MARCIAL MACIEL: NUEVA EVIDENCIA HUNDE A EL VATICANO

 

La visita a México de Benedicto XVI no será tan tersa como desearían sus organizadores. Al tiempo de su llegada saldrá a la venta el libro La voluntad de no saber, que mediante documentos del Vaticano demuestra que Juan Pablo II y su sucesor conocían el comportamiento criminal de Marcial Maciel, al que no obstante protegieron. Además, víctimas del fundador de la Legión de Cristo y de otros sacerdotes católicos pederastas hacen gestiones para plantearle al pontífice de manera personal sus exigencias de justicia. El autor de esta reseña es también autor del prólogo de la obra.

Por Bernardo Barranco V.*

“Este Papa me tiene desilusionado, ya no creo en él”, dice José Barba, catedrático del Instituto Tecnológico Autónomo de México y una de las víctimas de Marcial Maciel. Cuando se le pregunta si accedería a tener un encuentro con Benedicto XVI en su próxima visita a México, responde categórico: “No estoy dispuesto a juegos mediáticos estériles ni a supuestos perdones cargados de retórica”.

Barba, Alberto Athié y el investigador Fernando M. González son autores de un libro que contiene evidencias documentales de algo que era ampliamente sabido: el Vaticano tenía conocimiento y registro del comportamiento enfermizo de Marcial Maciel desde los años cuarenta.

La próxima semana Random House-Mondadori pondrá en circulación el libro, La voluntad de no saber, cuyo subtítulo es elocuente: Lo que sí se conocía sobre Maciel en los archivos secretos del Vaticano desde 1944. Los documentos incluidos en la obra muestran que la curia romana siempre tuvo información sobre la trayectoria llena de aberraciones del fundador de los Legionarios de Cristo… Pero el Vaticano lo toleró y protegió.

El libro de Barba, Athié y González reconstruye el tortuoso proceso de denuncia contra Maciel y registra la terca resistencia de las estructuras de la Iglesia para castigar la conducta reprobable de un personaje siniestro. La diferencia con muchos otros textos sobre Maciel es la sólida base documental que los autores ponen a disposición del lector.

Los documentos vienen de los archivos de la Congregación para Institutos y Sociedades de la Vida Consagrada y abarcan el periodo 1944-2002. Los textos acumulados por la historia son testigos implacables e irrefutables que exhiben una realidad cruda: el Vaticano ha mentido sobre Maciel y la curia romana engañó durante el proceso de “beatificación exprés” de Juan Pablo II.

La columna vertebral del libro son 212 legajos que hasta hace poco estaban resguardados en las entrañas del Vaticano y cuyo contenido pone de manifiesto la complicidad y la simulación de las autoridades de la curia romana que protegieron a Maciel y encubrieron sus patologías.

TSUNAMI PARA LA IGLESIA
La voluntad de no saber denuncia y analiza, cuestiona la actitud de muchos actores que desean encapsular el caso Maciel para que con el tiempo se diluya y olvide.

Pero Marcial Maciel no fue sólo un accidente trágico: las denuncias de crímenes sexuales cometidos por miembros de la Iglesia, que han ido apareciendo por oleadas, así lo indican. Los abusos contra menores no son casos aislados, extraños o ajenos a la institución, sino un comportamiento estructural.

Los escándalos de pederastia clerical fueron escalando en todo el mundo y explotaron mediáticamente en 2010. En Irlanda, Alemania, Bélgica, Australia, Brasil, Estados Unidos, y por supuesto México, se multiplicaron los testimonios de casos que han cimbrado la autoridad moral del Vaticano. Esta especie de tsunami se convirtió en un golpe letal para la Iglesia, sólo comparable –según el teólogo suizo Hans Kung– con la reforma protestante del siglo XVI.

El escándalo ha sido global y sacudió la rígida estructura eclesiástica. Hay una crisis que se manifiesta en el resquebrajamiento de la confianza, el liderazgo y la credibilidad de la Iglesia, especialmente en los países de mayoría católica.

