Kabul, 18 jun (EFE).- Estados Unidos y otros países están manteniendo conversaciones con los talibanes con vistas a estudiar una salida al conflicto afgano, anunció hoy el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, por primera vez de forma oficial.
“Las conversaciones con los talibanes han comenzado. Las tropas extranjeras, y especialmente Estados Unidos, están participando en esas negociaciones”, afirmó Karzai en una comparecencia ante la prensa hoy en Kabul.
El anuncio de Karzai coincidió hoy con un nuevo ataque en Kabul, no lejos del palacio presidencial, que causó 12 muertos. Un comando de cuatro suicidas asaltó una céntrica comisaría y en el ataque murieron cinco civiles, cuatro policías y tres de los asaltantes.
Karzai lleva mucho tiempo realizando llamamientos a los talibanes para que abandonen las armas, y obtuvo el año pasado el apoyo internacional a su plan de reconciliación, dirigido a los insurgentes que acepten la Constitución y dejen la violencia.
Y el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, había dicho este mes que podría haber un diálogo político con los talibanes antes del final de 2011, aunque hoy ningún miembro de la Embajada de EEUU en Kabul reaccionó a las palabras de Karzai.
Los insurgentes han incrementado en los últimos años sus acciones armadas contra las tropas extranjeras desplegadas en Afganistán y siempre se han negado tajantemente a tratar con esos países nada que que no implique su retirada “inmediata” de Afganistán.
Hoy mismo, sin embargo, el principal portavoz talibán, Zabiulá Muyahid, aseguró a Efe que las conversaciones son “un asunto candente”, y se remitió a una posterior reunión de la cúpula del movimiento para valorar “las palabras de Karzai”.
“Hemos rechazado las conversaciones muchas veces y esta vez ocurrirá lo mismo -matizó poco más tarde en una segunda conversación telefónica-, pero primero debemos consultarlo con nuestros líderes: este no es un asunto trivial”.
En los últimos años se han filtrado varios intentos de conversaciones entre representantes afganos y de los talibanes, y el pasado mayo, la publicación alemana “Der Spiegel” reveló un supuesto diálogo en suelo alemán entre los talibanes y la CIA.
Varias fuentes oficiales de distintos países han filtrado además a la prensa en las últimas semanas que las potencias occidentales podrían estar preparando el terreno para una nivel más determinante de conversaciones, y que por el momento sus contactos son preliminares.
El comentario de Karzai, el primer reconocimiento oficial del papel de Estados Unidos en las conversaciones, llega sólo un día después de que la ONU decidiera separar el régimen de sanciones contra los talibanes del que aplica a la red terrorista Al Qaeda.
Según dijo este viernes ante la prensa el embajador alemán en la ONU, Petter Wittig, con esta medida el Consejo de Seguridad busca enviar un “mensaje político” y “apoyo” al proceso de reconciliación en Afganistán “en busca de la paz y la estabilidad”.
Las fuerzas de EEUU mataron hace un mes y medio en Pakistán al jefe de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien era huésped de los talibanes afganos cuando planeó el ataque contra las Torres Gemelas de Nueva York, la causa fundamental de la guerra de Afganistán.
Los tanteos diplomáticos de ahora tienen lugar en un momento especialmente delicado, justo al comienzo de una fase de transición en la que las tropas extranjeras desplegadas en el país deben, a partir de julio, comenzar a retirarse.
En Afganistán hay en la actualidad 150.000 soldados extranjeros, dos tercios de ellos de EEUU, y en las próximas semanas comenzarán a retirarse los primeros, mientras se transfiere la seguridad a las fuerzas afganas en un proceso que debe concluir en el año 2014.
El país, sin embargo, está lejos de haber alcanzado la pacificación como demuestra el antes citado ataque de hoy.
El anuncio de Karzai coincidió hoy con un nuevo ataque en Kabul, no lejos del palacio presidencial, que causó 12 muertos. Un comando de cuatro suicidas asaltó la céntrica comisaría y en el ataque murieron cinco civiles, cuatro policías y tres de los asaltantes.
Los talibanes gobernaron Afganistán entre 1996 y 2001, y en la actualidad siguen aspirando a implantar un régimen fundamentalista islámico, por lo que los rumores de diálogo despertaron en el pasado las críticas de las mujeres y del pequeño sector liberal del país.