próximas horas porque la nube de cenizas “está corriendo sobre Uruguay todo y parte de Argentina”.

Así las cosas, el AIC, el único del país con un flujo importante de vuelos hacia el extranjero, presenta este viernes “un aspecto desolador, casi fantasmal”.

“Se observa mucho personal inactivo, el aeropuerto está extrañamente vacío”, dijo Bentos, que agrego, sin embargo, que algunos trabajadores de las líneas aéreas atienden a unos pocos pasajeros varados, los que hacían escala en Montevideo, pues el resto han sido advertidos de que no se acercaran allí a tomar su vuelo.

En su parte del día, la Dirección Nacional de Meteorología rebajó este jueves la alerta naranja (peligroso) al nivel amarillo (riesgo para actividades concretas) y, aunque alertó sobre la presencia de ceniza volcánica en el ambiente, no habló de falta de visibilidad por ese fenómeno, como hiciera el jueves.

Algunos ciudadanos encontraron a primera hora de este viernes sus vehículos cubiertos con una capa de polvo gris de unos pocos milímetros, aunque no está claro si se trata de ceniza volcánica o del propio polvo del ambiente.

El polvillo fue detectado también en el instrumental del aeropuerto, explicó Bentos, aunque es tan escaso que no tiene “ninguna afectación” en su funcionamiento.

Aunque llegaron disminuidas, las cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, comenzaron a sentirse en el cielo uruguayo el martes, cuando se suspendieron el noventa por ciento de los vuelos en el AIC.

La situación se agravó el jueves, cuando el Ministerio de Salud Pública aconsejó a la población tomar precauciones, especialmente a las personas que sufren alergias respiratorias.

Según la recomendación del ministerio, los ciudadanos expuestos a las cenizas pueden sufrir “síntomas irritativos agudos” en vías respiratorios y ojos.

Deben tener “especial cuidado” quienes sufren de asma, enfermedades pulmonares, bronquitis y conjuntivitis.

Las autoridades exhortaron, además, a los conductores a que extremen las precauciones en las rutas nacionales debido a la disminución de visibilidad.

Uno de los afectados por la coyuntura fue el presidente uruguayo, José Mujica, que el jueves tuvo que suspender un viaje en helicóptero a Buenos Aires para reunirse con su homóloga argentina, Cristina Fernández. EFE