Los autores de La voluntad de no saber aclaran que si bien Maciel no es un accidente aislado en la Iglesia, no se puede afirmar que toda la institución actúe como el fundador de los Legionarios de Cristo. Lo que sí cuestionan son las decisiones institucionales de encubrimiento y silencio cómplice que llevaron a la impunidad. Éstas no atendieron “con caridad cristiana” a las víctimas e incluso –cono señala Barba– las sometieron a chantajes y presiones psicológicas.

Se han escrito muchos libros sobre Marcial Maciel pero aún son insuficientes para documentar la retorcida trayectoria de un personaje que en vida fomentó la mentira, la intriga, la simulación y la corrupción en el nombre de Dios; que sucumbió a las adicciones y tuvo una vida sexual perversa no sólo por los abusos cometidos contra menores sino por otras prácticas que se han venido conociendo a cuentagotas. Tampoco olvidemos el culto a su personalidad que fomentó entre los Legionarios de Cristo y que le facilitó estructuralmente dilatar su conducta criminal.

Faltan numerosos libros por escribir y leer acerca de este personaje. Trabajos que dejen claro que las patologías de Maciel reflejan también las de la Iglesia y las de la sociedad mexicana. ¿Cuánta responsabilidad tienen quienes lo defendieron y legitimaron y ahora se escudan en el silencio? No nos referimos sólo a actores como el cardenal Norberto Rivera sino a personajes del mundo de los negocios, propietarios de medios y reconocidos periodistas.

Ahora pareciera haber un desentendimiento de Maciel hasta en la propia congregación que él fundó, donde se pretende que la desmemoria borre sus traiciones. Muchos quisieran ver a este michoacano, fallecido en 2008, como un lamentable accidente; considerarlo un “chivo expiatorio” para inmolarlo y que su sacrificio sea, como en las antiguas comunidades, salvoconducto de purificación y salvación de la colectividad.

Fernando González y Alberto Athié señalan que la profusa documentación que dan a conocer les fue entregada por funcionarios del Vaticano interesados en que se conozca toda la verdad y que se sepa el papel que jugó Juan Pablo II en el encubrimiento de Marcial Maciel.

HISTORIA DEL LIBRO

Desde la Santa Sede recientemente se han filtrado varios documentos; las filtraciones le han revelado a la opinión pública algunos casos de corrupción y han mostrado los privilegios del clero. Estos escándalos –que comenzaron en diciembre pasado– hacen evidente que hay una lucha palaciega en la cúpula vaticana.

El fenómeno fue bautizado como vatileaks después de las declaraciones del vocero Federico Lombardi, quien acusa de deslealtad a funcionarios de la Iglesia que pasan documentos a los medios italianos “causando daño mediático con informaciones sin contexto y la revelación de informaciones y secretos internos”. Uno de esos documentos filtrados y publicado por el periódico italiano Il Fatto Quotidiano menciona la posible existencia de un complot para asesinar a Benedicto XVI.

Los documentos filtrados a la prensa son reales, e independientemente de su sustento ponen de relieve el agrietamiento del pacto de los grupos conservadores de la curia que consensuaron y en 2005 hicieron Papa a Ratzinger. Ante el decaimiento físico de Benedicto XVI, de 85 años y con una salud cada vez más frágil, las corrientes de poder empiezan a realinearse: en los pasillos vaticanos ya se vive una atmósfera de precónclave y construcción de alianzas con miras sucesorias.

Sin embargo, los documentos que consiguieron los autores de La voluntad de no saber tienen un origen diferente: Funcionarios honestos en Roma observaron que tras las constantes consultas que hacían los legionarios en los archivos, se perdían legajos. La “fuga hormiga” de testimonios y documentos importantes relacionados con la historia de Marcial Maciel fue motivo de preocupación.

Así que los responsables de custodiar los archivos tomaron precauciones: los fotocopiaron. Estas personas –cuyos nombres se reservan para su protección– salvaron el expediente y después, poco antes de la apresurada beatificación de Juan Pablo II, decidieron entregárselo a los autores del libro.

Fernando González dice: “Siempre encontramos a un puñado de individuos que en diferentes momentos deciden romper el silencio compelidos por un ‘deber de conciencia’ y a una minoría que los escucha y remite sus testimonios a la autoridad competente con la esperanza de que actúen consecuentemente. También algunos, muy pocos, que realizan un minucioso análisis y develan el escenario e incluso proponen destituir al organizador principal de la impostura”.

En cambio, la filtración de documentos que ha ocurrido desde fines de 2011, los vatileaks, apuntan a debilitar al brazo derecho de Benedicto XVI, Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, y se inscriben en la lógica de la lucha por el poder.

Gracias a los documentos ya no secretos y a los testimonios –denuncias de los exlegionarios y de las integrantes de Regnum Christi, la vertiente femenina de la Legión– tenemos una posibilidad casi inédita de acceder a las entrañas de una poderosa congregación religiosa católica y a la cúpula de su Iglesia para observarla no sólo en sus comportamientos pasados sino en tiempo real.

——

–Proceso / * Exconsejero del Instituto Electoral del Estado de México, vaticanólogo y estudioso de las religiones


Leer más sobre este autor


Publicaciones anteriores de


15 comentarios en "MARCIAL MACIEL: NUEVA EVIDENCIA HUNDE A EL VATICANO"

  1. juan13 18/03/2012 a las 11:23 pm · Responder

    Debieron sacar este libro meses antes, para que la bola de borregos que idolatran a este mentiroso e hipócrita desgraciado de bienadicto 16, se deiran cuenta de la fichita que es.

  2. Rodolfo Beltran Valenzuela 19/03/2012 a las 8:57 am · Responder

    Hay quienes tienen ojos y no ven , oídos y no oyen; Al Vaticano por donde le escarben sale mierda y seguirá saliendo.

  3. Ing. Servando Sánchez 19/03/2012 a las 9:13 pm · Responder

    La BBC hace años realizó un video sobre la pederastia y la Iglesia Católica y exhibe unos datos que no aparecen en los autores mexicanos que he leído, Sobre todo alude a un documento secreto de la Iglesia llamado Auto Crimen Sollicitationes (en latín) o Delitos por Solicitación (en español) escrito en latín y expedido por el Jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Auto que fue expedido en el año 1962 y dirigido únicamente a la alta jerarquía clerical mundial Cardenales y Obispos con la consigna de una vez recibido guardarlo en el más absoluto secreto se pena de excomunión, si el clérigo se atreviera a hacerlo público. EL documento instruye la forma de actuar con los sacerdotes que solicitaban sexo en el confesionario, pero incluía los actos externos sexuales con jovenes de ambos sexos. Sus directivas instruyen a imponer un juramento del más extricto secreto a las víctimas, el(la) niño(a), el sacerdote acusado de los actos sexuales perversos y de cualquier testigo de los hechos. Violar el secreto Quebrantar este juramente el Auto lo considera apartarse de la Iglesia Católica. El desconocer este documento también es una de las razones por las cuales se explica esta negación de los hechos de la Iglesia a nivel del Vaticano. Pero también nos indica que este documento significa una ley extranacional que sobre gobernó nuestros Códigos Penales. Es decir desde la Iglesia se violó la Constitución, porque se oculta un delito y delincuentes por un decreto religioso que se sobrepone a nuestra Ley Penal. ¿Qué dijeon y dicen nuestros gobiernos? Solapar. ¿Cómo se han pronunciado nuestras autoridades a esta ley supranacional? Nada he aquí la liga para que vean el video y lo difundan http://www.youtube.com/watch?v=RSn0sNlEC9Y.. . Así que de acuerdo a esta investigación periodística de la BBC tanto Juan Pablo II y el Papa Ratzinger fueron completamente conocedores de este documento y actuaron conforme a la directiva que indica, es decir ocultando toda la información y negando a reconocer cualesquiera vinculación a estos delitos

  4. Esteban 19/03/2012 a las 11:19 pm · Responder

    La Iglesia es pecadora y santa, santa por quien la fundó, pecadora por quienes la conforman y la lo largo de la historia, desde su inició, han querido terminar con ella, lamentablemente no podemos contra quien la fundó así que resignémonos que no podremos terminar con ella.
    Lo que si podemos hacer es denunciar injusticias contra aquellos malos jerarcas que se aprovechan de su poder para cometer abusos, como tantas veces pasa en tu familia, en tu trabajo, en tu ciudad, en tu país y en dirigentes que tenemos como gobernantes.
    Saludos

    • Mario C Contreras 25/09/2012 a las 11:52 am · Responder

      Efectivamente, la Iglesia es pecadora y santa. No por un Maciel toda la Iglesia es mala ni tampoco por un Francisco de Asís es toda buena. Siempre ha habido momentos de luz y de oscuridad, porque la forman hombres y mujeres, con todas las pasiones del mundo. Este es un caso de oscuridad, que se debe de resolver a cabalidad, pero que solo es de interés para quienes formamos la Iglesia. Creo que lo demás es intriga o chisme. Y estoy convencido de que a los católicos esto nos debe servir para purificar nuestra fe y revisar nuestro comportamiento, pero no para recrearnos en la suciedad. Bastante malo fue que esto sucediera y que, desgraciadamente, siga sucediendo. Pero, por cada sacerdote malo hay muchos buenos y nadie habla de ellos. Y tampoco es un asunto privativo de la Iglesia Católica, en todas las sectas cristianas se da pero, como son muchas, se diluye o, quizás, no es de interés para los que buscan desprestigiarnos a los católicos

  5. YO MERO 19/03/2012 a las 11:57 pm · Responder

    Serán maniacos los del vaticano??

  6. @e_vasconesluque 20/03/2012 a las 11:45 am · Responder

    Recordemos que incluso a Jesus lo traicionaron, el Vaticano no puede acusar a alguien sin tener pruebas, ni puede tomar decisiones premeditadas, por eso empezaron a investigar a traves del ya fallecio obispo Ricardo Watty para tener pruebas claras de las acusaciones de Maciel… recordemos que no todos los casos fueron confirmados, hubo unos que q fueron por interes de sacar plata por las supuestas victimas…pero los confirmados fueron enculpados y se realizaron las posteriores acciones…Actualmente la legion de Cristo está en etapa de renovacion por parte de su delegado el Cardenal Velasio de Paolis quien nombró al Vicario General al sacerdote alemán P. Sylvester Heereman .

    “El P. Heereman asume este nuevo cargo cuando los legionarios de Cristo están abocados a la tarea de la revisión de sus Constituciones, proceso liderado por el Cardenal De Paolis, nombrado Delegado Pontificio en 2010 por el Papa Benedicto XVI.”

    Recordemos que la iglesia no se jacta de vivir lujosamente ni tener mucho dinero, la iglesia tiene y custodia reliquias de 2000 años de toda su historia, reliquias q no tienen precio y q pertenecen a la historia de la humanidad… tambien recordemos que la iglesia no solo apoya economicamente a los desamparados, sino que le entrega la palabra de Dios atraves de hombres y mujeres que donan su VIDA por el evangelio, eso no tiene precio… por ultimo quiero decirles que nosotros somos iglesia y podemos empezar buscando cambiar nosotros convertirnos segun Cristo y empezar a cambiar este mundo que realmente nos necesita… dejemos de ver la manzana podrida , y veamos los frutos que cuelgan del arbol

    En Cristo y Maria.

