Sin padrinos” –como los que sí tienen sus adversarios, dice– y con un pacto y una alianza con los mexiquenses, Josefina Vázquez Mota está decidida a arrebatarle el poder al Grupo Atlacomulco y al Partido Revolucionario Institucional en el Estado de México. En esta entrevista para SinEmbargo, la precandidata del Partido Acción Nacional habla de corrupción, impunidad, pobreza, inseguridad y feminicidios. También de lo difícil que es para las mujeres abrirse paso en todas las agendas del país.

Ciudad de México, 26 de febrero (SinEmbargo).- Josefina Vázquez Mota ha tenido unas semanas pesadas para lograr la unidad de su partido en torno a su candidatura a la gubernatura del Estado de México. Han sido días de reuniones para decidirse a encabezar la opción de alternancia del Partido Acción Nacional (PAN) en la entidad que gobierna desde hace 90 años el priismo. Pero lo ha logrado, afirma.

A diferencia de lo ocurrido en 2012, cuando fue abandonada por los líderes panistas en la contienda por la Presidencia de la República, ahora se siente apoyada por su partido y está decidida a dar la pelea.

La ahora precandidata está segura de que su candidatura será competitiva y que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) dejará el poder de uno de sus bastiones más importantes y de la cuna del Grupo Atlacomulco este año.

En entrevista con SinEmbargo en sus oficinas en la colonia Polanco, en la Ciudad de México, Josefina conversa y aclara que su propuesta no es producto de ningún acuerdo entre el PAN y el PRI como acusan sus adversarios políticos. Tampoco es una mujer que tenga “padrinos”, como sus dos principales contrincantes: Alfredo Del Mazo Maza del PRI y Delfina Gómez Álvarez del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que lidera Andrés Manuel López Obrador. Ella, dice, tiene un pacto con los mexiquenses, suficiente para ganar la elección en puerta.

“Por lo que yo veo mis adversarios tienen sus propios padrinos y yo tendré la alianza con los ciudadanos. No hay mayor peso y un factor más determinante para ganar una elección que cuando la ciudadanía dice: ‘basta, se acabó, no queremos más de lo mismo’, y sale a votar”, asegura la también es Secretaria de Desarrollo Social.

Josefina, afirma, es una mujer que tiene entre sus prioridades de llegar a la gubernatura, combatir la corrupción, la impunidad, inseguridad y los feminicidios que aquejan diariamente a las familias mexiquenses.

“Quien le haga algo a un mujer, lo va a pagar con todo el peso de la Ley”, asegura Vázquez Mota.

***

La panista Josefina Vázquez Mota afirma que su único pacto en el Estado de México es con los ciudadanos. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

–Sus adversarios han acusado que usted es el Plan B del PRI, que hubo un pacto por debajo de la mesa entre el PAN y el PRI para que usted fuera ese Plan B en caso de que no gane [Alfredo] Del Mazo. ¿Qué tiene que decir a eso?

–Lo que voy a decir es de manera contundente: soy solamente el Plan A. El Plan A de mi partido, del cual estoy muy orgullosa, y quiero convertirme, y ese es mi trabajo cuando sea el momento electoral como candidata, en el Plan A de la ciudadanía. Porque esta contienda tendrá el rostro de los ciudadanos, de las mujeres, de los jóvenes, de los niños, de toda la población. Esa es mi gran alianza y mi gran compromiso. Así que el mi único pacto es con los ciudadanos y soy sólo el Plan A de mi partido.

–¿Cómo piensa derrotar a la maquinaria priista del Estado de México, al llamado Grupo Atlacomulco? Hay muchas denuncias de que operan una campaña para compra del voto desde hace meses. ¿Cómo le va hacer el PAN, usted, para derrotar esta compra masiva del voto?

–La mayoría de las evaluaciones que tenemos dicen que cerca de ocho de cada 10 mexiquenses quieren un cambio en materia de seguridad, porque hoy las familias en el Estado de México vivimos con miedo […]. El Estado de México es el primer lugar en feminicidios; diario es asesinada una mujer, 17 de cada 100 homicidios al año de mujeres se da en el Estado de México. Es el primer lugar en robo de vehículos, secuestros y extorsión. Ayer me encontré con el testimonio de una señora, una jefa de familia, que me decía que todos los días antes de tomar su transporte público toma su moneda de 10 pesos que “ya sé que se la tengo que entregar a alguien que me la va a robar, que me va a extorsionar, y guardo entre mis ropas lo poco que tengo”[…]. De la mano de la inseguridad está la corrupción y la impunidad. El Estado de México es la entidad con más actos de corrupción de todo el país; seis de cada 10 mexiquenses han sufrido un acto de corrupción y de impunidad. No hay consecuencias y la justicia es para pocos. En tercer lugar la economía; así como los ciudadanos vivimos con miedo, esto provoca que las inversiones vayan a otros territorios por no tener la certeza legal que se requiere, y uno de cada dos mexiquenses está en situación de pobreza. Esta es la certeza de que ha llegado el tiempo de la alternancia y de que con el poder y la fuerza de los ciudadanos vamos a cambiar la historia de casi 90 años en el Estado de México.

–Ahora que hablaba del problema de corrupción, el Inegi [Instituto Nacional de Estadística y Geografía] plantea que la entidad número uno en incidencia de actos de corrupción es el Estado de México. Si usted llega a ser Gobernadora, ¿cómo va a frenar ese grave problema?, ¿cómo se va a cerciorar que en su gabinete no ocurran actos de corrupción?

–Esta pregunta me trae esta experiencia, este consejo que recibí cuando era Secretaria de Educación Pública: le preguntaba yo a uno de los grandes especialistas en calidad educativa, ¿cuáles son los pasos que me sugería para lograr esto en la agenda educativa del país?, y me dijo: “si solamente tuviera que hacer una sola acción, transparente todo. abra la información, que todos conozcan qué está pasando en cada proceso de licitación, qué va a pasar en cada plaza que se va a concursar con los maestros”. Hoy hay un Sistema Anticorrupción que tenemos que aterrizar y hacer propio en cada entidad de la república. Todos los esquemas de transparencia, la participación de los ciudadanos se vuelve fundamental en la medida que este andamiaje de corrupción se sustituya por un andamiaje de fiscalización, orden, auditoría, transparencia, apertura […]. El rostro de la corrupción es un lado de la moneda, del otro está la impunidad. Cuando hay impunidad, hay grandes incentivos a la corrupción, porque quienes está delinquiendo o violando la ley, saben que no tienen consecuencias. El primer paso es abrir todo y tener esta auditoría de las instituciones y de los ciudadanos. Ejercer la Ley con todo rigor y sin distingos.

–Revisando la deuda pública en la Secretaría de Hacienda se encuentra que [Enrique] Peña Nieto dejó una deuda de 39 mil 900 millones de pesos y Eruviel Ávila la mantuvo y hasta la había bajado en 2015, pero en 2016 hay un salto de 2 mil millones de pesos en deuda, y en uno de los estados que tiene más pobreza. Dos mil millones de pesos que equivalen al Fideicomiso Río Sonora, por ejemplo. Si usted es Gobernadora, ¿llamará a cuentas a los gobiernos priistas?

–Que se aplique la Ley. El primer mandato que uno tiene como gobernante, como autoridad, es cumplir  y hacer cumplir la ley. Y eso es lo único que dará certeza. Hoy en el Estado de México las familias mexiquenses han ido perdiendo sus certezas cotidianas […]. Ha perdido la certeza de que su patrimonio se va a respetar, que cuando llegue a un hospital encontrará las medicinas que necesita, de que lo que paga con sus impuestos se traducirá en servicios, infraestructura, transporte, policía, buenos jueces. Lo primero que tenemos que hacer es devolverle la certeza a los ciudadanos, y eso solo se hace con el cumplimiento de la ley; así que, cumpliremos rigurosamente la Ley, y aunque hoy estamos todavía en precampaña y puedo hablar sólo a los panistas, también les digo que como Gobernadora cumpliremos esta Ley sin distingos, y se actuará como la Ley nos dicte en consecuencia.

–¿Se auditará a los gobiernos priistas?

–Sin duda. Yo no había tenido esta oportunidad de contender por una gubernatura, como en los próximos días todo indica que así será, pero sí he tenido la responsabilidad de estar en cargos en el Gobierno federal y en la Cámara de Diputados y está esto que llama una entrega-recepción: las cuentas se revisan puntualmente, se hace un corte de caja para saber y dar a conocer a todos los ciudadanos las condiciones en las que estamos recibiendo el estado. Se hará como la Ley lo manda, y como debe ser el procedimiento correcto para saber qué se ha hecho, qué estamos recibiendo e informarlo a la ciudadanía.

–Usted hablaba de transparencia. Yo revisé en Declaranet que en sus últimas declaraciones usted no estaba de acuerdo con hacer pública su declaración patrimonial, ¿por qué?

–Bueno había esta opción cuando tenía esta responsabilidad. Hoy puedo decir que por supuesto presentaré mi “3de3” con toda oportunidad. No tengo ningún inconveniente, al contrario, estoy del lado de informar a todos los mexiquenses y ciudadanos el producto de mi esfuerzo, mi trabajo, lo que ha venido haciendo una empresa familiar que con base en mucho esfuerzo y sacrificio ha creado un buen número de empleos en el país y soy parte de esta empresa familiar que encabeza mi papá, mis hermanos, aunque yo no participo con tanta intensidad, pero soy parte. Todo esto lo haré público y absolutamente transparente.

–Volviendo al tema del partido. ¿Cómo siente usted ahora al PAN? ¿Está volcado en su favor? Esto porque el recuerdo de lo que ocurrió en 2012 cuando, se dice, la dejaron sola, está presente. ¿Cómo siente el apoyo panista?

–Me siento muy bien acompañada. Ayer [el jueves 23 de febrero] la Comisión Permanente por unanimidad aceptó que mi posicionamiento es el más competitivo en un acuerdo que se tomó previamente en una mesa de trabajo con otros precandidatos que, legítimamente, con una gran trayectoria están aspirando a la candidatura del Estado de México. Ahí encontré en esta mesa liderazgos de todas las fracciones del partido. Me siento totalmente respaldada por mi partido a nivel nacional encabezado por el presidente Ricardo Anaya [Cortés]; totalmente respaldada en el Estado de México, que ha renovado su dirigencia […]. En el Estado de México no sólo hay una decisión para gubernatura y la alternancia pacífica responsable que nosotros representamos, hay mucho más en juego y tiene que ver con el propio destino de México: es inevitable que 2018 prácticamente sea el siguiente paso. Yo estoy aquí por 2017, por el dolor y los sueños a que tenemos derecho los mexiquenses, porque somos en su gran mayoría gente muy trabajadora que lucha, se levanta de madrugada, se duerme muy tarde y que no ha tenido las condiciones que se merece. Es una elección que se da en un momento del país muy decisivo.

–No se puede separar la elección 2017 en el Estado de México de la de 2018, por todo lo que hay en juego ahí…

–Seguro, y todo lo que está pasando en el país. Estoy convencida que lo que hoy tememos frente a nosotros es la oportunidad real de construir esta victoria y lograr esta alternancia.

–¿Esto fue lo que la llevó a decidirse a ser candidata?

–Esto fue lo que me lleva a decidir y se ha invertido tiempo en la construcción de acuerdos. Quiero decir que no ha sido un tiempo ocioso, que llegamos bien, fuerte, a tiempo.

–Ahora, serán dos candidatas mujeres a la gubernatura. Está Delfina Gómez por Morena y usted por el PAN, ¿cómo ve a esta candidata?, ¿es una adversaria fuerte?

–Yo insistiré que mis adversarios en esta contienda son, como lo he señalado, vencer y combatir la inseguridad, corrupción e impunidad y por supuesto esta vulnerabilidad económica. Hacerle frente a este problema en la que vive la mitad de los mexiquenses, para que vivan con la dignidad que se merecen. Serán mis adversarios en la contienda. Ya llegará el momento en que podamos hablar de ellos. Ya he vivido una campaña a la Presidencia de la República […], lo que yo pongo al servicio del los mexiquenses es mi experiencia a la Secretaría de Desarrollo Social, en la de Educación y en el Congreso de la Unión, el haber caminado todo México y el Estado de México. Ya llegará el momento que, cuando los ciudadanos nos vean, tomen su propia decisión. Sí puedo decirles desde ahora que está es la opción responsable de un cambio, de una alternancia pacífica con apego a la ley y certeza para todos.

–¿Qué tanto pesa AMLO [Andrés Manuel López Obrador], porque él acompaña a Delfina por todo el estado y bueno, él encabeza las encuestas para la Presidencia en 2018. ¿Qué tanto pesa este factor?

–Por lo que yo veo mis adversarios tienen sus propios padrinos y yo tendré la alianza con los ciudadanos. No hay mayor peso y un factor más determinante para ganar una elección, que cuando la ciudadanía dice: “basta, se acabó, no queremos más de lo mismo”, y sale a votar. Así puedo traer en este diálogo el caso de Chihuahua, Durango,Tamaulipas, Veracruz, Quintana Roo, donde se lograron alternancias como en Tamaulipas que tenía más de 80 años sin tener alternancia; casos como el de Chihuahua, donde todavía muy pocos días antes de la elección la mayoría de la encuestas colocaban en una clara desventaja a Javier Corral [Jurado] y hoy es el Gobernador del Estado construyendo esta alianza ciudadana y siendo los ciudadanos los protagonistas. Eso me da la certeza y el aliento que son los ciudadanos con el poder de su voto quienes están decidiendo en las urnas su presente y su futuro.

–Josefina, ahora que hablábamos de Delfina, ella ha pedido hace unos días en conferencia de prensa que usted aclare este tema de la iniciativa Juntos Podemos de los 900 millones de pesos, ¿esto es un tema cerrado para usted?

–Es cerrado y quiero decir que estoy muy orgullosa, porque mientras que a muchos políticos mexicanos nunca le importaron los mexicanos en Estados Unidos y apenas los están descubriendo, y hoy van corriendo a tomarse una foto, pero nunca se ocuparon de ellos, yo llevo casi 20 años que la comunidad mexicana me ha permitido estar a su lado. Desde que empecé en Sedesol con el programa 3×1, los clubes comunitarios, las federaciones, he caminado La Villita, sé lo que es la Plaza Olvera, conozco las plazas comunitarias, he contribuido desde mi propia circunstancia a que se reconozcan sus derechos ciudadanos en pleno […]. No tengo fundación, no tengo asociación alguna, lo que hice fue ir a tocar las puertas de quienes tienen la responsabilidad del Estado Mexicano de acompañar a la comunidad. El informe reciente de la Auditoría Superior de la Federación [ASF] da cuenta de que en el Instituto de los Mexicanos en el Exterior el manejo de los recursos fue transparente, con apego a legalidad y hay cero observaciones. Así que, quien quiera decir algo distinto a lo que toda la ciudadanía puede ver, sin duda es infamia, calumnia y es temor muy probablemente a mi participación en esta contienda. Yo llego a esta contienda fuerte, con una historia pública que me avala: manejé presupuestos de los más grabes en el país y ya fui candidata a la Presidencia de la República. Mi trayectoria continúa como ha sido siempre.

–Algo que no puede dejarse de lado: si llega una mujer, si usted obtiene la gubernatura del Estado de México, ¿planea gobernar con visión de género y qué es para Josefina gobernar con visión de género?

–Lo primero es que reconozco que para nosotras las mujeres, no sólo en la política, en cualquier agenda del país, aún tenemos que esforzarnos más. Esta pregunta que me acompañó toda la contienda a la Presidencia y que nunca he escuchado que se la hagan a un hombre, no es una pregunta sino una descalificación: “¿Está México preparado para una mujer Presidenta?” Yo les digo a todas las mujeres que nunca acepten esta descalificación y a los hombres que no se les ocurra hacer esta descalificación en tono de pregunta. Necesitamos hombres cada vez más feministas y las mujeres estamos aquí no solo por una cuestión de género; porque hemos trabajado fuerte, nos hemos preparado, tenemos capacidad, hemos demostrado responsabilidad y fortaleza. Tenemos la sensibilidad de escuchar a otros, sabemos gobernar y gobernar muy bien. Un país con millones de jefas de familia que diario sacan adelante a sus hogares, es la mayor demostración del talento y la fuerza de nosotras las mujeres. Claro que voy a fortalecer y crear una instancia, llegará el momento de las propuestas, pero adelantaré un poco: una instancia de promoción, de protección y preparación a las mujeres. Porque cuando las mujeres tenemos ingreso, libertad económica somos más fuertes. Cuando las mujeres tenemos educación, perdemos miedo y somos más fuertes; muy probablemente más capaces de construir nuestra felicidad. Cuando las mujeres se nos mira con el mismo rasero, se nos paga igual por un trabajo igual que a un varón.

–¿Cómo combatirá el terrible problema de los feminicidios y las desapariciones de mujeres en el Estado de México? Las organizaciones civiles lo califican como el peor lugar para ser mujer en el país, y las cifras de asesinatos superan a las de Chihuahua y a cualquier otra entidad.

–Desde diferentes frentes. Primero, una aplicación irrestricta y con todo el peso de la Ley: quien le haga algo a un mujer, lo va a pagar con todo el peso de la Ley. Tenemos que revisar muy detalladamente la legislación en el Estado de México, para que no se considere una falta menor, sino un delito y un crimen como debe considerarse. En segundo lugar, reconocer todas las etapas en que la mujer sufre agresiones. Lo peor, lo último, lo inaceptable, lo que no podemos permitir es una mujer más asesinada en el Estado de México o desaparecida, pero antes de llegar a esto que es terriblemente doloroso e inaceptable, hay muchas etapas anteriores a la violencia: la violencia verbal, laboral, doméstica, en las calles, psicológica, así que esto va a requerir de todo un diseño de política pública, de la aplicación de la ley y reeducarnos en una cultura de equidad de género, de respeto, solidaridad, muy diferente a la que hoy está prevaleciendo. Sería de entrada una de las primeras acciones y decisiones que tomaría con toda determinación, y acompañar de manera decidida a las familias que han sufrido esta pérdida y este dolor inaceptable, reprobable. Castigar a los culpables y trabajar en esta agenda de prevención que me parece fundamental.


También te puede interesar