Los maestros realizan protestas desde el 19 de septiembre. Foto: Cuartoscuro.

Los maestros realizan protestas desde el 19 de septiembre. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 16 de octubre (SinEmbargo).- El cumplimiento de las demandas de la disidencia magisterial que conforma la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) resultaría 315 millones de pesos más caro que liquidar y sustituir a los inconformes, que el próximo 19 de octubre cumplen dos meses de movilizaciones en contra de la Reforma Educativa y sus leyes secundarias.

De acuerdo con los datos del estudio “MalGasto Educativo 2013”, de la fundación Mexicanos Primero, que considera que aun cuando los docentes “moderaron” sus demandas económicas tras el desalojo del Zócalo, el pasado 13 de septiembre, el liquidarlos costaría 3.46% menos, publica Reforma.

Entre las principales demandas de la CNTE para terminar sus movilizaciones, además de la cancelación de la Reforma Educativa, se encuentra el pago de salarios caídos y bonos de productividad.

Pagar los salarios caídos de los más de 266 mil 805 integrantes de la CNTE implicaría un desembolso de 5 mil 803 millones de pesos, mientras que  las transferencias pactadas significarían 511 millones 77 mil pesos y, además, se sumaría el traspaso de 2 mil 252 millones 464 mil pesos anuales por contribuciones que “carecen de sustento legal”, según el informe de Resultados de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que se utilizan para el pago de comisiones y recursos sindicales.

Lo anterior, da un total de 9 mil 0.72 millones de pesos, mientras que la sustitución costaría 8 mil 782 millones de pesos.

Porfirio Marquet, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), expone que en caso de que el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA) considerara que la liquidación de los maestros disidentes está justificada, sólo se tendría que indemnizarlos con la parte proporcional del aguinaldo y vacaciones.

“La operación de un rescate educativo sería definitivamente costosa como lo son todos los rescates”, dijo por su parte David Calderón del Campo, director general de Mexicanos Primeros.

Mientras tanto, los dirigentes de la CNTE que están en plantón en la Ciudad de México desde el pasado 18 de agosto pidieron a la Dirección de Concertación Política de la Secretaría de Gobierno del GDF de plazo hasta el lunes para reorganizar el campamento que tienen en el Monumento a la Revolución.

PARO EN MICHOACÁN

Maestros de la CNTE iniciaron este miércoles un paro indefinido de labores como parte de la lucha emprendida por su cúpula en contra de la Reforma Educativa.

Se trata del segundo movimiento de este tipo en lo que va del presente ciclo escolar. El anterior se prolongó por tres semanas y concluyó el pasado 10 de septiembre.

Desde temprana hora, los docentes iniciaron con el cierre de escuelas, toma de instalaciones y casetas.

El dirigente sindical, Juan José Ortega Madrigal, señaló que el nuevo paro laboral va acompañado de la toma de las instalaciones de la Secretaria de Educación en la entidad (SEE) y la toma de casetas.

“Este paro indefinido de clases forma parte de la lucha que está emprendiendo la Coordinadora en contra de la mal llamada reforma educativa”, justificó Ortega Madrigal.

Detalló que tienen previsto movilizarse a las casetas de las autopistas México-Guadalajara y Pátzcuaro Lázaro Cárdenas, sin bloquear la circulación vehicular.

“Será una jornada de libre peaje. Los vehículos podrán pasar sin pagar”, precisó.

Esta medida permanecerá hasta las 15:00 horas, según el plan de movilizaciones de la CNTE.

Además, también fueron tomadas en forma indefinida las oficinas centrales de la Secretaría de Educación en el Estado, aunque sin afectar la emisión del pago de salarios al magisterio.

“Paro indefinido. No a la reforma educativa”, se lee en los avisos que colocaron en los accesos a la dependencia.

El plan de acción de los maestros paristas prevé, además, manifestaciones en presidencias municipales y centros comerciales en los próximos días.

BLOQUEOS EN CHIAPAS

Profesores de las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) bloquean los accesos a la capital chiapaneca como parte del movimiento que iniciaron el 28 de agosto en protesta por la reforma educativa. Los bloqueos se localizan en la salida de Tuxtla Gutiérrez hacia las carreteras federales que comunican a Chiapas con Veracruz, Distrito Federal y la Costa y Soconusco del estado, municipios de las zonas Centro y Frailesca.

Asimismo, otro bloqueo se ubica en la carretera federal que comunica a Tuxtla Gutiérrez con Chiapa de Corzo, a la altura del crucero Angostura, que enlaza con las ciudades de San Cristóbal de las Casas, Venustiano Carranza y otros municipios. Uno más se registra en el libramiento sur de la capital salida a la ciudad de Suchiapa y Villaflores, donde los docentes no permiten el paso de vehículos y la gente tiene que trasbordar unidades.

Mientras tanto, estudiantes de la Universidad Autónoma de Chiapas se manifiestan en la entrada principal de esa casa de estudios, donde afirman que sólo buscan defender sus derechos.

CUÉ PIDE MÁS DINERO PARA LA CNTE

El mandatario de Oaxaca.Foto: Rebeca Argumedo, SinEmbargo.

El mandatario de Oaxaca. Foto: Rebeca Argumedo, SinEmbargo.

En este contexto, el Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, anunció que pedirá al gobierno federal 4 mil 500 millones de pesos más de presupuesto educativo para 2014 para cubrir el déficit en infraestructura que presenta la entidad en este sector, toda vez que 98.5% de los recursos para este ramo se destinan al pago de salarios de los docentes.

La entidad reciben anualmente 13 mil millones de pesos para este ramo. Para 2014 pretende recursos por 18 mil 500 millones “para atender el faltante, principalmente el aguinaldo, el pago de proveedores, mantenimiento, pago de servicios, teléfono, luz, agua”, expuso el mandatario.

Aseguró que de este presupuesto, 20 millones de pesos anuales se destinan al mantenimiento de las 13 mil 500 escuelas que tiene la entidad “no logramos hacer casi nada”.