  7. toñita 20/03/2012 a las 5:25 pm · Responder

    tenia un concepto muy diferente de juan pablo II, era para mi el mejor papa, pero que desilucion
    cuanta podredumbre hay en el vaticano.
    Esos son los dirigentes de la iglesia? esos son los representantes de dios ?. no son mas que basura.

  8. Esteban 21/03/2012 a las 12:49 pm · Responder

    Qué fácil es levantar un juicio con alguien que murió. todo lo que sabemos es por la prensa, qué mal que le demos mas credibilidad a la prensa que alguien que nos mostró coherencia en su vida.
    Benedicto al inicio de su pontificado se dedicó a investigar sobre Maciel, prueba de ello es que le suspendió como sacerdote, le recluyó y lo presentó para que las autoridades hicieran su trabajo, si las autoridades no lo hicieron eso fue problema de ellos.

  9. Salvador Gomez Ganot 22/03/2012 a las 7:32 pm · Responder

    Despues de leer algunos comentarios aqui escritos,no puedo creer que haya personas que defiendan al Vaticano,estoy de acuerdo que no todos han de ser malas personas,pero si algo nos dejo la historia (y en eso si hay que creer porque esta documentado),es que la iglesia como institucion fue es y sera corrupta.

  10. magali 04/04/2012 a las 9:34 am · Responder

    SI REALWEMNTE FUERA LA RELIGION VERDADERA ¿DONDE ESTA LA VIRGEN MARIA, CUANDO SE COMETIERON ESAS VIOLACIONES A NIÑOS? Y AUN ASI SIGUEN MANDANDO A SUS HIJOS CON LOS LEGIONARIOS DE CRISTO PARA QUE SIGAN COMETIENDO MAS ABUSOS SEXUALES…….

    • gerardo perez 16/06/2012 a las 9:57 am · Responder

      Magali, por favor vuelve a leer lo que escribiste, reeditalo y envia un comentario ¡coherente!

  11. JESUS CHAVEZ 15/07/2012 a las 9:35 pm · Responder

    ESTOS TIPOS DEBERIAN DE YA NO VOLVER A USAR EL NOMBRE DE CRISTO LES PROPONGO QUE SOLO SE LLAMEN LEGIONARIOS DE MEXICO , NO SON DIGNOS DE USAR TAN GRANDE NOMBRE CON TODAS LAS BARBARIDADES Y BLASFEMIAS QUE HAN COMETIDO DESDE SIEMPRE CON LA VENIA Y PROTECCION DE JUAN PABLO II Y HACIA ATRAS HASTA ALREDEDOR DE 1940 DIOS TENGA MISERICORDIA DE TODOS ELLOS OJALA Y RATZINGER LOS MANTENGA PERMANENTEMENTE AUDITADOS Y VIGILADOS PORQUE LA LEGION VALE ALREDEDOR DE 50,000 MILLONES DE DLLS

  12. MANOLO 18/02/2013 a las 5:46 pm · Responder

    Desde que a 1 Papa se le ocurrió el celibato, para evitar que los curas testaran en favor de sus esposas y así, “la santa iglesia” incrementara sus bienes, se inicia la problemática. Si permitieran el matrimonio de los curas, la pederastia disminuiría sensiblemente. La tal prohibición va contra natura ya que los humanos somo sexuales or principio.

  13. Ines 24/04/2014 a las 1:24 pm · Responder

    Cada vez me asquean más las acciones de muchos humanos. Ahora van a beatificar a Juan Pablo II, un hombre que tuvo muchas cosas buenas pero…. santo?? SANTO ? cuando encubrió tanto abuso sexual contra criaturas, protegiendo de las consecuencias legales, de apariencia, de todo a estos sacerdotes desviados?

    Por eso, NO SIGO HOMBRES!! Dios es uno, Dios es amor…. todo lo demás son inventos del hombre que fácilmente se retuercen.

Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm