Profesor acusado de abuso a menores provoca persecución en EU

 

Los Angeles, 11 Jul (Notimex).- Un maestro del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD, por sus siglas en inglés) intentó la víspera evitar ser arrestado por la policía de Bell que lo persiguió por calles de esta ciudad hasta que estrelló su auto contra un árbol.

El Departamento de la Policía de Bell indicó este día que el profesor Kip Arnold, de 51 años, se encuentra hospitalizado por las lesiones que sufrió al estrellar su vehículo contra un árbol cerca de un edificio de oficinas en Rolling Hills Estates, luego de una persecución de casi una hora.

El maestro de educación física habría cometido actos lascivos contra un estudiante de 14 años hace siete años y cuando la policía se presentó este martes para arrestarlo, escapó en su auto hasta que fue detenido por agentes del orden, explicó el sargento Ty Henshaw.

Arnold impartía clases en la escuela secundaria Southeast en South Gate y había estado bajo vigilancia en su casa de Lakewood por un par de días tras las acusaciones en su contra, señaló Henshaw.

El vocero señaló que cuando se le intentó detener el maestro salió de su domicilio subió a su coche e hizo caso omiso a la orden de detenerse por lo que fue seguido por patrullas y en un momento una de estas lo golpeo en la parte trasera del auto para hacerlo perder el control.

En la persecución Arnold tomó las autopistas 405, 110 y la Carretera Pacific Coast (PCH) y después siguió por la ciudad de Torrance.

Arnold, quien trabajó ocho años con LAUSD permanece hospitalizado y su condición médica no ha sido revelada, pero esta bajo vigilancia policiaca.

El abogado Mark Haushalter dijo que Arnold, quien es maestro de educación física, tiene al menos dos estudiantes víctimas de actos lascivos, su cliente (hoy de 21 años) y una jovencita de 14 años.


Leer más sobre este autor


Publicaciones anteriores de


Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm