Pemex tiene un problema de liquidez y un adeudo por 147 mil millones de pesos. Moody’s cree que el impacto fiscal por el posible apoyo del gobierno a la petrolera podría elevar la deuda del gobierno federal por encima del 40 por ciento del Producto Interno Bruto. De acuerdo con datos de la calificadora, la deuda en 2015 fue de 34.4 por ciento del PIB.

El CEESP dice que desde 2008 ya se mencionaba que la productividad de Pemex era una de las más bajas entre las empresas petroleras del mundo no resultaba en una mayor producción.

Tanto Moody’s como Standard and Poor’s han reducido la calificación de Pemex a la baja este año destacando el desplome de los precios del petróleo. Foto: Pemex

Ciudad de México, 31 de marzo (SinEmbargo).– Moody ‘s ha ajustado la perspectiva de la calificación de México de estable a negativa porque el débil rendimiento económico y las continuas dificultades externas, así como la situación de Petróleos Mexicanos (Pemex), aumentan el riesgo de que la deuda no se estabilice por encima del horizonte de calificación e inclusive aumente más del 40 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Por el momento, la calificación del país sigue en A3. En los próximos dos años, Moody’s evaluará los progresos realizados en la consolidación fiscal y los resultados del ajuste preventivo al gasto público por 132 mil 300 millones de pesos, el cual fue principalmente en Pemex por 100 mil millones de pesos ante la caída de un 70 por ciento en los precios del petróleo desde mediados de 2014.

Ante el “posible apoyo” del gobierno a la petrolera, que enfrenta un problema de liquidez, Moody’s cree que el impacto fiscal podría “elevar la deuda del gobierno federal por encima del 40 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)”.

La deuda del gobierno federal alcanzó el 34.4 por ciento del PIB en 2015, desde el 27.9 por ciento en 2011. Moody’s estima que la deuda seguirá aumentando poco a poco, pero probablemente se estabilizará en torno al 37 por ciento del PIB en 2018.

Al cierre del cuarto trimestre de 2015, el saldo de la deuda neta del Gobierno Federal se ubicó en 6 billones 230 mil 564.4 millones de pesos, lo que representa el 33 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), reportó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El Bank of International Settlements, citado por Bloomberg, afirma que la carga de la deuda es la más alta desde 1995, cuando fue de 35 por ciento.

Mover-a-Mexico-sin-Pemex-PROMO-700

“Una combinación de la crisis de los precios del petróleo y el crecimiento más lento de lo esperado han socavado las perspectivas económicas”, expone la calificadora.

Tanto Moody’s como Standard and Poor’s han reducido la calificación de Pemex a la baja este año destacando el desplome de los precios del petróleo.

Moody’s prevé que México tenga un crecimiento moderado de alrededor del 2.5 por ciento para 2016 y 2017, que pondrá a prueba los esfuerzos de consolidación fiscal del Gobierno.

Ayer la Secretaría de Hacienda (SCHP) informó que el saldo de la deuda interna neta del Gobierno Federal al cierre de febrero de 2016 fue de 4 billones 864.4 mil millones de pesos, monto superior en 50.3 mil millones de pesos al registrado al cierre de diciembre de 2015.

En tanto, el saldo de la deuda externa neta del Gobierno Federal al cierre de febrero fue de 85.9 mil millones de dólares, cifra superior en 3.6 mil millones de dólares a la observada al cierre de 2015.

En el primer bimestre de 2016 los ingresos petroleros presentaron un alza de 10.1 por ciento frente a los de enero-febrero del año anterior, debido a factores temporales de cobranza y tipo de cambio.

Pero Hacienda proyecta que el incremento se revertirá en los próximos meses para reflejar las disminuciones de precio y producción de petróleo.

A febrero se observan reducciones en el precio promedio de exportación de la mezcla mexicana de petróleo de 44.5 por ciento, al pasar de 47 dólares por barril en 2015 a 26.1 dólares por barril en 2016; en la producción de petróleo de 1.5 por ciento, al pasar de 2 mil 302 miles de barriles diarios en 2015 a 2 mil 267 miles de barriles diarios en 2016; así como en el precio del gas natural de 38 por ciento.

Sin embargo, al cierre del año, se prevé que los ingresos por las coberturas petroleras compensen en buena medida los menores ingresos petroleros esperados para el año, derivados de disminuciones en el precio del petróleo.

Y PEMEX VA POR MÁS… MÁS DEUDA

Ayer se anunció que Petróleos Mexicanos (Pemex) analiza la posibilidad de colocar hasta 15 mil millones de pesos en deuda en el segundo trimestre del año como parte de su programa de financiamiento.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dijo que la petrolera tenía un adeudo por 147 mil millones de pesos y de febrero a la fecha ha pagado a sus proveedores 20 mil millones de pesos. En los primeros días de marzo, en el marco de su ajuste por 100 mil millones de pesos, colocó una deuda por 2 mil 250 millones de euros en dos bonos de referencia.

“En el mercado local para el segundo trimestre de 2016, se analizará la posibilidad de realizar emisiones, reaperturas de emisiones vigentes y potencialmente operaciones de manejo de pasivos que permitan mejorar la liquidez y el proceso de descubrimiento de precios. Pemex será sensible a las condiciones de volatilidad, apetito por parte de los inversionistas y liquidez, buscando colocar un monto de hasta 15 mil millones de pesos”, afirma Hacienda en en el reporte “Programa Trimestral de Subastas de Valores Gubernamentales”.

El programa de financiamiento de Pemex, además de considerar la emisión de bonos en el mercado de deuda, también utiliza la contratación de líneas de crédito sindicadas, líneas de crédito revolventes y financiamientos reestructurados.

Las emisiones de deuda se podrán realizar a partir de instrumentos a tasa variable, tasa fija nominal y tasa fija real, detalló Hacienda.

Los montos y las fechas se darán a conocer en los anuncios de oferta pública respectivos.